1 Entonces estos tres hombres dejaron de responder a Job porque él era justo a sus propios ojos. 2 Pero se encendió la ira de Eliú, hijo de Baraquel buzita, de la familia de Ram. Se encendió su ira contra Job porque se justificaba delante de Dios. 3 Su ira se encendió también contra sus tres amigos porque no habían hallado respuesta, y sin embargo habían condenado a Job. 4 Eliú había esperado para hablar a Job porque los otros eran de más edad que él. 5 Pero cuando vio Eliú que no había respuesta en la boca de los tres hombres, se encendió su ira. 6 Y respondió Eliú, hijo de Baraquel buzita, y dijo: Yo soy joven, y vosotros ancianos; por eso tenía timidez y me atemorizaba declararos lo que pienso. 7 Yo pensé que los días hablarían, y los muchos años enseñarían sabiduría. 8 Pero hay un espíritu en el hombre, y el soplo del Todopoderoso le da entendimiento. 9 Los de muchos años quizá no sean sabios, ni los ancianos entiendan justicia. 10 Por eso digo: "Escuchadme, también yo declararé lo que pienso." 11 He aquí, esperé vuestras palabras, escuché vuestros argumentos, mientras buscabais qué decir; 12 os presté además mucha atención. He aquí, no hubo ninguno que refutara a Job, ninguno de vosotros que respondiera a sus palabras. 13 No digáis: "Hemos hallado sabiduría; Dios lo derrotará, no el hombre." 14 Pero él no ha dirigido sus palabras contra mí, ni yo le responderé con vuestros argumentos. 15 Están desconcertados, ya no responden; les han faltado las palabras. 16 ¿Y he de esperar porque ellos no hablan, porque se detienen y ya no responden? 17 Yo también responderé mi parte, yo también declararé lo que pienso. 18 Porque estoy lleno de palabras; dentro de mí el espíritu me constriñe. 19 He aquí, mi vientre es como vino sin respiradero, está a punto de reventar como odres nuevos. 20 Dejadme hablar para que encuentre alivio, dejadme abrir los labios y responder. 21 Que no haga yo acepción de persona, ni use lisonja con nadie. 22 Porque no sé lisonjear, de otra manera mi Hacedor me llevaría pronto.
1 Por tanto, Job, oye ahora mi discurso, y presta atención a todas mis palabras. 2 He aquí, ahora abro mi boca, en mi paladar habla mi lengua. 3 Mis palabras proceden de la rectitud de mi corazón, y con sinceridad mis labios hablan lo que saben. 4 El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida. 5 Contradíceme si puedes; colócate delante de mí, ponte en pie. 6 He aquí, yo como tú, pertenezco a Dios; del barro yo también he sido formado. 7 He aquí, mi temor no te debe espantar, ni mi mano agravarse sobre ti. 8 Ciertamente has hablado a oídos míos, y el sonido de tus palabras he oído: 9 "Yo soy limpio, sin transgresión; soy inocente y en mí no hay culpa. 10 "He aquí, El busca pretextos contra mí; me tiene por enemigo suyo. 11 "Pone mis pies en el cepo; vigila todas mis sendas." 12 He aquí, déjame decirte que no tienes razón en esto, porque Dios es más grande que el hombre. 13 ¿Por qué te quejas contra El, diciendo que no da cuenta de todas sus acciones? 14 Ciertamente Dios habla una vez, y otra vez, pero nadie se da cuenta de ello. 15 En un sueño, en una visión nocturna, cuando un sueño profundo cae sobre los hombres, mientras dormitan en sus lechos, 16 entonces El abre el oído de los hombres, y sella su instrucción, 17 para apartar al hombre de sus obras, y del orgullo guardarlo; 18 libra su alma de la fosa y su vida de pasar al Seol. 19 El hombre es castigado también con dolor en su lecho, y con queja continua en sus huesos, 20 para que su vida aborrezca el pan, y su alma el alimento favorito. 21 Su carne desaparece a la vista, y sus huesos que no se veían, aparecen. 22 Entonces su alma se acerca a la fosa, y su vida a los que causan la muerte. 23 Si hay un ángel que sea su mediador, uno entre mil, para declarar al hombre lo que es bueno para él, 24 y que tenga piedad de él, y diga: "Líbralo de descender a la fosa, he hallado su rescate"; 25 que su carne se vuelva más tierna que en su juventud, que regrese a los días de su vigor juvenil. 26 Entonces orará a Dios, y El lo aceptará, para que vea con gozo su rostro, y restaure su justicia al hombre. 27 Cantará él a los hombres y dirá: "He pecado y pervertido lo que es justo, y no es apropiado para mí. 28 "El ha redimido mi alma de descender a la fosa, y mi vida verá la luz." 29 He aquí, Dios hace todo esto a menudo con los hombres, 30 para rescatar su alma de la fosa, para que sea iluminado con la luz de la vida. 31 Pon atención, Job, escúchame; calla, y déjame hablar. 32 Si algo tienes que decir, respóndeme; habla, porque deseo justificarte. 33 Si no, escúchame; calla, y te enseñaré sabiduría.
1 Bendice, alma mía, al SEÑOR, y bendiga todo mi ser su santo nombre. 2 Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios. 3 El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades; 4 el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión; 5 el que colma de bienes tus años , para que tu juventud se renueve como el águila. 6 El SEÑOR hace justicia, y juicios a favor de todos los oprimidos. 7 A Moisés dio a conocer sus caminos, y a los hijos de Israel sus obras. 8 Compasivo y clemente es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia. 9 No contenderá con nosotros para siempre, ni para siempre guardará su enojo. 10 No nos ha tratado según nuestros pecados, ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades. 11 Porque como están de altos los cielos sobre la tierra, así es de grande su misericordia para los que le temen. 12 Como está de lejos el oriente del occidente, así alejó de nosotros nuestras transgresiones. 13 Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el SEÑOR de los que le temen. 14 Porque El sabe de qué estamos hechos, se acuerda de que somos sólo polvo. 15 El hombre, como la hierba son sus días; como la flor del campo, así florece; 16 cuando el viento pasa sobre ella, deja de ser, y su lugar ya no la reconoce. 17 Mas la misericordia del SEÑOR es desde la eternidad hasta la eternidad, para los que le temen, y su justicia para los hijos de los hijos, 18 para los que guardan su pacto y se acuerdan de sus preceptos para cumplirlos. 19 El SEÑOR ha establecido su trono en los cielos, y su reino domina sobre todo. 20 Bendecid al SEÑOR, vosotros sus ángeles, poderosos en fortaleza, que ejecutáis su mandato, obedeciendo la voz de su palabra. 21 Bendecid al SEÑOR, vosotros todos sus ejércitos, que le servís haciendo su voluntad. 22 Bendecid al SEÑOR, vosotras todas sus obras, en todos los lugares de su dominio. Bendice, alma mía, al SEÑOR.
1 ¿Cuál es, entonces, la ventaja del judío? ¿O cuál el beneficio de la circuncisión? 2 Grande, en todo sentido. En primer lugar, porque a ellos les han sido confiados los oráculos de Dios. 3 Entonces ¿qué? Si algunos fueron infieles, ¿acaso su infidelidad anulará la fidelidad de Dios? 4 ¡De ningún modo! Antes bien, sea hallado Dios veraz, aunque todo hombre sea hallado mentiroso; como está escrito: PARA QUE SEAS JUSTIFICADO EN TUS PALABRAS, Y VENZAS CUANDO SEAS JUZGADO. 5 Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Acaso es injusto el Dios que expresa su ira? (Hablo en términos humanos.) 6 ¡De ningún modo! Pues de otra manera, ¿cómo juzgaría Dios al mundo? 7 Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué también soy yo aún juzgado como pecador? 8 ¿Y por qué no decir (como se nos calumnia, y como algunos afirman que nosotros decimos): Hagamos el mal para que venga el bien? La condenación de los tales es justa. 9 ¿Entonces qué? ¿Somos nosotros mejores que ellos? De ninguna manera; porque ya hemos denunciado que tanto judíos como griegos están todos bajo pecado; 10 como está escrito: NO HAY JUSTO, NI AUN UNO; 11 NO HAY QUIEN ENTIENDA, NO HAY QUIEN BUSQUE A DIOS; 12 TODOS SE HAN DESVIADO, A UNA SE HICIERON INUTILES; NO HAY QUIEN HAGA LO BUENO, NO HAY NI SIQUIERA UNO. 13 SEPULCRO ABIERTO ES SU GARGANTA, ENGAÑAN DE CONTINUO CON SU LENGUA, VENENO DE SERPIENTES HAY BAJO SUS LABIOS; 14 LLENA ESTA SU BOCA DE MALDICION Y AMARGURA; 15 SUS PIES SON VELOCES PARA DERRAMAR SANGRE; 16 DESTRUCCION Y MISERIA HAY EN SUS CAMINOS, 17 Y LA SENDA DE PAZ NO HAN CONOCIDO. 18 NO HAY TEMOR DE DIOS DELANTE DE SUS OJOS. 19 Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios; 20 porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de El; pues por medio de la ley viene el conocimiento del pecado. 21 Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada por la ley y los profetas; 22 es decir, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen; porque no hay distinción; 23 por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente, 26 para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús. 27 ¿Dónde está, pues, la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿La de las obras? No, sino por la ley de la fe. 28 Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley. 29 ¿O es Dios el Dios de los judíos solamente? ¿No es también el Dios de los gentiles? Sí, también de los gentiles, 30 porque en verdad Dios es uno, el cual justificará en virtud de la fe a los circuncisos y por medio de la fe a los incircuncisos. 31 ¿Anulamos entonces la ley por medio de la fe? ¡De ningún modo! Al contrario, confirmamos la ley.