1 Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo: 2 ¿Debe responder un sabio con hueca sabiduría y llenarse de viento solano? 3 ¿Debe argumentar con razones inútiles o con palabras sin provecho? 4 Ciertamente, tú rechazas el temor, e impides la meditación delante de Dios. 5 Porque tu iniquidad enseña a tu boca, y escoges el lenguaje de los astutos. 6 Tu propia boca, y no yo, te condena, y tus propios labios testifican contra ti. 7 ¿Fuiste tú el primer hombre en nacer, o fuiste dado a luz antes que las colinas? 8 ¿Oyes tú el secreto de Dios, y retienes para ti la sabiduría? 9 ¿Qué sabes tú que nosotros no sepamos? ¿Qué entiendes tú que nosotros no entendamos? 10 También entre nosotros hay canosos y ancianos de más edad que tu padre. 11 ¿Te parecen poco los consuelos de Dios, y la palabra hablada a ti con dulzura? 12 ¿Por qué te arrebata el corazón, y por qué centellean tus ojos, 13 para volver tu espíritu contra Dios y dejar salir de tu boca tales palabras? 14 ¿Qué es el hombre para que sea puro, o el nacido de mujer para que sea justo? 15 He aquí, Dios no confía en sus santos, y ni los cielos son puros ante sus ojos; 16 ¡cuánto menos el hombre, un ser abominable y corrompido, que bebe como agua la iniquidad! 17 Yo te mostraré, escúchame, y te contaré lo que he visto; 18 lo que los sabios han dado a conocer, sin ocultar nada de sus padres; 19 a ellos solos se les dio la tierra, y ningún extranjero pasó entre ellos. 20 Todos sus días el impío se retuerce de dolor, y contados están los años reservados para el tirano. 21 Ruidos de espanto hay en sus oídos, mientras está en paz, el destructor viene sobre él. 22 El no cree que volverá de las tinieblas, y que está destinado para la espada. 23 Vaga en busca de pan, diciendo: "¿Dónde está?" Sabe que es inminente el día de las tinieblas. 24 La ansiedad y la angustia lo aterran, lo dominan como rey dispuesto para el ataque; 25 porque él ha extendido su mano contra Dios, y se porta con soberbia contra el Todopoderoso. 26 Corre contra El con cuello erguido, con su escudo macizo; 27 porque ha cubierto su rostro de grosura, se le han hecho pliegues de grasa sobre sus lomos, 28 y ha vivido en ciudades desoladas, en casas inhabitables, destinadas a convertirse en ruinas. 29 No se enriquecerá, ni sus bienes perdurarán, ni su espiga se inclinará a tierra. 30 No escapará de las tinieblas, secará la llama sus renuevos, y por el soplo de su boca desaparecerá. 31 Que no confíe en la vanidad, engañándose a sí mismo, pues vanidad será su recompensa. 32 Antes de su tiempo se cumplirá, y la hoja de su palmera no reverdecerá. 33 Dejará caer su agraz como la vid, y como el olivo arrojará su flor. 34 Porque estéril es la compañía de los impíos, y el fuego consume las tiendas del corrupto. 35 Conciben malicia, dan a luz iniquidad, y en su mente traman engaño.
1 Entonces respondió Job, y dijo: 2 He oído muchas cosas como éstas; consoladores gravosos sois todos vosotros. 3 ¿No hay fin a las palabras vacías? ¿O qué te provoca para que así respondas? 4 Yo también hablaría como vosotros, si vuestra alma estuviera en lugar de mi alma. Podría hilvanar palabras contra vosotros, y menear ante vosotros la cabeza. 5 Os podría alentar con mi boca, y el consuelo de mis labios podría aliviar vuestro dolor. 6 Si hablo, mi dolor no disminuye, y si callo, no se aparta de mí. 7 Pero ahora El me ha agobiado; tú has asolado toda mi compañía, 8 y me has llenado de arrugas que en testigo se han convertido; mi flacura se levanta contra mí, testifica en mi cara. 9 Su ira me ha despedazado y me ha perseguido, contra mí El ha rechinado los dientes; mi adversario aguza los ojos contra mí. 10 Han abierto contra mí su boca, con injurias me han abofeteado; a una se aglutinan contra mí. 11 Dios me entrega a los impíos, y me echa en manos de los malvados. 12 Estaba yo tranquilo, y El me sacudió, me agarró por la nuca y me hizo pedazos; también me hizo su blanco. 13 Me rodean sus flechas, parte mis riñones sin compasión, derrama por tierra mi hiel. 14 Abre en mí brecha tras brecha; arremete contra mí como un guerrero. 15 Sobre mi piel he cosido cilicio, y he hundido en el polvo mi poder. 16 Mi rostro está enrojecido por el llanto, y cubren mis párpados densa oscuridad, 17 aunque no hay violencia en mis manos, y es pura mi oración. 18 ¡Oh tierra, no cubras mi sangre, y no haya lugar para mi clamor! 19 He aquí, aun ahora mi testigo está en el cielo, y mi defensor está en las alturas. 20 Mis amigos son mis escarnecedores; mis ojos lloran a Dios. 21 ¡Ah, si un hombre pudiera arguir con Dios como un hombre con su vecino! 22 Porque cuando hayan pasado unos pocos años, me iré por el camino sin retorno.
1 Sálvame, oh Dios, porque las aguas me han llegado hasta el alma. 2 Me he hundido en cieno profundo, y no hay donde hacer pie; he llegado a lo profundo de las aguas, y la corriente me anega. 3 Cansado estoy de llorar; reseca está mi garganta; mis ojos desfallecen mientras espero a mi Dios. 4 Más que los cabellos de mi cabeza son los que sin causa me aborrecen; poderosos son los que quieren destruirme , sin razón son mis enemigos, me hacen devolver aquello que no robé. 5 Oh Dios, tú conoces mi insensatez, y mis transgresiones no te son ocultas. 6 ¡No se averguencen de mí los que en ti esperan, oh Señor, DIOS de los ejércitos! ¡No sean humillados por mí los que te buscan, oh Dios de Israel! 7 Pues por amor de ti he sufrido vituperio; la ignominia ha cubierto mi rostro. 8 Me he convertido en extraño para mis hermanos, y en extranjero para los hijos de mi madre. 9 Porque el celo por tu casa me ha consumido, y los vituperios de los que te injurian han caído sobre mí. 10 Cuando lloraba afligiendo con ayuno mi alma, eso se convirtió en afrenta para mí. 11 Cuando hice de cilicio mi vestido, me convertí en proverbio para ellos. 12 Hablan de mí los que se sientan a la puerta, y soy la canción de los borrachos. 13 Pero yo elevo a ti mi oración, oh SEÑOR, en tiempo propicio; oh Dios, en la grandeza de tu misericordia, respóndeme con tu verdad salvadora. 14 Sácame del cieno y no me dejes hundir; sea yo librado de los que me odian, y de lo profundo de las aguas. 15 No me cubra la corriente de las aguas, ni me trague el abismo, ni el pozo cierre sobre mí su boca. 16 Respóndeme, oh SEÑOR, pues buena es tu misericordia; vuélvete a mí, conforme a tu inmensa compasión, 17 y no escondas tu rostro de tu siervo, porque estoy en angustia; respóndeme pronto. 18 Acércate a mi alma y redímela; por causa de mis enemigos, rescátame. 19 Tú conoces mi afrenta, mi verguenza y mi ignominia; todos mis adversarios están delante de ti. 20 La afrenta ha quebrantado mi corazón, y estoy enfermo; esperé compasión, pero no la hubo; busqué consoladores, pero no los hallé. 21 Y por comida me dieron hiel, y para mi sed me dieron a beber vinagre. 22 Que la mesa delante de ellos se convierta en lazo, y cuando estén en paz, se vuelva una trampa. 23 Núblense sus ojos para que no puedan ver, y haz que sus lomos tiemblen continuamente. 24 Derrama sobre ellos tu indignación, y que el ardor de tu ira los alcance. 25 Sea desolado su campamento, y nadie habite en sus tiendas. 26 Porque han perseguido al que ya tú has herido, y cuentan del dolor de aquellos que tú has traspasado. 27 Añade iniquidad a su iniquidad, y que no entren en tu justicia. 28 Sean borrados del libro de la vida, y no sean inscritos con los justos. 29 Pero yo estoy afligido y adolorido; tu salvación, oh Dios, me ponga en alto. 30 Con cántico alabaré el nombre de Dios, y con acción de gracias le exaltaré. 31 Y esto agradará al SEÑOR más que el sacrificio de un buey, o de un novillo con cuernos y pezuñas. 32 Esto han visto los humildes y se alegran. Viva vuestro corazón, los que buscáis a Dios. 33 Porque el SEÑOR oye a los necesitados, y no menosprecia a los suyos que están presos. 34 Alábenle los cielos y la tierra, los mares y todo lo que en ellos se mueve. 35 Porque Dios salvará a Sion y edificará las ciudades de Judá, para que ellos moren allí y la posean. 36 Y la descendencia de sus siervos la heredará, y los que aman su nombre morarán en ella.
No Vendan Mis Datos (CA solamente)