Escrito por: Michael Jakes

«Pero vayan a decirles a los discípulos y a Pedro: Él va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo”».  (Marcos 16:7).

Aquí vemos uno de los pasajes más reconfortantes de toda la Biblia. Resuena con toda la gracia, misericordia y compasión que solo está disponible a través del Señor. También revela el verdadero corazón de nuestro Salvador, ya que Él expone una de sus cualidades más esenciales que debería llevar una alabanza a nuestros labios diariamente. Sin este atributo distintivo, nos resultaría más difícil vivir el tipo de vida que sería agradable al Señor.

¿Cuál es esta cualidad esencial? Es perdón. Si bien la palabra no aparece en este versículo, sus huellas digitales están por todas partes. Podemos ver este acto divino en la simple frase, “y a Pedro”.

Durante la temporada más dolorosa de su vida, podemos concluir con seguridad que Pedro puede haberse sentido como una paria. La severidad de lo que había hecho no se puede negar. Había negado haber conocido a su Señor. Las Escrituras registran las acciones de Pedro y los discípulos en esta fatídica noche:

“Pero todo esto se hizo para que se cumplieran las Escrituras de los profetas. Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. Y los que se habían apoderado de Jesús lo llevaron a Caifás, el sumo sacerdote, donde se reunieron los escribas y los ancianos. Pero Pedro lo siguió de lejos al palacio del sumo sacerdote, y entró y se sentó con los sirvientes para ver el final” (Mateo 26: 56-58).

El perdón de Dios llega hasta donde estamos

El pecado de Pedro fue producto de su orgullo y testaruda voluntad. El orgullo es ese lugar elevado en el que vivimos cuando nos percibimos como algo que no somos. Puede ser muy sutil y debemos tener cuidado de no permitir que esta actitud nos alcance.

La Biblia dice que un hombre debe tener cuidado cuando cree que está de pie, porque una caída es inminente (1 Corintios 10:12). Aunque sabemos que tenía buenas intenciones, se puede decir que Peter era un hombre que tenía una gran opinión de sí mismo y de su creencia de que se quedaría al lado del Señor hasta el final:

“—Señor —respondió Pedro—, estoy dispuesto a ir contigo tanto a la cárcel como a la muerte.” Lucas 22:33

Con su orgullo como catalizador, haría está orgullosa proclamación. Junto con las sobrias y proféticas palabras de Jesús para él, se vería sumido en la desesperación personal al abandonar la escena de su crimen:

“Entonces Pedro se acordó de lo que Jesús había dicho: «Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces». Y saliendo de allí, lloró amargamente.”  Mateo 26:75

Puedo ver a Pedro huyendo y llorando sin control, como lo indican las Escrituras, y buscando salir de su dilema. Satanás debe haber traído a su mente lo que Jesús le dijo, intentando hacerle lo que le había hecho a Judas; pero este no fue el caso porque a pesar de este horrible pecado, Pedro nunca perdió su fe. Cuando Jesús pronunció las palabras, “dile a Sus discípulos y a Pedro”, señaló a todos que, aunque Pedro se había separado, Cristo lo había recibido. Ahora eran las palabras de Jesús para él lo que sucedería:

“Simón, Simón, mira que Satanás ha podido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo. Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos.” Lucas 22:31-32

¿Cómo nos afecta todo esto? Si no tenemos cuidado, Satanás puede usar nuestro pecado no confesado contra nosotros. No ha cambiado sus tácticas. Él desea tenernos y sacudirnos hasta un punto en el que nos sentimos tan frustrados que le damos la espalda al Señor. Pero como Pedro, debemos buscar refugio en los brazos de nuestro amoroso Salvador.

Pero, ¿hasta qué punto se extiende su perdón? ¿Y cuánto podemos esperar que Él nos perdone?

El perdón de Dios llega hasta donde estamos

Estoy pensando en el gran rey David. Lo conocemos como un hombre según el corazón de Dios. Pero ¿qué significa esto? Significa que David, en su esencia, sabía quién era su Dios y deseaba vivir en obediencia a Él. Había vivido una vida marcada por la confianza. Una lectura cuidadosa de los Salmos confirma el gran amor que tenía por Dios y su Palabra. Este amor y confianza lo llevarían a través de sus días difíciles.

Este rey guerrero eventualmente “iría contra la corriente” y pecaría mucho. En una temporada particular, se quedaría en casa, en lugar de estar en el campo con sus hombres, y sumirse en meses de desesperación. Este pecado lo deprimiría, pero Dios lo alcanzaría, tal como lo hace con nosotros.

Si alguna vez has pensado que has caído tan bajo que no puedes levantarte, es el Espíritu de Dios el que te traerá de regreso. Lo hace porque anhela perdonarnos y devolvernos a la comunión adecuada con Él. El perdón de Dios llegará hasta donde estamos:

“Porque tus flechas me han atravesado, y sobre mí ha caído tu mano. Por causa de tu indignación no hay nada sano en mi cuerpo; por causa de mi pecado mis huesos no hallan descanso. Mis maldades me abruman, son una carga demasiado pesada. Por causa de mi insensatez mis llagas hieden y supuran. 6 Estoy agobiado, del todo abatido; todo el día ando acongojado.” Salmos 38:2-6

Estos versículos preocupantes nos muestran las profundidades a las que podemos caer, y los crudos efectos de la convicción en el cuerpo, el espíritu y la mente. La condena no está destinada a serlo, pero puede ser una experiencia dolorosa, especialmente cuando elegimos luchar contra ella. Leemos más del Salmos 32:

“Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día. 4 Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Selah 5 Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al SEÑOR», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado. Selah” Salmos 32:3-5

El Señor llega a dónde estamos y está listo para perdonarnos cuando reconocemos y admitimos que hemos pecado.

Citaré un caso final para revelar que no hay límite para el perdón de Dios; no importa cuán extremo sea el caso. Quizás nunca has estado en ese estado, pero ilustrará que no importa cuán lejos haya llegado un individuo, el perdón de Dios está disponible.

El perdón de Dios llega a donde estamos

“Tan pronto como desembarcó Jesús, un hombre poseído por un espíritu maligno le salió al encuentro de entre los sepulcros. Este hombre vivía en los sepulcros, y ya nadie podía sujetarlo, ni siquiera con cadenas. Muchas veces lo habían atado con cadenas y grilletes, pero él los destrozaba, y nadie tenía fuerza para dominarlo. Noche y día andaba por los sepulcros y por las colinas, gritando y golpeándose con piedras.” (Marcos 5: 2-5).

No se nos dice cómo este hombre terminó en esta condición. Lo que sea que le haya pasado, ya no tenía el control de sí mismo. Cualquiera que haya estado en medio de una adicción de cualquier tipo comprendería en cierta medida la difícil situación de este hombre. De ninguna manera quiero decir que esa adicción es igual a posesión, porque no es así; Sin embargo, ambas condiciones necesitan liberación sobrenatural del Señor. Este evento no es solo una clara evidencia del poder del Señor para sanar y restaurar, sino que también nos dice que no importa cuán lejos haya llegado un individuo, porque Su perdón es ilimitado. Seguimos leyendo:

“Llegaron a donde estaba Jesús, y cuando vieron al que había estado poseído por la legión de demonios, sentado, vestido y en su sano juicio, tuvieron miedo” (Marcos 5:15)

Este hombre ahora estaba disfrutando de los resultados directos de lo que el Señor había hecho por él. ¿Qué hizo exactamente Él?

“Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: —Vete a tu casa, a los de tu familia, y diles todo lo que el Señor ha hecho por ti y cómo te ha tenido compasión.” (Marcos 5:19).

La marca de la compasión de Dios es el perdón. Por eso somos consolados, y por eso somos restaurados.

¿Cuál es tu historia? ¿Se ha mostrado amable contigo? Estoy seguro de que lo ha hecho. Solo en la eternidad veremos y comprenderemos plenamente la asombrosa medida de su perdón.

“Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al SEÑOR, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia.” Isaías 55:7

Agradézcale hoy por el abundante perdón de Dios hacia usted. ¡Es digno!

-------------------------------------------------------------------------

Michael Jakes es pastor asociado, maestro bíblico y escritor. Es cofundador de los ministerios “Esa es la palabra”, un alcance ¡claramente centrado en la Cruz! También ha estado activo en el ministerio juvenil durante más de 30 años, y presenta dos podcasts semanales en vivo, “La Biblia de palabra viva” y “El Estudio Bíblico Cutting it right”. Michael es el autor de Las Luces en la Ventana, un libro relacionado con la necesidad de evangelizar de la Iglesia. Michael y su esposa Eddye han estado casados durante 40 años y residen en Nueva York. Puedes seguirlo en Youtube y escuchar sus podcasts en Spreaker.

Michael Jakes is an Associate Pastor, Bible teacher, and writer. He is co-founder of That’s The Word! Ministries, a distinctly Cross-centered outreach. He has also been active in youth ministry for over 30 years, and hosts two live weekly podcasts, "The Bible Speaks Live," and "The Cutting It Right Bible Study." Michael is the author of, The Lights In The Windows, a book concerned with the need for the Church to evangelize. Michael and his wife Eddye have been married for 40 years, and reside in New York. You can follow him on Youtube and listen to his podcasts on Spreaker.