Escrito por: Heather Riggleman

Mientras estaba sentada en el consultorio de mi médico, ella ya podía observar que la medicación que me había recetado para mi ansiedad estaba haciendo una diferencia.

“No sabía que la vida podría ser así. No me asusta que mis hijos jueguen afuera en el patio delantero. No estoy aterrorizada por pensamientos acelerados por la noche. No siento que estoy en modo de 'lucha o huida'. Y estas son solo las pequeñas cosas”, comenté.

Durante años he vivido con depresión y tomé mis medicamentos fielmente. Pero la vida aún era difícil debido a la ansiedad. En el momento en que no me di cuenta de que era ansiedad, estaba convencida de que había un problema de salud grave. Busqué un médico y luego un consejero después de que un amigo sugirió este tipo de intervención.

Estaba harta de que todos me dijeran: “Solo cree más. Solo ten más fe. Solo reza por eso más”.

La ansiedad no es tan simple porque a menudo se malinterpreta simplemente que una persona está demasiado estresada. Hay una clara diferencia entre el pecado de ansiedad y el trastorno de ansiedad de salud mental que se caracteriza por cambios físicos en el cerebro.

La ansiedad es un problema de salud mental y espiritual.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un trastorno de salud mental caracterizado por sentimientos de preocupación, o miedo que son lo suficientemente fuertes como para interferir con las actividades diarias. A menudo incluye ataques de pánico, trastorno de estrés postraumático y trastorno obsesivo compulsivo.

Para personas como yo, la ansiedad va de la mano con la depresión y no estoy solo. Lamentablemente, los trastornos de ansiedad están en aumento, lo que hace que sea crítico para la Iglesia comprender la epidemia en nuestras manos.

De acuerdo con la Asociación de Ansiedad y Depresión de América:

Los trastornos de ansiedad son la enfermedad mental más común en los EE. UU. Y afectan a 40 millones de adultos en los Estados Unidos de 18 años o más, o el 18.1% de la población cada año.

Los trastornos de ansiedad son altamente tratables, sin embargo, solo el 36.9% de los que sufren reciben tratamiento.

Las personas con un trastorno de ansiedad tienen de tres a cinco veces más probabilidades de ir al médico y seis veces más probabilidades de ser hospitalizados por trastornos psiquiátricos que aquellos que no sufren de trastornos de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad se desarrollan a partir de un conjunto complejo de factores de riesgo, que incluyen la genética, la química del cerebro, la personalidad y los eventos de la vida.

Cómo lidiar con la ansiedad

Ahora que hemos establecido que la ansiedad no es un problema falso o tonto. La siguiente pregunta es: ¿Cómo lidiamos con la ansiedad? Quizás antes de que podamos responder la pregunta, necesitamos entender el panorama general.

Nuestro cerebro y alma espiritual son interdependientes el uno del otro en formas que no podemos ver completamente.

Esto significa que existen estrategias físicas y espirituales que se ocupan de la condición de nuestro cerebro y alma.

Dios puede sanar ambos tipos de ansiedad. Depende de nosotros discernir y buscar consejo sabio para el mejor camino a seguir para superar la ansiedad con Dios.

1. Entrega tu vida y tus pensamientos a Cristo

Billy Graham dijo una vez: "En el mejor de los casos, la ansiedad nos distrae de nuestra relación con Dios y la verdad de que Él es" Señor del cielo y de la tierra" (Mateo 11:25). En el peor de los casos, la ansiedad es una enfermedad paralizante, que se apodera de nuestras mentes y sumerge nuestros pensamientos en la oscuridad".

La Biblia continúa diciéndonos en el libro de Filipenses, capítulo 4, “pero en todo por medio de la oración y la súplica con acción de gracias, que sus peticiones se den a conocer a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús ".

El primer paso para liberarse de la ansiedad es dar tu vida a Jesucristo. Una vez que haya dado este paso, el siguiente es practicar la fijación de sus pensamientos sobre Cristo y sus promesas (Juan 14: 2-3).

En el campo de batalla de nuestras mentes, debemos practicar la conciencia de nuestros pensamientos y llevarlos cautivos.

“Finalmente, hermanos, lo que sea verdad, lo que sea honorable, lo que sea justo, lo que sea puro, lo que sea encantador, lo que sea encomiable, si hay alguna excelencia, si hay algo digno de elogio, piensen en estas cosas. Lo que has aprendido, recibido, escuchado y visto en mí, practica estas cosas, y el Dios de la paz estará contigo” (Filipenses 4: 8-9, NVI).

2. Pida la oración de la unción

Es importante que los cristianos entiendan, la ansiedad nos cambia. Cambia nuestra percepción. Desafía nuestros cuerpos físicos.

Sabemos que no hay una explicación lógica para la adrenalina que bombea por nuestras venas como si estuviéramos huyendo de un Apocalipsis Zombi. Sabemos que debemos rezar nuestras preocupaciones. Sabemos que debemos ir a Dios y descansar nuestros pensamientos en Cristo.

Sabemos que hay un campo de batalla en nuestras mentes y cuerpos. Sabemos que no es una cosa de Filipenses 4. Sabemos que no tiene sentido. Sin embargo, podemos pedir oración de unción.

Podemos pedir a nuestros hermanos y hermanas en Cristo que dejen de lado sus suposiciones y apoyen sus manos sobre nosotros. Podemos pedir eso. Podemos pedir ayuda.

3. El evangelio lo es todo

Para aquellos de nosotros que vivimos con ansiedad, sentimos que nuestros sentimientos y pensamientos están intentando matarnos activamente. Al mismo tiempo, también sabemos que nuestros sentimientos pueden mentir y que no se puede confiar en ellos.

La sensación de temor y pánico envía nuestros corazones al cuello y al estómago.

La sensación de muerte inminente es más que agotadora. Pero tenemos un ancla.

Mientras nuestros sentimientos intentan desahogarnos, el evangelio nos ancla. Es nuestra línea de vida. Sabemos que Dios nos eligió antes de la creación de este mundo, también sabemos que vivimos en un mundo caído.

Sabemos sin lugar a dudas que Dios está con nosotros. Él no quiere que suframos y puede sanarnos. Lo que no sabemos es cómo nos curará,pero sabemos que con Dios podemos superar la ansiedad.

4. El autocuidado es el cuidado de Dios

La ansiedad surge cuando menos lo esperamos. Ocurre cuando ponemos demasiado en nuestros platos. Cuando nos apresuramos, ajetreados, ocupados, haciendo demasiado, si, demasiado. Nuestro cuerpo no conoce otra forma más que decir no. Y nuestros cuerpos se apagan de maneras que no esperamos.

Dios no nos diseñó para apresurarnos 24-7. Nos diseñó para estar quietos y saber. 'Estar quieto' significa descansar en la presencia de Dios. Este versículo no fue escrito en el contexto de tomar un día de spa. Fue escrito en el contexto de la guerra.

El significado del Salmos significa detener, dejar de luchar y dejar de pelear. Significa reconocer quién es nuestro Dios y estar asombrado de él. Diariamente debemos aprender a estar quietos ante nuestro Señor.

Evita que el mundo gire fuera de su eje dentro de nuestras mentes. Eso significa no ocuparse, no apresurarse. Debemos priorizar nuestro tiempo con Él y escuchar lo que nuestros cuerpos necesitan.

Descansa, haz ejercicio, una buena rutina para acostarte, duerme ocho horas y consume alimentos curativos. Así es cómo luchamos contra la batalla de la ansiedad.

5. Busque el trío de abogados

Hay tres profesionales con los que debes reunirte para combatir la ansiedad. Tu médico, tu consejero y tu pastor.

Una vez que hayas visitado a tu médico para averiguar si se trata de un desequilibrio químico en su cerebro, el siguiente paso es su Pastor, o su asesor espiritual de confianza, para obtener orientación espiritual, responsabilidad y oración. El siguiente profesional es crítico: un consejero bíblico.

La terapia de conversación cognitiva basada en los valores cristianos bíblicos es importante. De acuerdo con la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, los tratamientos actuales para las enfermedades mentales tienen una efectividad del 70% al 90% para reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

También afirman que la identificación temprana es primordial. Reduce el riesgo de daño adicional al cerebro. La intervención temprana también produce una curación más rápida.

¿Puede Dios sanar mi ansiedad?

¿Será siempre una espina a nuestro lado, como yo? Vivo con un trastorno fisiológico de depresión y ansiedad.

Ha sido mi cruz para arrojar luz sobre el estigma de la salud mental, el suicidio y la Iglesia. Ha sido mi plataforma para llevar la verdad a quienes viven con el trastorno y cerrar la brecha para aquellos que no lo entienden.

¿Dios nos sanará sobrenaturalmente? ¿Utilizará amigos, consejeros bíblicos, oración intercesora y medicamentos? Se sabe que Dios sana todas estas formas, a veces es una combinación. De la mano de Dios podemos superar la ansiedad. 

Escrituras para la ansiedad

Hubo momentos a lo largo de mi camino hacia la curación donde todo lo que pude hacer fue sostener mi Biblia y me trajo mucho consuelo. Las promesas de Dios hicieron eco en mi mente tan a menudo como el pánico, la depresión y el miedo. Con el tiempo, comencé a sanar mientras trabajaba en el asesoramiento, me reuní con la esposa de mi pastor, mis amigos, tomé mi medicamento y aprendí a estar quieto ante Dios.

Aquí hay algunos versículos clave que ayudarán a disminuir el miedo y señalarán su corazón a Dios.

¿No te he mandado? Sé fuerte y valiente. No te asustes; no te desanimes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas. Josué 1: 9

Porque Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder y de amor y de una mente sana. 2 Timoteo 1: 7

No hay miedo en el amor. Pero el amor perfecto expulsa el miedo, porque el miedo tiene que ver con el castigo. El que teme no se perfecciona en el amor. 1 Juan 4:18

Cuando la ansiedad era grande dentro de mí, tu consuelo trajo alegría a mi alma. Salmos 94:19

Pero ahora, esto es lo que el Señor dice ... No temas, porque te he redimido; Te he llamado por tu nombre; tú eres mío.  Isaías 43: 1

-----------------------------------------------------------

Heather Riggleman llama a Nebraska a casa (Hey, no es para todos) con sus tres hijos y su esposo de 20 años. Ella escribe para traer verdades audaces al matrimonio, la carrera, la salud mental, la fe, las relaciones, la celebración y la angustia. Heather es una ex periodista galardonada a nivel nacional y es autora de Mamá Necesita un Descanso y Hablemos de Oración. Su trabajo ha sido presentado en Ministerios 31 Proverbios, MOPS, Mujeres Cristianas Hoy y Enfócate en la familia. Puede encontrarla en www.heatherriggleman.com.

 


Heather Riggleman is an award-winning journalist and a regular contributor for Crosswalk. She calls Nebraska home with her three kids and a husband of 22 years. She believes Jazzercise, Jesus, and tacos can fix anything and not necessarily in that order! She is author of I Call Him By Name Bible Study, the Bold Truths Prayer Journal,  Mama Needs a Time Out, and a contributor to several books. You can find her at www.heatherriggleman.com or on Facebook.