1 ESTOS son los reyes de la tierra que los hijos de Israel hirieron, y cuya tierra poseyeron de la otra parte del Jordán al nacimiento del sol, desde el arroyo de Arnón hasta el monte Hermón, y toda la llanura oriental: 2 Sehón rey de los Amorrheos, que habitaba en Hesbón, y señoreaba desde Aroer, que está á la ribera del arroyo de Arnón, y desde en medio del arroyo, y la mitad de Galaad, hasta el arroyo Jaboc, el término de los hijos de Ammón; 3 Y desde la campiña hasta la mar de Cinneroth, al oriente; y hasta la mar de la llanura, el mar Salado, al oriente, por el camino de Beth-jesimoth; y desde el mediodía debajo de las vertientes del Pisga. 4 Y los términos de Og rey de Basán, que había quedado de los Rapheos, el cual habitaba en Astaroth y en Edrei, 5 Y señoreaba en el monte de Hermón, y en Salca, y en todo Basán hasta los términos de Gessuri y de Maachâti, y la mitad de Galaad, término de Sehón rey de Hesbón. 6 A estos hirieron Moisés siervo de Jehová y los hijos de Israel; y Moisés siervo de Jehová dió aquella tierra en posesión á los Rubenitas, Gaditas, y á la media tribu de Manasés. 7 Y estos son los reyes de la tierra que hirió Josué con los hijos de Israel, de esta parte del Jordán al occidente, desde Baal-gad en el llano del Líbano hasta el monte de Halac que sube á Seir; la cual tierra dió Josué en posesión á las tribus de Israel, conforme á sus repartimientos; 8 En montes y en valles, en llanos y en vertientes, al desierto y al mediodía; el Hetheo, y el Amorrheo, y el Cananeo, y el Pherezeo, y el Heveo, y el Jebuseo. 9 El rey de Jericó, uno: el rey de Hai, que está al lado de Beth-el, otro: 10 El rey de Jerusalem, otro: el rey de Hebrón, otro: 11 El rey de Jarmuth, otro: el rey de Lachîs, otro: 12 El rey de Eglón, otro: el rey de Gezer, otro: 13 El rey de Debir, otro: el rey de Geder, otro: 14 El rey de Horma, otro: el rey de Arad, otro: 15 El rey de Libna, otro: el rey de Adullam, otro: 16 El rey de Maceda, otro: el rey de Beth-el, otro: 17 El rey de Tappua, otro: el rey de Hepher, otro: 18 El rey de Aphec, otro: el rey de Lasarón, otro: 19 El rey de Madón, otro: el rey de Hasor, otro: 20 El rey de Simrom-meron, otro: el rey de Achsaph, otro: 21 El rey de Taanach, otro: el rey de Megiddo, otro: 22 El rey de Chêdes, otro: el rey de Jocneam de Carmel, otro: 23 El rey de Dor, de la provincia de Dor, otro; el rey de Gentes en Gilgal, otro: 24 El rey de Tirsa, otro: treinta y un reyes en todo.
1 Y SIENDO Josué ya viejo, entrado en días, Jehová le dijo: Tú eres ya viejo, de edad avanzada, y queda aún muy mucha tierra por poseer. 2 Esta es la tierra que queda; todos los términos de los Philisteos, y toda Gessuri; 3 Desde Sihor, que está delante de Egipto, hasta el término de Accarón al norte, repútase de los Cananeos: cinco provincias de los Philisteos; los Gazeos, Asdodios, Ascalonitas, Getheos, y Accaronitas; y los Heveos; 4 Al mediodía toda la tierra de los Cananeos, y Mehara que es de los Sidonios, hasta Aphec, hasta el término del Amorrheo; 5 Y la tierra de los Gibleos, y todo el Líbano hacia donde sale el sol, desde Baal-gad á las raíces del monte Hermón, hasta entrar en Hamath; 6 Todos los que habitan en las montañas desde el Líbano hasta las aguas calientes, todos los Sidonios; yo los desarraigaré delante de lo hijos de Israel: solamente repartirás tú por suerte el país á los Israelitas por heredad, como te he mandado. 7 Parte, pues, tú ahora esta tierra en heredad á las nueve tribus, y á la media tribu de Manasés. 8 Porque la otra media recibió su heredad con los Rubenitas y Gaditas, la cual les dió Moisés de la otra parte del Jordán al oriente, según que se la dió Moisés siervo de Jehová: 9 Desde Aroer, que está á la orilla del arroyo de Arnón, y la ciudad que está en medio del arroyo, y toda la campiña de Medeba, hasta Dibón; 10 Y todas las ciudades de Sehón rey de los Amorrheos, el cual reinó en Hesbón, hasta los términos de los hijos de Ammón; 11 Y Galaad, y los términos de Gessuri, y de Maachâti, y todo el monte de Hermón, y toda la tierra de Basán hasta Salchâ: 12 Todo el reino de Og en Basán, el cual reinó en Astaroth y Edrei, el cual había quedado del residuo de los Rapheos; pues Moisés los hirió, y echó. 13 Mas á los de Gessuri y Maachâti no echaron los hijos de Israel; antes Gessur y Maachât habitaron entre los Israelitas hasta hoy. 14 Empero á la tribu de Leví no dió heredad: los sacrificios de Jehová Dios de Israel son su heredad, como él les había dicho. 15 Dió, pues, Moisés á la tribu de los hijos de Rubén conforme á sus familias: 16 Y fué el término de ellos desde Aroer, que está á la orilla del arroyo de Arnón, y la ciudad que está en medio del arroyo, y toda la campiña, hasta Medeba; 17 Hesbón, con todas sus villas que están en la llanura; Dibón, y Bamoth-baal, y Beth-baal-meón; 18 Y Jaas, y Keddemoth, y Mephaath, 19 Y Chîriataim, y Sibma, y Zerethshahar en el monte del valle; 20 Y Beth-peor, y Asdoth-pisga, y Beth-jesimoth; 21 Y todas las ciudades de la campiña, y todo el reino de Sehón rey de los Amorrheos, que reinó en Hesbón, al cual hirió Moisés, y á los príncipes de Madián, Hevi, Recem, y Sur, y Hur, y Reba, príncipes de Sehón que habitaban en aquella tierra. 22 También mataron á cuchillo los hijos de Israel á Balaam adivino, hijo de Beor, con los demás que mataron. 23 Y fueron los términos de los hijos de Rubén el Jordán con su término. Esta fué la herencia de los hijos de Rubén conforme á sus familias, estas ciudades con sus villas. 24 Dió asimismo Moisés á la tribu de Gad, á los hijos de Gad, conforme á sus familias. 25 Y el término de ellos fué Jacer, y todas las ciudades de Galaad, y la mitad de la tierra de los hijos de Ammón hasta Aroer, que está delante de Rabba. 26 Y desde Hesbón hasta Ramath-mispe, y Betonim; y desde Mahanaim hasta el término de Debir: 27 Y la campiña de Beth-aram, y Beth-nimra, y Sucoth, y Saphón, resto del reino de Sehón, rey en Hesbón: el Jordán y su término hasta el cabo de la mar de Cinnereth de la otra parte del Jordán al oriente. 28 Esta es la herencia de los hijos de Gad, por sus familias, estas ciudades con sus villas. 29 También dió Moisés herencia á la media tribu de Manasés: y fué de la media tribu de los hijos de Manasés, conforme á sus familias. 30 El término de ellos fué desde Mahanaim, todo Basán, todo el reino de Og rey de Basán, y todas las aldeas de Jair que están en Basán, sesenta poblaciones. 31 Dióse además la mitad de Galaad, y Astaroth, y Edrei, ciudades del reino de Og en Basán, á los hijos de Machîr, hijo de Manasés, á la mitad de los hijos de Machîr conforme á sus familias. 32 Esto es lo que Moisés repartió en heredad en los llanos de Moab, de la otra parte del Jordán de Jericó, al oriente. 33 Mas á la tribu de Leví no dió Moisés heredad: Jehová Dios de Israel es la heredad de ellos como él les había dicho.
1 HIJO mío, guarda mis razones, Y encierra contigo mis mandamientos. 2 Guarda mis mandamientos, y vivirás; Y mi ley como las niñas de tus ojos. 3 Lígalos á tus dedos; Escríbelos en la tabla de tu corazón. 4 Di á la sabiduría: Tú eres mi hermana; Y á la inteligencia llama parienta: 5 Para que te guarden de la mujer ajena, Y de la extraña que ablanda sus palabras. 6 Porque mirando yo por la ventana de mi casa, Por mi celosía, 7 Vi entre los simples, Consideré entre los jóvenes, Un mancebo falto de entendimiento, 8 El cual pasaba por la calle, junto á la esquina de aquella, E iba camino de su casa, 9 A la tarde del día, ya que oscurecía, En la oscuridad y tiniebla de la noche. 10 Y he aquí, una mujer que le sale al encuentro Con atavío de ramera, astuta de corazón, 11 Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; 12 Unas veces de fuera, ó bien por las plazas, Acechando por todas las esquinas. 13 Y traba de él, y bésalo; Desvergonzó su rostro, y díjole: 14 Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; 15 Por tanto he salido á encontrarte, Buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. 16 Con paramentos he ataviado mi cama, Recamados con cordoncillo de Egipto. 17 He sahumado mi cámara Con mirra, áloes, y cinamomo. 18 Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores. 19 Porque el marido no está en casa, Hase ido á un largo viaje: 20 El saco de dinero llevó en su mano; El día señalado volverá á su casa. 21 Rindiólo con la mucha suavidad de sus palabras, Obligóle con la blandura de sus labios. 22 Vase en pos de ella luego, Como va el buey al degolladero, Y como el loco á las prisiones para ser castigado; 23 Como el ave que se apresura al lazo, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasó su hígado. 24 Ahora pues, hijos, oidme, Y estad atentos á las razones de mi boca. 25 No se aparte á sus caminos tu corazón; No yerres en sus veredas. 26 Porque á muchos ha hecho caer heridos; Y aun los más fuertes han sido muertos por ella. 27 Caminos del sepulcro son su casa, Que descienden á las cámaras de la muerte.