Escrito por Deborah Wuehler

Aquí vamos otra vez. La misma rutina: días largos, noches cortas, sin energía y sentimientos de fracaso. ¿Alguna vez te has sentido como si estuvieras en un apuro? Hay días en los que quiero quedarme en la cama y mirar al mundo de lejos. Si te sientes así, podrías tener un caso de fatiga invernal. Esa es una forma cliché de decir, "Ya terminé. Muchas gracias". Entiendo esos sentimientos. No estás sola, todas las madres en casa con las que he hablado se han sentido así. Vamos a ver si podemos averiguar cómo levantarnos y salir de la nada y entrar en lo brillante (o tal vez simplemente fuera de esas cubiertas). He aprendido a usar las siguientes armas en esta guerra para brindar ánimo a la vida.

1. Admite tus sentimientos

Lo primero que me ayuda es admitir mis sentimientos ante Jehová. En lugar de sostenerlo todo y tratar de funcionar normalmente, lo pongo todo delante de Jehová. Quiere oír nuestros corazones, nuestros dolores y nuestros miedos. Al igual que el salmista, podemos confesar cuando nuestro rostro está caído, al mismo tiempo confesando que es Su rostro el que nos elevará:

"¿Por qué eres echado, oh alma mía? y por qué estás inquieto en mí? espero que estés en Dios, porque aún lo alabaré por la ayuda de su rostro" (Salmos 42:5).

"Busqué a Jehová, y él me oyó, y me liberó de todos mis temores" (Salmos 34:4).

2. Admite tu fracaso

Cuando estoy consumida con mis fracasos (o sólo sentimientos de los mismos), me recuerda a mí misma qué debo admitirlo. No hago felices a todos. No puedo ser tan productivo como quiero ser. No amo a mi esposo y a mis hijos como debería. Me doy cuenta de mi necesidad de un ayudante, pero no puedo volverme hacia Él. Estoy débil, enfermo y necesitado. No me doy cuenta de dónde viene mi fuerza. En lugar de gloriarme en mis debilidades, me revuelco en ellas y no las veo como oportunidades para que el poder de Dios trabaje a través de mí.

"Mi carne y mi corazón fracasan, pero Dios es la fuerza de mi corazón, y mi porción para siempre"(Salmos 73:26).

"Por tanto, me complacen las enfermedades, los reproches, las necesidades, las persecuciones, las angustias por el amor de Cristo, porque cuando soy débil, entonces soy fuerte"(2 Corintios 12:10).

3. Admite tus necesidades

Estos pensamientos a menudo se arremolinan a través de mi mente: "No soy lo suficientemente bueno", "No sé lo que estoy haciendo", "No soy tan organizado, inteligente o conjunto como todos los demás". ¡Podría admitir que todo esto es verdad! No hay nada que pueda hacer—absolutamente nada— sin la ayuda de Dios. Si me creó y conoce mi ser más íntimo, ciertamente sabe cómo ayudar y abastecer todas las necesidades. Lo que vemos como falta, se llena de Sí mismo para que todo lo que vemos sea Él. Cuando admito mi necesidad de fortaleza cuando la mía se ha ido, veo Su comienzo completo.

"Puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo que me fortalece"(Filipenses 4:13).

"Pero mi Dios abastecerá toda vuestra necesidad según sus riquezas en gloria por Cristo Jesús" (Filipenses 4:19).

4. Admite tu culpa

Cuando estoy en un estado deprimido, justo a punto de rendirme, estoy en la encrucijada que producirá la victoria o la derrota. Si sigo mirando hacia adentro y escuchando las mentiras del enemigo, me desciendo a un estado de desesperanza, que es donde el enemigo quiere que nos quedemos para que seamos ineficaces e improductivos. Si elijo mirar la cruz de Jesucristo, ver mi culpa de autoenfoque, y arrepentirme, esta será mi victoria sobre el mundo, mi propia carne y el diablo. Mirando lo horrible que soy y llevar esa culpa, sólo produce lágrimas de desesperanza. Pero, ¿por qué llevar lo que Cristo ya tomó sobre Sí mismo? Si no mirara la obra de Cristo hecha por mí, y Su gran amor por mí al llevar esa pesada carga de mi pecado sobre Sí mismo, lloraría lágrimas de arrepentimiento por confiar en cualquier cosa que no sea El.

Satanás odia esta posición de la tristeza divina y la pervierte para que parezca su propio estado deprimido. Ve a la distancia y bájalo todo. Arrepiéntete de cualquier problema cardíaco que no esté justo ante Dios. Traerá nueva vida de esa muerte. El enemigo quiere que te quedes deprimido, pero Dios te llama a dejar todo atrás y levantarte con él.

Un arma para la guerra:

La Palabra del Señor es nuestra arma contra las mentiras del enemigo. Antes de que el blues la tristeza vuelve a atacar, pon estos versículos a la memoria:

Jehová mandará su bondad durante el día, y en la noche su canto estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.

Le diré a Dios mi roca: ¿Por qué me has olvidado? ¿por qué voy de luto por la opresión del enemigo?

¿Por qué eres echado, oh alma mía? y por qué estás desquitado dentro de mí? espero que estés en Dios, porque aún lo alabaré, que es la salud de mi rostro, y de mi Dios.

—Salmos 42:8, 9-11—

No permitas que Satanás otro día de falsa condenación; ¡más bien, ir la distancia en el arrepentimiento y la tristeza divina que conduce a la vida!

"Porque el dolor divino produce un arrepentimiento que conduce a la salvación sin remordimientos, mientras que el dolor del mundo produce la muerte" (2 Corintios 7:10, ESV).

5. Mira hacia arriba y levántate

Después del arrepentimiento, el arma más poderosa contra colgar la cabeza en el desaliento es mirar hacia arriba y ver Quién nos está mirando. Un vistazo de Él derretirá cualquier cosa azul en nosotros, al verlo por Quién de verdad es. Dios es nuestra mayor fuerza y la fuente que nos puede brindar ánimo en todo momento. 

Cuando oramos, "Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre ..." tenemos que parar y realmente mirar y pensar en ese nombre. Sus nombres reflejan su carácter que es plenamente confiable. Estos son algunos que deberían levantar la cabeza cansada:

Quién sostiene mi cabeza

"Pero tú, oh Jehová, eres un escudo para mí; mi gloria, y el levantador de mi cabeza" (Salmos 3:3).

Mi libertador

"Como está escrito, saldrá Allí de Sion, el Libertador"(Romanos 11:26).

Dios de todo consuelo

"Bendito sea Dios, incluso el Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias, y el Dios de todo consuelo"(2 Corintios 1:3).

Mi ayuda y mi escudo

"Ustedes que temen a Jehová, ¡confíen en Jehová! Él es su ayuda y su escudo"

Mi fuerza y mi canción

"He aquí, Dios es mi salvación; Confiaré, y no tendré miedo, porque Jehová JEHOVAH es mi fuerza y mi canto; también se ha convertido en mi salvación"(Isaías 12:2).

"... entregarse plenamente al Señor, que es el levantador de su cabeza."

Es la naturaleza de Dios elevarse, fortalecerse y fortalecerse. Es quien está en ti. Y más grande es el que está en ti, que cualquier cosa o cualquier mentira que te susurraste al oído. Es Jesús quien nos eleva por encima de lo que trata de derrotarnos. Su perspectiva más alta, no mi perspectiva humildemente derrotada, es la verdad a la que nos aferramos. Debemos cerrar los oídos a las mentiras.

No necesitas el consejo del mundo para, más bien, entrégate plenamente al Señor, que es quién sostiene nuestra cabeza. Él es Aquel que viene en su estado más débil para elevarte y fortalecerte en el poder de Su poder. ¡A Él sea la gloria, el honor y la alabanza para siempre!

Cuando tu cabeza esté baja y sientas el peso del mundo debido a tus circunstancias, tus miedos, tus fracasos, tus enemigos o tristezas que no se despiden, recuerda esto: tienes a alguien que está listo para levantarte por encima de todas estas cosas y sentarte junto a Él para que puedas ver desde Su vista. Tiene el control de todas las cosas que te conciernen. Él te levantará a medida que le des todas las cosas a Él.

En lugar de golpearte a ti mismo, golpea la fatiga invernal, levántate y sigue a Cristo mientras te lleva a ti y a tus hijos a la cruz mientras los guardas en casa donde pertenecen. Cristo 
Jesús y su esperanza y salvación son la fuente que nos pueden brindar ánimo en todo momento de la vida. 

----------------------------------------------

Deborah Wuehler es Editora Senior de TOS, esposa de Richard, con ocho hijos de 27 a 10 años. Ella escribe para The Homeschool Minute (www.TheHomeschoolMinute.com), está en YouTube con Schoolhouse Devotions, ¡señalando a las familias de la escuela en casa a Cristo mientras guardan a sus hijos en casa donde pertenecen!

Copyright 2018, The Old Schoolhouse®. Usado con permiso. Todos los derechos reservados por el Autor. Originalmente apareció en la edición de invierno de 2018 de The Old Schoolhouse® Revista, la publicación comercial para las madres de la escuela en casa. Leer The Old Schoolhouse® Revista gratis en www.TOSMagazine.com,o descargar las aplicaciones de lectura gratuitas en www.TOSApps.com para dispositivos móviles. Lee la HISTORIA de The Old Schoolhouse® Revista y cómo llegó a ser.