Proverbios 31 - Tu torre fuerte - 25 de enero de 2022

Arlene Pellicane

25 de enero de 2022

Tu torre fuerte
ARLENE PELLICANE

El nombre del SEÑOR es torre fuerte, A ella corre el justo y está a salvo. Proverbios 18:10 (NBLA)

«Señora Pellicane, estoy llamando desde la oficina de la enfermera. Está aquí su hija, Lucy. Ella recibió un golpe en el ojo con una piedra. Sería conveniente venir a recogerla».

¡Bueno, esa no era una llamada que esperaba recibir… jamás!

Rápidamente recogí mis llaves y bolso y fui a la escuela. La madre protectora en mí, pensaba, ¿Quién le haría algo tan horrible a mi hija? Sin embargo, mi corazón de mamá solo se preocupaba si Lucy iba a estar bien.

Cuando me desperté aquella mañana, no esperaba recibir la llamada del colegio para un asunto como este. Gracias a Dios, cuando enfrentamos problemas repentinos en la vida, hay un lugar seguro donde podemos refugiarnos. El versículo clave de hoy nos asegura que, “El nombre del SEÑOR es torre fuerte, A ella corre el justo y está a salvo”. (Proverbios 18:10)

En la cultura hebrea, un nombre no era una simple etiqueta sino que, normalmente, era una expresión del carácter de la persona. El nombre de Dios, “SEÑOR” está relacionado con Su carácter como Salvador de Su pueblo.

Clamé al Señor, nuestro Salvador, pidiendo ayuda, mientras iba conduciendo a la escuela. Ahí, encontré a Lucy sentada en la oficina de la enfermera con una bolsa de hielo frío en su ojo izquierdo. Su ojo, que estaba a la vista, estaba rojo e hinchado de llorar. «Todo va a salir bien», le dije. «¿Qué pasó?»

Lamentable, durante la hora del almuerzo, un grupo de niños estaba merodeando y alguien gritó que una lucha iba a empezar. ¡Pelea!¡Pelea! Esto atrajo muchísimos niños corriendo como si fuera una estampida. En esta carrera loca, alguien tiró una piedra con fuerza y justo fue a dar en la cara de Lucy.

Es duro y difícil ver a nuestros hijos afectados por dificultades o dolor físico, pero ¿sabes qué? Al fin y al cabo, Lucy y yo pudimos ver la evidencia del cuidado que Dios tuvo sobre nosotras, una y otra vez.

Cuando estuvimos esperando en la sala de urgencias, una de nuestras amigas estaba trabajando ahí y salió al recibidor para consolar a Lucy.

Diagnosticaron a Lucy con una abrasión corneal y nada más. Unas gotitas para los ojos, un poco de tiempo y ella estaría bien.

Esa misma tarde, en una reunión de la iglesia, Lucy escuchó al nuevo pastor de jóvenes y le encantó de inmediato.

Lucy y yo aprendimos que, aunque recibió una herida en la escuela, ella pudo encontrar consuelo en Cristo y confiar que Él la ayudaría. Ella redefinió esa mala experiencia y al día siguiente regresó a la escuela sin dudarlo. Eventos desafortunados pueden tener un rayo de luz cuando nos impulsan a correr al nombre del Señor por ayuda.

El trauma puede suceder de muchas maneras distintas y cada vez puede ser increíblemente dañino. Gracias a Dios, no importa el tamaño de nuestro sufrimiento, Dios sigue esperándonos con brazos abiertos. Él quiere oír nuestras luchas y problemas para consolarnos y darnos paz.

Puede que vivamos en tiempos difíciles, sin embargo, ¡tenemos un Dios que es una torre muy fuerte!

Qué maravilloso es saber que cuando nos enfrentamos al peligro, podemos correr y entrar dentro de la torre fuerte de Su nombre y estar seguras y a salvo. Mi seguridad (y la de mis hijos) está basada en el carácter de Dios como Salvador. Mi seguridad no se encuentra en la cuenta bancaria, dónde vivo o si mis hijos están sanos. La seguridad que Dios ofrece no puede ser sacudida por nada; ¡y menos una piedra tirada por un adolescente en la escuela!

Quizás ya te han lanzado algunas rocas. Una amiga que te traicionó. Un esposo con preocupaciones. Un maestro compartiendo valores confusos con tus hijos. La ansiedad te encierra. No corras a las distracciones como son la comida, YouTube, las redes sociales o convertirte en una adicta al trabajo. Mejor, corre a Dios. Imagínate entrando en esa torre fuerte y fortificada, un lugar seguro contra cualquier enemigo que te está persiguiendo.

Estás segura en los brazos de Jesús y no hay mejor lugar.

Querido Señor, gracias por ser la fuerza de mi vida. Eres fiel, fuerte, verdadero y justo. No hay nada que no puedas hacer. Estoy protegida por la sangre de Jesús. Ayúdame a caminar con más fe hoy. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

El criar a hijos piadosos en la cultura actual puede ser muy difícil. Sin embargo, el Dr. Tony Evans tiene un libro que te ayudará a criar a tus hijos con una perspectiva del Reino de Dios. En su libro Educando hijos del Reino, él equipa a los padres con las herramientas necesarias de cómo formar a tus hijos en el poder de la oración, la sabiduría, el amor a la Palabra de Dios, el atravesar pruebas y dificultades y muchos otros principios bíblicos que necesitarán para poder caminar en quien Dios les ha llamado a ser. ¡Haga clic aquí para comprar tu copia!

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

1 Corintios 16:13-14, Vigilen; estén firmes en la fe; sean valientes y esfuércense. Todas sus cosas sean hechas con amor. (RVA-2015)

¿Cuándo fue la última vez que los problemas entraron de repente en tu vida, o en la vida de un ser querido? ¿Cómo respondiste? ¿Cómo podrás correr al Nombre del Señor como una torre fuerte la próxima vez que los problemas vengan tocando a la puerta?

¿Qué dificultades quieres entregar a Dios hoy?

¡Nos encantaría saber de ti! Comparte con nosotras tus pensamientos en los comentarios.

© 2022 por Arlene Pellicane. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries
 PO Box 3189
 Matthews, NC 28106
www.Proverbs31.org

No Venda Mi Información Personal (CA Solamente)   California - Aviso de la CCPA