1 Oh SEÑOR, tú mostraste favor a tu tierra, cambiaste la cautividad de Jacob. 2 Perdonaste la iniquidad de tu pueblo, cubriste todo su pecado. (Selah) 3 Retiraste toda tu furia, te apartaste del ardor de tu ira. 4 Restáuranos, oh Dios de nuestra salvación, haz cesar tu indignación contra nosotros. 5 ¿Estarás airado con nosotros para siempre? ¿Prolongarás tu ira de generación en generación? 6 ¿No volverás a darnos vida para que tu pueblo se regocije en ti? 7 Muéstranos, oh SEÑOR, tu misericordia, y danos tu salvación. 8 Escucharé lo que dirá Dios el SEÑOR, porque hablará paz a su pueblo, a sus santos; pero que no vuelvan ellos a la insensatez. 9 Ciertamente cercana está su salvación para los que le temen, para que more su gloria en nuestra tierra. 10 La misericordia y la verdad se han encontrado, la justicia y la paz se han besado. 11 La verdad brota de la tierra, y la justicia mira desde los cielos. 12 Ciertamente el SEÑOR dará lo que es bueno, y nuestra tierra dará su fruto. 13 La justicia irá delante de El, y sus pasos pondrá por camino.
1 Inclina, oh SEÑOR, tu oído y respóndeme, porque estoy afligido y necesitado. 2 Guarda mi alma, pues soy piadoso; tú eres mi Dios; salva a tu siervo que en ti confía. 3 Ten piedad de mí, oh Señor, porque a ti clamo todo el día. 4 Alegra el alma de tu siervo, porque a ti, oh Señor, elevo mi alma. 5 Pues tú, Señor, eres bueno y perdonador, abundante en misericordia para con todos los que te invocan. 6 Escucha, oh SEÑOR, mi oración, y atiende a la voz de mis súplicas. 7 En el día de la angustia te invocaré, porque tú me responderás. 8 No hay nadie como tú entre los dioses, oh Señor, ni hay obras como las tuyas. 9 Todas las naciones que tú has hecho vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre. 10 Porque tú eres grande y haces maravillas; sólo tú eres Dios. 11 Enséñame, oh SEÑOR, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema tu nombre. 12 Te daré gracias, Señor mi Dios, con todo mi corazón, y glorificaré tu nombre para siempre. 13 Porque grande es tu misericordia para conmigo, y has librado mi alma de las profundidades del Seol. 14 Oh Dios, los arrogantes se han levantado contra mí, y una banda de violentos ha buscado mi vida, y no te han tenido en cuenta. 15 Mas tú, Señor, eres un Dios compasivo y lleno de piedad, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad. 16 Vuélvete hacia mí, y tenme piedad; da tu poder a tu siervo, y salva al hijo de tu sierva. 17 Muéstrame una señal de bondad, para que la vean los que me aborrecen y se averguencen, porque tú, oh SEÑOR, me has ayudado y consolado.
1 En los montes santos están sus cimientos. 2 El SEÑOR ama las puertas de Sion más que todas las otras moradas de Jacob. 3 Cosas gloriosas se dicen de ti, oh ciudad de Dios: (Selah) 4 Mencionaré a Rahab y a Babilonia entre los que me conocen; he aquí, Filistea y Tiro con Etiopía; de sus moradores se dirá: "Este nació allí." 5 Pero de Sion se dirá: Este y aquél nacieron en ella; y el Altísimo mismo la establecerá. 6 El SEÑOR contará al inscribir los pueblos: Este nació allí. (Selah) 7 Entonces tanto los cantores como los flautistas, dirán: En ti están todas mis fuentes de gozo.
No Vendan Mis Datos (CA solamente)