1 Juan

Las epístolas (primera, segunda y tercera) de Juan son un poco distintas a la otras epístolas generales del Nuevo Testamento ya que asumen que los lectores ya conocen el evangelio. Ésta primera carta está dirigida a la iglesia que estaba siendo confrontada por los grandes movimientos de doctrinas falsas que se levantaron en el segundo siglo cosa que llevó a muchos creyentes a tener falso entendimiento acerca de la persona de Jesús. “El docetismo – que describía al Jesús humano como un fantasma – y el cerintianismo – que aseguraba que Jesús poseía una doble personalidad, a veces humana y a veces divina. El propósito primordial de 1 Juan, es establecer los límites sobre el contenido de la fe, y dar a los creyentes la seguridad de su salvación” (GotQuestions.org).