Vida en Cristo


El espíritu de la navidad

El espíritu de la navidad

Yo argumento que ese es el verdadero espíritu de la navidad. Es mucho más que la emoción que sentimos al recibir un regalo, es más que luces y fiestas. Todas estas son cosas son buenas y muy hermosas en sí, pero el espíritu navideño no se trata de lo que podamos recibir, sino de lo que podemos dar. Poder ser como nuestro señor y salvador, reflejar su amor, eso es parte de la navidad, además es algo que debemos hacer todos los días de nuestra vida.

3 formas de autodisciplina claves para desbloquear la voluntad de Dios

3 formas de autodisciplina claves para desbloquear la voluntad de Dios

Uno de los principios de Dios para el avance es el requisito de ser diligentes con lo que tenemos y dónde estamos antes de que él nos lleve a cosas más grandes y mejores. Ser fiel requiere autodisciplina. Dios sabe que si no eres disciplinado para cuidar lo que tienes ahora (no solo cosas materiales, sino también tu cuerpo, tu familia, tu trabajo, tu posición en el ministerio, etc.) entonces no estarás listo para que Dios te traiga más responsabilidad e influencia en tu vida.

11 Cosas importantes que cada creyente debería saber sobre la persecución cristiana

11 Cosas importantes que cada creyente debería saber sobre la persecución cristiana

Por el momento, vivimos con comodidad y relativa seguridad como cristianos, pero si sigues a Jesús, la persecución ocurrirá. Refúgiate sabiendo que Dios no nos dejará solos. En su gracia, fortalecerá, confortará y luego recompensará a sus hijos por su firme fe y resistencia. Jesús sabía que sufriría, y advirtió a los discípulos que serían tratados de la misma manera debido a su identidad con él.

Cómo memorizar un libro de la Biblia

Cómo memorizar un libro de la Biblia

Lo primero que puedes hacer para ayudarte a memorizar es simplemente leer la Biblia lo suficiente por tu cuenta para que tengas una idea general de dónde está todo y cómo está organizado. El contexto es importante en el recuerdo de la memoria. Nada es más poderoso que las palabras de Dios. Es por eso que las puso en un libro, el libro más influyente de los últimos 2,000 años. Incluso Jesús citó las escrituras a los fariseos, al diablo y a sus discípulos cuando quiso comunicar las verdad de Dios.