1 Y TODA la congregación de los hijos de Israel se juntó en Silo, y asentaron allí el tabernáculo del testimonio, después que la tierra les fué sujeta. 2 Mas habían quedado en los hijos de Israel siete tribus, á las cuales aun no habían repartido su posesión. 3 Y Josué dijo á los hijos de Israel: ¿Hasta cuando seréis negligentes para venir á poseer la tierra que os ha dado Jehová el Dios de vuestros padres? 4 Señalad tres varones de cada tribu, para que yo los envíe, y que ellos se levanten, y recorran la tierra, y la describan conforme á sus heredades, y se tornen á mí. 5 Y la dividirán en siete partes: y Judá estará en su término al mediodía, y los de la casa de José estarán en el suyo al norte. 6 Vosotros, pues, delinearéis la tierra en siete partes, y me traeréis la descripción aquí, y yo os echaré las suertes aquí delante de Jehová nuestro Dios. 7 Empero los Levitas ninguna parte tienen entre vosotros; porque el sacerdocio de Jehová es la heredad de ellos: Gad también y Rubén, y la media tribu de Manasés, ya han recibido su heredad de la otra parte del Jordán al oriente, la cual les dió Moisés siervo de Jehová. 8 Levantándose pues aquellos varones, fueron: y mandó Josué á los que iban para delinear la tierra, diciéndoles: Id, recorred la tierra, y delineadla, y tornad á mí, para que yo os eche las suertes aquí delante de Jehová en Silo. 9 Fueron pues aquellos varones y pasearon la tierra, delineándola por ciudades en siete partes en un libro, y tornaron á Josué al campo en Silo. 10 Y Josué les echó las suertes delante de Jehová en Silo; y allí repartió Josué la tierra á los hijos de Israel por sus porciones. 11 Y sacóse la suerte de la tribu de los hijos de Benjamín por sus familias: y salió el término de su suerte entre los hijos de Judá y los hijos de José. 12 Y fué el término de ellos al lado del norte desde el Jordán: y sube aquel término al lado de Jericó al norte; sube después al monte hacia el occidente, y viene á salir al desierto de Beth-aven: 13 Y de allí pasa aquel término á Luz, por el lado de Luz (esta es Beth-el) hacia el mediodía. Y desciende este término de Ataroth-addar al monte que está al mediodía de Beth-oron la de abajo. 14 Y torna este término, y da vuelta al lado de la mar, al mediodía hasta el monte que está delante de Beth-oron al mediodía; y viene á salir á Chîriath-baal, que es Chîriath-jearim, ciudad de los hijos de Judá. Este es el lado del occidente. 15 Y el lado del mediodía es desde el cabo de Chîriath-jearim, y sale el término al occidente, y sale á la fuente de las aguas de Nephtoa: 16 Y desciende aqueste término al cabo del monte que está delante del valle del hijo de Hinnom, que está en la campiña de los gigantes hacia el norte: desciende luego al valle de Hinnom, al lado del Jebuseo al mediodía, y de allí desciende á la fuente de Rogel: 17 Y del norte torna y sale á Ensemes, y de allí sale á Geliloth, que está delante de la subida de Adummim, y descendía á la piedra de Bohan, hijo de Rubén: 18 Y pasa al lado que está delante de la campiña del norte, y desciende á los llanos: 19 Y torna á pasar este término por el lado de Beth-hogla hacia el norte, y viene á salir el término á la lengua del mar Salado al norte, al cabo del Jordán al mediodía. Este es el término de hacia el mediodía. 20 Y el Jordán acaba aqueste término al lado del oriente. Esta es la heredad de los hijos de Benjamín por sus términos alrededor, conforme á sus familias. 21 Las ciudades de la tribu de los hijos de Benjamín, por sus familias, fueron Jericó, Beth-hogla, y el valle de Casis, 22 Beth-araba, Samaraim, y Beth-el; 23 Y Avim, y Para, y Ophra, 24 Y Cephar-hammonai, Ophni, y Gaba; doce ciudades con sus aldeas: 25 Gabaón, Rama, Beeroth, 26 Y Mizpa, Chephira, y Moza, 27 Recom, Irpeel y Tarala, 28 Y Sela, Eleph, Jebus, que es Jerusalem, Gibeath, y Chîriath; catorce ciudades con sus aldeas. Esta es la heredad de los hijos de Benjamín, conforme á sus familias.
1 LA SEGUNDA suerte salió por Simeón, por la tribu de los hijos de Simeón conforme á sus familias; y su heredad fué entre la heredad de los hijos de Judá. 2 Y tuvieron en su heredad á Beer-seba, Seba, y Molada, 3 Hasar-sual, Bala, y Esem, 4 Heltolad, Betul, y Horma, 5 Siclag, Beth-marchâboth, y Hasar-susa, 6 Beth-lebaoth, y Saruhén; trece ciudades con sus aldeas: 7 Aín, Rimmón, Eter, y Asán; cuatro ciudades con sus aldeas: 8 Y todas las aldeas que estaban alrededor de estas ciudades hasta Baalath-beer, que es Ramat del mediodía. Esta es la heredad de la tribu de los hijos de Simeón, según sus familias. 9 De la suerte de los hijos de Judá fué sacada la heredad de los hijos de Simeón; por cuanto la parte de los hijos de Judá era excesiva para ellos: así que los hijos de Simeón tuvieron su heredad en medio de la de ellos. 10 La tercera suerte salió por los hijos de Zabulón conforme á sus familias: y el término de su heredad fué hasta Sarid. 11 Y su término sube hasta la mar y hasta Merala, y llega hasta Dabbe-seth, y de allí llega al arroyo que está delante de Jocneam. 12 Y tornando de Sarid hacia oriente, donde nace el sol al término de Chisiloth-tabor, sale á Dabrath, y sube á Japhia; 13 Y pasando de allí hacia el lado oriental á Gith-hepher y á Itta-kazin, sale á Rimmón rodeando á Nea; 14 Y de aquí torna este término al norte á Hanatón, viniendo á salir al valle de Iphtael; 15 Y abraza Catah, y Naalal, y Simrón, é Ideala, y Beth-lehem; doce ciudades con sus aldeas. 16 Esta es la heredad de los hijos de Zabulón por sus familias; estas ciudades con sus aldeas. 17 La cuarta suerte salió por Issachâr, por los hijos de Issachâr conforme á sus familias. 18 Y fué su término Izreel, y Chesullot, y Sunem, 19 Y Hapharaim, y Sión, y Anaarath, 20 Y Rabbit, y Chisión, y Ebes, 21 Y Rameth, y En-gannim, y En-hadda y Beth-passes; 22 Y llega este término hasta Tabor, y Sahasim, y Beth-semes; y sale su término al Jordán: diez y seis ciudades con sus aldeas. 23 Esta es la heredad de la tribu de los hijos de Issachâr conforme á sus familias; estas ciudades con sus aldeas. 24 Y salió la quinta suerte por la tribu de los hijos de Aser por sus familias. 25 Y su término fué Helchât, y Halí, y Betén, y Axaph, 26 Y Alammelec, y Amead, y Miseal; y llega hasta Carmel al occidente, y á Sihor-libnath; 27 Y tornando de donde nace el sol á Beth-dagón, llega á Zabulón, y al valle de Iphtael al norte, á Beth-emec, y á Nehiel, y sale á Cabul á la izquierda; 28 Y abraza á Hebrón, y Rehob, y Hammón, y Cana, hasta la gran Sidón; 29 Y torna de allí este término á Horma, y hasta la fuerte ciudad de Tiro, y torna este término á Hosa, y sale á la mar desde el territorio de Achzib: 30 Abraza también Umma, y Aphec, y Rehob: veinte y dos ciudades con sus aldeas. 31 Esta es la heredad de la tribu de los hijos de Aser por sus familias; estas ciudades con sus aldeas. 32 La sexta suerte salió por los hijos de Nephtalí, por los hijos de Nephtalí conforme á sus familias. 33 Y fué su término desde Heleph, y Allón-saananim, y Adami-neceb, y Jabneel, hasta Lacum; y sale al Jordán; 34 Y tornando de allí este término hacia el occidente á Aznot-tabor, pasa de allí á Hucuca, y llega hasta Zabulón al mediodía, y al occidente confina con Aser, y con Judá al Jordán hacia donde nace el sol. 35 Y las ciudades fuertes son Siddim, Ser, y Hamath, Raccath, y Cinneroth, 36 Y Adama, y Rama, y Asor, 37 Y Cedes, y Edrei, y En-hasor, 38 E Irón, y Migdalel, y Horem, y Beth-anath, y Beth-semes: diez y nueve ciudades con sus aldeas. 39 Esta es la heredad de la tribu de los hijos de Nephtalí por sus familias; estas ciudades con sus aldeas. 40 La séptima suerte salió por la tribu de los hijos de Dan por sus familias. 41 Y fué el término de su heredad, Sora, y Estaol, é Ir-semes, 42 Y Saalabín, y Ailón, y Jeth-la, 43 Y Elón, y Timnatha, y Ecrón, 44 Y Eltechê, Gibbethón, y Baalath, 45 Y Jehud, y Bene-berác, y Gath-rimmón, 46 Y Mejarcón, y Raccón, con el término que está delante de Joppa. 47 Y faltóles término á los hijos de Dan; y subieron los hijos de Dan y combatieron á Lesem, y tomándola metiéronla á filo de espada, y la poseyeron, y habitaron en ella; y llamaron á Lesem, Dan, del nombre de Dan su padre. 48 Esta es la heredad de la tribu de los hijos de Dan conforme á sus familias; estas ciudades con sus aldeas. 49 Y después que acabaron de repartir la tierra en heredad por sus términos, dieron los hijos de Israel heredad á Josué hijo de Nun en medio de ellos: 50 Según la palabra de Jehová, le dieron la ciudad que él pidió, Timnath-sera, en el monte de Ephraim; y él reedificó la ciudad, y habitó en ella. 51 Estas son las heredades que Eleazar sacerdote, y Josué hijo de Nun, y los principales de los padres, entregaron por suerte en posesión á las tribus de los hijos de Israel en Silo delante de Jehová, á la entrada del tabernáculo del testimonio; y acabaron de repartir la tierra.
1 «Las sentencias de Salomón.» EL hijo sabio alegra al padre; Y el hijo necio es tristeza de su madre. 2 Los tesoros de maldad no serán de provecho: Mas la justicia libra de muerte. 3 Jehová no dejará hambrear el alma del justo: Mas la iniquidad lanzará á los impíos. 4 La mano negligente hace pobre: Mas la mano de los diligentes enriquece. 5 El que recoge en el estío es hombre entendido: El que duerme en el tiempo de la siega es hombre afrentoso. 6 Bendiciones sobre la cabeza del justo: Mas violencia cubrirá la boca de los impíos. 7 La memoria del justo será bendita: Mas el nombre de los impíos se pudrirá. 8 El sabio de corazón recibirá los mandamientos: Mas el loco de labios caerá. 9 El que camina en integridad, anda confiado: Mas el que pervierte sus caminos, será quebrantado. 10 El que guiña del ojo acarrea tristeza; Y el loco de labios será castigado. 11 Vena de vida es la boca del justo: Mas violencia cubrirá la boca de los impíos. 12 El odio despierta rencillas: Mas la caridad cubrirá todas las faltas. 13 En los labios del prudente se halla sabiduría: Y vara á las espaldas del falto de cordura. 14 Los sabios guardan la sabiduría: Mas la boca del loco es calamidad cercana. 15 Las riquezas del rico son su ciudad fuerte; Y el desmayo de los pobres es su pobreza. 16 La obra del justo es para vida; Mas el fruto del impío es para pecado. 17 Camino á la vida es guardar la corrección: Mas el que deja la reprensión, yerra. 18 El que encubre el odio es de labios mentirosos; Y el que echa mala fama es necio. 19 En las muchas palabras no falta pecado: Mas el que refrena sus labios es prudente. 20 Plata escogida es la lengua del justo: Mas el entendimiento de los impíos es como nada. 21 Los labios del justo apacientan á muchos: Mas los necios por falta de entendimiento mueren. 22 La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella. 23 Hacer abominación es como risa al insensato: Mas el hombre entendido sabe. 24 Lo que el impío teme, eso le vendrá: Mas á los justos les será dado lo que desean. 25 Como pasa el torbellino, así el malo no permanece: Mas el justo, fundado para siempre. 26 Como el vinagre á los dientes, y como el humo á los ojos, Así es el perezoso á los que lo envían. 27 El temor de Jehová aumentará los días: Mas los años de los impíos serán acortados. 28 La esperanza de los justos es alegría; Mas la esperanza de los impíos perecerá. 29 Fortaleza es al perfecto el camino de Jehová: Mas espanto es á los que obran maldad. 30 El justo eternalmente no será removido: Mas los impíos no habitarán la tierra. 31 La boca del justo producirá sabiduría: Mas la lengua perversa será cortada. 32 Los labios del justo conocerán lo que agrada: Mas la boca de los impíos habla perversidades.