89 Para siempre, oh SEÑOR, tu palabra está firme en los cielos.
90 Tu fidelidad permanece por todas las generaciones; tú estableciste la tierra, y ella permanece.
91 Por tus ordenanzas permanecen hasta hoy, pues todas las cosas te sirven.
92 Si tu ley no hubiera sido mi deleite, entonces habría perecido en mi aflicción.
93 Jamás me olvidaré de tus preceptos, porque por ellos me has vivificado.
94 Tuyo soy, Señor, sálvame, pues tus preceptos he buscado.
95 Los impíos me esperan para destruirme; tus testimonios consideraré.
96 He visto un límite a toda perfección; tu mandamiento es sumamente amplio. Mem.
97 ¡Cuánto amo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.
98 Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos, porque son míos para siempre.
99 Tengo más discernimiento que todos mis maestros, porque tus testimonios son mi meditación.
100 Entiendo más que los ancianos, porque tus preceptos he guardado.
101 De todo mal camino he refrenado mis pies, para guardar tu palabra.
102 No me he desviado de tus ordenanzas, porque tú me has enseñado.
103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!, más que la miel a mi boca.
104 De tus preceptos recibo entendimiento, por tanto aborrezco todo camino de mentira. Nun.
105 Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino.
106 He jurado, y lo confirmaré, que guardaré tus justas ordenanzas.
107 Estoy profundamente afligido; SEÑOR, vivifícame conforme a tu palabra.
108 Te ruego aceptes las ofrendas voluntarias de mi boca, oh SEÑOR, y enséñame tus ordenanzas.
109 En peligro continuo está mi vida, con todo, no me olvido de tu ley.
110 Los impíos me han tendido lazo, pero no me he desviado de tus preceptos.
111 Tus testimonios he tomado como herencia para siempre, porque son el gozo de mi corazón.
112 He inclinado mi corazón para cumplir tus estatutos por siempre, y hasta el fin. Sámec.
113 Aborrezco a los hipócritas, empero amo tu ley.
114 Tú eres mi escondedero y mi escudo; en tu palabra espero.
115 Apartaos de mí, malhechores, para que guarde yo los mandamientos de mi Dios.
116 Sostenme conforme a tu promesa, para que viva, y no dejes que me averguence de mi esperanza.
117 Sostenme, para estar seguro, y que continuamente preste atención a tus estatutos.
118 Has rechazado a todos los que se desvían de tus estatutos, porque su engaño es en vano.
119 Como escoria has quitado de la tierra a todos los impíos, por tanto amo tus testimonios.
120 Mi carne se estremece por temor a ti, y de tus juicios tengo miedo. Ayin.
121 He practicado el juicio y la justicia; no me abandones a mis opresores.
122 Sé fiador de tu siervo para bien; que no me opriman los soberbios.
123 Desfallecen mis ojos por tu salvación, y por la promesa de tu justicia.
124 Haz con tu siervo según tu misericordia, y enséñame tus estatutos.
125 Yo soy tu siervo, dame entendimiento para que conozca tus testimonios.
126 Es tiempo de que actúe el SEÑOR, porque han quebrantado tu ley.
127 Por tanto, amo tus mandamientos más que el oro, sí, más que el oro fino.
128 Por tanto, estimo rectos todos tus preceptos acerca de todas las cosas, y aborrezco todo camino de mentira. Pe.
129 Maravillosos son tus testimonios, por lo que los guarda mi alma.
130 La exposición de tus palabras imparte luz; da entendimiento a los sencillos.
131 Abrí mi boca y suspiré, porque anhelaba tus mandamientos.
132 Vuélvete a mí y tenme piedad, como acostumbras con los que aman tu nombre.
133 Afirma mis pasos en tu palabra, y que ninguna iniquidad me domine.
134 Rescátame de la opresión del hombre, para que yo guarde tus preceptos.
135 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo, y enséñame tus estatutos.
136 Ríos de lágrimas vierten mis ojos, porque ellos no guardan tu ley. Tsade.
137 Justo eres tú, SEÑOR, y rectos tus juicios.
138 Has ordenado tus testimonios con justicia, y con suma fidelidad.
139 Mi celo me ha consumido, porque mis adversarios han olvidado tus palabras.
140 Es muy pura tu palabra, y tu siervo la ama.
141 Pequeño soy, y despreciado, mas no me olvido de tus preceptos.
142 Tu justicia es justicia eterna, y tu ley verdad.
143 Angustia y aflicción han venido sobre mí, mas tus mandamientos son mi deleite.
144 Tus testimonios son justos para siempre; dame entendimiento para que yo viva. Cof.
145 He clamado con todo mi corazón; ¡respóndeme, SEÑOR! Guardaré tus estatutos.
146 A ti clamé; sálvame, y guardaré tus testimonios.
147 Me anticipo al alba y clamo; en tus palabras espero.
148 Mis ojos se anticipan a las vigilias de la noche, para meditar en tu palabra.
149 Oye mi voz conforme a tu misericordia; vivifícame, oh SEÑOR, conforme a tus ordenanzas.
150 Se me acercan los que siguen la maldad; lejos están de tu ley.
151 Tú estás cerca, SEÑOR, y todos tus mandamientos son verdad.
152 Desde hace tiempo he sabido de tus testimonios, que para siempre los has fundado. Resh.
153 Mira mi aflicción y líbrame, porque no me olvido de tu ley.
154 Defiende mi causa y redímeme; vivifícame conforme a tu palabra.
155 Lejos está de los impíos la salvación, porque no buscan tus estatutos.
156 Muchas son, oh SEÑOR, tus misericordias; vivifícame conforme a tus ordenanzas.
157 Muchos son mis perseguidores y mis adversarios, pero yo no me aparto de tus testimonios.
158 Veo a los pérfidos y me repugnan, porque no guardan tu palabra.
159 Mira cuánto amo tus preceptos; vivifícame, SEÑOR, conforme a tu misericordia.
160 La suma de tu palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna. Sin.
161 Príncipes me persiguen sin causa, pero mi corazón teme tus palabras.
162 Me regocijo en tu palabra, como quien halla un gran botín.
163 Aborrezco y desprecio la mentira, pero amo tu ley.
164 Siete veces al día te alabo, a causa de tus justas ordenanzas.
165 Mucha paz tienen los que aman tu ley, y nada los hace tropezar.
166 Espero tu salvación, SEÑOR, y cumplo tus mandamientos.
167 Mi alma guarda tus testimonios, y en gran manera los amo.
168 Guardo tus preceptos y tus testimonios, porque todos mis caminos están delante de ti. Tau.
169 Llegue mi clamor ante ti, SEÑOR; conforme a tu palabra dame entendimiento.
170 Llegue mi súplica delante de ti; líbrame conforme a tu palabra.
171 Profieran mis labios alabanzas, pues tú me enseñas tus estatutos.
172 Que cante mi lengua de tu palabra, porque todos tus mandamientos son justicia.
173 Pronta esté tu mano a socorrerme, porque tus preceptos he escogido.
174 Anhelo tu salvación, SEÑOR, y tu ley es mi deleite.
175 Viva mi alma para alabarte, y que tus ordenanzas me ayuden.
176 Me he descarriado como oveja perdida; busca a tu siervo, porque no me olvido de tus mandamientos.

English Standard Version ESV

89 Forever, O LORD, your word is firmly fixed in the heavens.

La Biblia del Jubileo 2000 JBS

89 LAMED Para siempre, oh SEÑOR, permanece tu palabra en los cielos

King James Version KJV

89 LAMED. For ever, O LORD, thy word is settled in heaven.

New King James Version NKJV

89 Forever, O Lord, Your word is settled in heaven.

Nueva Traducción Viviente NTV

89 Lámed
Tu eterna palabra, oh Señor
,
se mantiene firme en el cielo.

Nueva Versión Internacional NVI

89 Tu palabra, SEÑOR, es eterna,y está firme en los cielos.

La Biblia Reina-Valera (Español) RVR

89 LAMED. Para siempre, oh Jehová, Permenece tu palabra en los cielos.

Sagradas Escrituras (1569) (Español) SEV

89 LAMED Para siempre, oh SEÑOR, permanece tu palabra en los cielos.