1 Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo: 2 ¿Puede un hombre ser útil a Dios, o un sabio útil para sí mismo? 3 ¿Es de algún beneficio al Todopoderoso que tú seas justo, o gana algo si haces perfectos tus caminos? 4 ¿Es a causa de tu piedad que El te reprende, que entra en juicio contigo? 5 ¿No es grande tu maldad, y sin fin tus iniquidades? 6 Porque sin razón tomabas prendas de tus hermanos, y has despojado de sus ropas a los desnudos. 7 No dabas de beber agua al cansado, y le negabas pan al hambriento. 8 Mas la tierra es del poderoso, y el privilegiado mora en ella. 9 Despedías a las viudas con las manos vacías y quebrabas los brazos de los huérfanos. 10 Por eso te rodean lazos, y te aterra temor repentino, 11 o tinieblas, y no puedes ver, y abundancia de agua te cubre. 12 ¿No está Dios en lo alto de los cielos? Mira también las más lejanas estrellas, ¡cuán altas están! 13 Y tú dices: "¿Qué sabe Dios? ¿Puede El juzgar a través de las densas tinieblas? 14 "Las nubes le ocultan, y no puede ver, y se pasea por la bóveda del cielo." 15 ¿Seguirás en la senda antigua en que anduvieron los hombres malvados, 16 que fueron arrebatados antes de su tiempo, y cuyos cimientos fueron arrasados por un río? 17 Ellos dijeron a Dios: "Apártate de nosotros" y: "¿Qué puede hacernos el Todopoderoso?" 18 El había colmado de bienes sus casas, pero el consejo de los malos está lejos de mí. 19 Los justos ven y se alegran, y el inocente se burla de ellos, 20 diciendo: "Ciertamente nuestros adversarios son destruidos, y el fuego ha consumido su abundancia." 21 Cede ahora y haz la paz con El, así te vendrá el bien. 22 Recibe, te ruego, la instrucción de su boca, y pon sus palabras en tu corazón. 23 Si vuelves al Todopoderoso, serás restaurado. Si alejas de tu tienda la injusticia, 24 y pones tu oro en el polvo, y el oro de Ofir entre las piedras de los arroyos, 25 el Todopoderoso será para ti tu oro y tu plata escogida. 26 Porque entonces te deleitarás en el Todopoderoso, y alzarás a Dios tu rostro. 27 Orarás a El y te escuchará, y cumplirás tus votos. 28 Decidirás una cosa, y se te cumplirá, y en tus caminos resplandecerá la luz. 29 Cuando estés abatido, hablarás con confianza y El salvará al humilde. 30 El librará aun al que no es inocente, que será librado por la pureza de tus manos.
1 Entonces respondió Job, y dijo: 2 Aun hoy mi queja es rebelión; su mano es pesada no obstante mi gemido. 3 ¡Quién me diera saber dónde encontrarle, para poder llegar hasta su trono ! 4 Expondría ante El mi causa, llenaría mi boca de argumentos 5 Aprendería yo las palabras que El me respondiera, y entendería lo que me dijera. 6 ¿Contendería El conmigo con la grandeza de su poder? No, ciertamente me prestaría atención. 7 Allí el justo razonaría con El, y yo sería librado para siempre de mi Juez. 8 He aquí, me adelanto, y El no está allí, retrocedo, pero no le puedo percibir; 9 cuando se manifiesta a la izquierda, no le distingo, se vuelve a la derecha, y no le veo. 10 Pero El sabe el camino que tomo; cuando me haya probado, saldré como el oro. 11 Mi pie ha seguido firme en su senda, su camino he guardado y no me he desviado. 12 Del mandamiento de sus labios no me he apartado, he atesorado las palabras de su boca más que mi comida. 13 Pero El es único, ¿y quién le hará cambiar? Lo que desea su alma, eso hace. 14 Porque El hace lo que está determinado para mí, y muchos decretos como éstos hay con El 15 Por tanto, me espantaría ante su presencia; cuando lo pienso, siento terror de El. 16 Es Dios el que ha hecho desmayar mi corazón, y el Todopoderoso el que me ha perturbado; 17 pero no me hacen callar las tinieblas, ni la densa oscuridad que me cubre.
1 ¿Por qué no se reserva los tiempos el Todopoderoso, y por qué no ven sus días los que le conocen? 2 Algunos quitan los linderos, roban y devoran los rebaños. 3 Se llevan los asnos de los huérfanos, toman en prenda el buey de la viuda. 4 Apartan del camino a los necesitados, hacen que se escondan enteramente los pobres de la tierra. 5 He aquí, como asnos monteses en el desierto, salen con afán en busca de alimento y de pan para sus hijos en el yermo. 6 Cosechan su forraje en el campo, y vendimian la viña del impío. 7 Pasan la noche desnudos, sin ropa, y no tienen cobertura contra el frío. 8 Mojados están con los aguaceros de los montes, y se abrazan a la peña por falta de abrigo. 9 Otros arrancan al huérfano del pecho, y contra el pobre exigen prenda. 10 Hacen que el pobre ande desnudo, sin ropa, y al hambriento quitan las gavillas. 11 Entre sus paredes producen aceite; pisan los lagares, pero pasan sed. 12 Desde la ciudad gimen los hombres, y claman las almas de los heridos, pero Dios no hace caso a su oración. 13 Otros han estado con los que se rebelan contra la luz; no quieren conocer sus caminos, ni morar en sus sendas. 14 Al amanecer se levanta el asesino; mata al pobre y al necesitado, y de noche es como un ladrón. 15 El ojo del adúltero espera el anochecer, diciendo: "Ningún ojo me verá", y disfraza su rostro. 16 En la oscuridad minan las casas, y de día se encierran; no conocen la luz. 17 Porque para él la mañana es como densa oscuridad, pues está acostumbrado a los terrores de la densa oscuridad. 18 Sobre la superficie de las aguas son insignificantes; maldita es su porción sobre la tierra, nadie se vuelve hacia las viñas. 19 La sequía y el calor consumen las aguas de la nieve, y el Seol a los que han pecado. 20 La madre lo olvidará; el gusano lo saboreará hasta que nadie se acuerde de él, y la iniquidad será quebrantada como un árbol. 21 Maltrata a la mujer estéril, y no hace ningún bien a la viuda. 22 Pero El arrastra a los poderosos con su poder; cuando se levanta, nadie está seguro de la vida. 23 Les provee seguridad y son sostenidos, y los ojos de El están en sus caminos. 24 Son exaltados por poco tiempo, después desaparecen; además son humillados y como todo, recogidos; como las cabezas de las espigas son cortados. 25 Y si no, ¿quién podrá desmentirme, y reducir a nada mi discurso?
1 Porque quiero que sepáis qué gran lucha tengo por vosotros y por los que están en Laodicea, y por todos los que no me han visto en persona, 2 para que sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo, 3 en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. 4 Esto lo digo para que nadie os engañe con razonamientos persuasivos. 5 Porque aunque estoy ausente en el cuerpo, sin embargo estoy con vosotros en espíritu, regocijándome al ver vuestra buena disciplina y la estabilidad de vuestra fe en Cristo. 6 Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en El; 7 firmemente arraigados y edificados en El y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud. 8 Mirad que nadie os haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios elementales del mundo y no según Cristo. 9 Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El, 10 y habéis sido hechos completos en El, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad; 11 en El también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha por manos, al quitar el cuerpo de la carne mediante la circuncisión de Cristo; 12 habiendo sido sepultados con El en el bautismo, en el cual también habéis resucitado con El por la fe en la acción del poder de Dios, que le resucitó de entre los muertos. 13 Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con El, habiéndonos perdonado todos los delitos, 14 habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz. 15 Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de El. 16 Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo; 17 cosas que sólo son sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo pertenece a Cristo. 18 Nadie os defraude de vuestro premio deleitándose en la humillación de sí mismo y en la adoración de los ángeles, basándose en las visiones que ha visto, hinchado sin causa por su mente carnal, 19 pero no asiéndose a la Cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por las coyunturas y ligamentos, crece con un crecimiento que es de Dios. 20 Si habéis muerto con Cristo a los principios elementales del mundo, ¿por qué, como si aún vivierais en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: 21 no manipules, ni gustes, ni toques 22 (todos los cuales se refieren a cosas destinadas a perecer con el uso), según los preceptos y enseñanzas de los hombres? 23 Tales cosas tienen a la verdad, la apariencia de sabiduría en una religión humana, en la humillación de sí mismo y en el trato severo del cuerpo, pero carecen de valor alguno contra los apetitos de la carne.