1 Te exaltaré mi Dios, oh Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre. 2 Todos los días te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre. 3 Grande es el SEÑOR, y digno de ser alabado en gran manera; y su grandeza es inescrutable. 4 Una generación alabará tus obras a otra generación, y anunciará tus hechos poderosos. 5 En el glorioso esplendor de tu majestad, y en tus maravillosas obras meditaré. 6 Los hombres hablarán del poder de tus hechos portentosos, y yo contaré tu grandeza. 7 Ellos proclamarán con entusiasmo la memoria de tu mucha bondad, y cantarán con gozo de tu justicia. 8 Clemente y compasivo es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia. 9 El SEÑOR es bueno para con todos, y su compasión, sobre todas sus obras. 10 SEÑOR, tus obras todas te darán gracias, y tus santos te bendecirán. 11 La gloria de tu reino dirán, y hablarán de tu poder, 12 para dar a conocer a los hijos de los hombres tus hechos poderosos, y la gloria de la majestad de tu reino. 13 Tu reino es reino por todos los siglos, y tu dominio permanece por todas las generaciones. 14 El SEÑOR sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos. 15 A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo tú les das su alimento. 16 Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente. 17 Justo es el SEÑOR en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos. 18 El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad. 19 Cumplirá el deseo de los que le temen, también escuchará su clamor y los salvará. 20 El SEÑOR guarda a todos los que le aman, pero a todos los impíos destruirá. 21 Mi boca proclamará la alabanza del SEÑOR; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre.
1 ¡Aleluya! Oh alma mía, alaba al SEÑOR. 2 Alabaré al SEÑOR mientras yo viva; cantaré alabanzas a mi Dios mientras yo exista. 3 No confiéis en príncipes, ni en hijo de hombre en quien no hay salvación. 4 Su espíritu exhala, él vuelve a la tierra; en ese mismo día perecen sus pensamientos. 5 Bienaventurado aquel cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el SEÑOR su Dios, 6 que hizo los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que guarda la verdad para siempre; 7 que hace justicia a los oprimidos, y da pan a los hambrientos. El SEÑOR pone en libertad a los cautivos. 8 El SEÑOR abre los ojos a los ciegos, el SEÑOR levanta a los caídos, el SEÑOR ama a los justos. 9 El SEÑOR protege a los extranjeros, sostiene al huérfano y a la viuda, pero trastorna el camino de los impíos. 10 El SEÑOR reinará para siempre, tu Dios, oh Sion, por todas las generaciones. ¡Aleluya!
1 ¡Aleluya! Porque bueno es cantar alabanzas a nuestro Dios, porque agradable y apropiada es la alabanza. 2 El SEÑOR edifica a Jerusalén; congrega a los dispersos de Israel; 3 sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas . 4 Cuenta el número de las estrellas, y a todas ellas les pone nombre. 5 Grande es nuestro Señor, y muy poderoso; su entendimiento es infinito. 6 El SEÑOR sostiene al afligido y humilla a los impíos hasta la tierra. 7 Cantad al SEÑOR con acción de gracias; cantad alabanzas con la lira a nuestro Dios, 8 el que cubre de nubes los cielos, el que provee lluvia para la tierra, el que hace brotar la hierba en los montes. 9 El da su alimento al ganado y a la cría de los cuervos cuando chillan. 10 No se deleita en la fuerza del caballo, ni se complace en las piernas ágiles del hombre. 11 El SEÑOR favorece a los que le temen, a los que esperan en su misericordia. 12 ¡Alaba al SEÑOR, oh Jerusalén! ¡Alaba a tu Dios, oh Sion! 13 Porque ha reforzado los cerrojos de tus puertas; ha bendecido a tus hijos dentro de ti. 14 El hace la paz en tus fronteras; te sacia con lo mejor del trigo. 15 Envía sus órdenes a la tierra; su palabra corre velozmente. 16 Manda la nieve como lana; esparce la escarcha cual ceniza. 17 Arroja su hielo como migas de pan; ¿Quién puede resistir ante su frío? 18 Envía su palabra y los derrite; hace soplar su viento y el agua corre. 19 Declara su palabra a Jacob, y sus estatutos y sus ordenanzas a Israel. 20 No ha hecho así con ninguna otra nación; y en cuanto a sus ordenanzas, no las han conocido. ¡Aleluya!
No Vendan Mis Datos (CA solamente)