Escrito por Debbie McDaniel

Los males del racismo se han tejido en nuestro mundo a lo largo de la historia y, trágicamente, todavía afectan muchas vidas en la actualidad. Es real. Divisivo. Opresivo. Lleno de odio. Y entristece el corazón de Dios que nos hizo y nos ama a todos. Mantenernos firmes contra el racismo y orar por la unidad y el amor entre nosotros no es solo una batalla física y emocional, sino también una batalla espiritual profunda. El enemigo no quiere nada más que suscitar continuamente el odio y los ataques feroces. Él prospera cuando vivimos preocupados, derrotados y escondidos en nuestros miedos. Le encanta cuando dudamos incluso de la existencia del racismo y los prejuicios en la actualidad.

El pecado del racismo tiene sus raíces en el orgullo y la división y se opone a lo que Cristo vino a hacer: unirnos, reconciliarnos en Él y entre nosotros, cada tribu, cada nación, cada grupo de personas, cada idioma. Lamentablemente, muchos ven el racismo y los prejuicios como problemas sociales en nuestra nación y guardan silencio sobre el tema, no queriendo entrar en esa batalla. Pero es más que una injusticia social. Es un problema espiritual y moral que todos debemos enfrentar, sin importar la raza, cultura o antecedentes que tengamos. Si hemos establecido distinciones dentro de nuestros corazones y mentes entre nosotros, incluso sin tener la intención de hacerlo, pero aun así está ahí, Dios nos llama a corregirlo con Él. No hay lugar para el racismo y los prejuicios en nuestras vidas o en la iglesia. Como creyentes en Cristo, somos los llamados a dar ejemplo de amor por un mundo que necesita esperanza.

Dios nos llama a vivir libres. Él es quien nos impulsa hacia el perdón, el amor y la unidad, lo cual solo puede suceder verdaderamente a través de su poder que vive en nosotros. Él es quien puede abrir nuestros ojos, nuestros oídos y nuestro corazón para comprender realmente las trampas y las batallas que tenemos ante nosotros. Y nos da todo lo que necesitamos para vivir fuertes. Su única verdad nos hará libres. 

Necesitamos demostrar el amor verdadero a los demás, así como Dios nos lo ha extendido a nosotros. 

"Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres" (Juan 8:36).

Lo que dice la Biblia sobre el racismo y los prejuicios

Por medio de Cristo, todos somos hijos de Dios

“Pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús. Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido. No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa” (Gálatas 3: 26-29).

Dios no muestra favoritismo. Él nos acepta a todos de la misma manera, mientras buscamos seguirlo

“Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: Ciertamente ahora entiendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación el que le teme y hace lo justo, le es acepto” (Hechos 10: 34-35).

No hay distinciones en la familia de Dios, Él es el Señor de todos nosotros

“Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan; porque: TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERA SALVO” (Romanos 10: 12-13).

Nos llama a amarnos unos a otros y seguir el ejemplo del amor verdadero de Jesús

“Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros” (Juan 13:34).

Somos un cuerpo, llenos de Su Espíritu. Aunque no perdemos nuestra identidad y singularidad individuales, Él nos une, con diferencias y todo

“Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu” (1 Corintios 12:13).

Personas de todas las tribus y naciones, todos aquellos que han elegido seguir a Cristo, estarán juntos en el cielo en la presencia del Señor

“Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos” (Apocalipsis 7: 9).

Dios nos recuerda que no miremos la apariencia externa de los demás, sino el corazón

“Pero el SEÑOR dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón” (1 Samuel 16: 7).

No hay distinciones en Cristo, Él es nuestro factor unificador

“una renovación en la cual no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro , escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos” (Colosenses 3:11).

La palabra de Dios es clara sobre cómo debemos tratar a otros que pueden ser diferentes a nosotros, con amor, como a uno de los nuestros

“Cuando un extranjero resida con vosotros en vuestra tierra, no lo maltrataréis. El extranjero que resida con vosotros os será como uno nacido entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto; yo soy el SEÑOR vuestro Dios” (Levítico 19: 33-34).

La gente sabrá que somos seguidores de Cristo por nuestro amor y acciones hacia los demás

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros” (Juan 13:35).

Solo Cristo puede derribar los muros de división y odio. Él solo es nuestra paz.

“Porque El mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz” (Efesios 2: 14-15).

Una oración contra el racismo:

Querido Dios,

Te agradecemos que solo tú nos hayas llamado a vivir libres. Te agradecemos por el amor y la aceptación en tu familia como seguidores de Cristo. Oramos por su espíritu de unidad y paz entre los creyentes de nuestra nación. Le pedimos que derribes las fortalezas del racismo y el orgullo que han retenido a su pueblo. Libera el control del enemigo sobre los que han sido cegados, sobre los que han sido engañados, y dales el poder de caminar libres.

Confesamos el pecado que hemos tenido en nuestro corazón y pedimos tu perdón y gracia sobre nuestras vidas. Sabemos cuánto lo necesitamos para ayudarnos a seguir verdaderamente el ejemplo de Cristo y amarnos unos a otros como nos ha llamado. Te pedimos tu valor para ser una voz, tu fuerza para ser un ejemplo piadoso, tu poder para llevarnos hacia adelante. Señor, cambia nuestros corazones y actitudes. Reemplaza la indiferencia por la compasión. Reemplaza el miedo con fe. Reemplaza el orgullo con una profunda humildad dispuesta a ser liberada por tu misericordia.

Te amamos Señor y pedimos tu ayuda para reflejar el verdadero amor de Cristo este día y todos los días. Protege y fortalece a tu pueblo para la gloria de tu gran Nombre.

En el nombre de Jesús,

Amén.

Debbie's HeadshotDebbie McDaniel is a writer, pastor's wife, mom to three amazing kids (and a lot of pets). Join her each morning on Fresh Day Ahead's Facebook page, for daily encouragement in living strong, free, hope-filled lives. Find her also on Twitter and at her blogdebbiemcdaniel.com.