Oración del día - Una oración por las relaciones en dificultades – 30 de Junio

Una oración por las relaciones en dificultades

Escrito por Meg Bucher

“Y ahora quedan estas tres: fe, esperanza y amor. Pero el mayor de ellos es el amor.” - 1 Corintios 13:13

Las relaciones siguen siendo imperfectas porque la humanidad es incapaz de amar desinteresadamente. Debido a la caída en el jardín del Edén, estamos continuamente maldecidos por el pecado, lo que nos impide lograr una comunicación correcta entre nosotros. Solo un par de pies ha pisado la tierra en perfecta obediencia a Dios. Jesús vino por compasión por nosotros. Es a través de Él que podemos encontrar la victoria en la vida y en nuestras relaciones. No a través de la perfección de nuestro comportamiento, sino a través del perfecto perdón y la esperanza que Su amor nos concede.

La definición misma de “lucha” es “luchar con un adversario o una fuerza contraria”. A menudo enfrentamos a las personas del otro lado de nuestras relaciones contra nosotros mismos. Además del desacuerdo que tenemos entre manos, reflexionamos internamente sobre todas las formas en que queremos que nos traten y esperamos que nos traten. Estamos configurados a la defensiva por defecto, pero creados para amar.

“Y ahora quedan estas tres: fe, esperanza y amor. Pero el mayor de ellos es el amor.” 1 Corintios 13:13

Jesús mostró que este era el mandamiento más importante. Las Notas de la NVI sobre este versículo dicen que “la enseñanza de Jesús unió a sus seguidores en torno al amor”. La unidad es lo opuesto a luchar contra la oposición. No hay nada que podamos hacer para que nuestras relaciones funcionen. Pero podemos centrarnos en el amor.

“El más importante”, respondió Jesús, “es este: 'Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es este: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos”. San Marcos 12: 29-31

Hay momentos en que Dios permitirá que se cierre la puerta a las relaciones poco saludables, pero la mayoría puede reconciliarse con Su amor. Cuando le pedimos a Dios que nos ayude a reconocer las dificultades que traemos a nuestras relaciones, nuestro corazón puede comenzar a crecer a partir de esa convicción. La oración y el tiempo en la palabra de Dios, y seguir los pasos de la vida de Jesús en el corazón, pueden orientarnos en el camino hacia la construcción de nuevos puentes donde los viejos han sido quemados.

Dios es amor. Podemos clamarle de dolor cuando nuestras luchas por llevarnos bien con los demás, especialmente las relaciones más importantes en nuestras vidas, son duras y dolorosas. Él nos manda amar, pero no podemos lograrlo sin Su gracia. Si no podemos, entonces entender que nadie más puede, nos ayudará a extender esa misma gracia a otros. Cuando nos permitimos ser las personas imperfectas que somos, el perdón fluye más fácilmente. Cuando miramos a Cristo como ejemplo, Él nos mostrará cómo encontrar una manera de reparar nuestras luchas con amor.

Padre,

Te alabamos por el ejemplo de Jesús en esta tierra. Sabemos que tienes un propósito en el plan que tienes o en nuestras vidas, y para las personas que colocas en él. No siempre nos llevaremos bien con todos. No siempre vamos a ejecutar nuestro comportamiento a la manera de Cristo. Ayúdanos a aliviar la vergüenza de nuestra imperfección y ayúdanos a extender esa gracia a los demás.

Cristo vino a perdonarnos por cada mala conducta por la que sabía que elegimos sufrir. Las personas imperfectas que tratan con personas imperfectas pueden complicarse un poco en la tierra. Te pedimos que nos cubras con tu gracia y convenzas a nuestros corazones para que cambien y amen más como Jesús cada día que nos despertemos para respirar de nuevo. Perdónanos por permitir que los bordes afilados de nuestra sensibilidad se apoderen de las conversaciones y las ansiedades de nuestra mente nublen nuestro juicio. Ayúdanos a ver a los demás a través de Tus ojos, como almas que amas tanto como amas a los nuestros.

Bendice nuestros corazones para ablandarnos hacia los demás, pero protégenos de motivos engañosos. Cuando haya una relación de la que desee que nos alejemos, ya sea amistosa o romántica, ayúdenos a escuchar una palabra clara de usted. Bendice nuestras amistades para que sean piadosas y estén centradas en Dios. Bendice nuestros matrimonios para que sean bendecidos y de por vida. Cuando tengamos luchas matrimoniales, proporcionemos consejo piadoso y reconciliación, para que, si es posible, podamos honrar nuestro compromiso de por vida con usted y con los demás. Muéstranos, iluminando Tu Palabra y bendiciendonos con Tu presencia, cómo ser más como Jesús, cómo amar cómo Él habló y Tú mandas.

En el nombre de Jesus. Amén.

----------------------------------------------------------------------------------------

Meg escribe sobre la vida diaria dentro del amor de Cristo en su blog, https://sunnyand80.org. Ser “Mamá” es el llamado más importante de su vida, seguido de motivar a otros a encontrarlo primero… y de forma auténtica. Es una escritora, bailarina, maestra sustituta, líder de alabanza juvenil, maestra y líder de estudios bíblicos, a menudo puedes encontrarla teniendo una pequeña aventura en el pequeño pueblo del lago donde reside con su esposo de diez años, sus dos hijas y su caniche dorado.

meg bucher profile pic bioMeg, freelance writer and blogger at Sunny&80, is the author of “Friends with Everyone, Friendship within the Love of Christ,” and “Surface, Unlocking the Gift of Sensitivity,” She writes about everyday life within the love of Christ. Meg earned a Marketing/PR degree from Ashland University but stepped out of the business world to stay at home and raise her two daughters, which led her to pursue her passion to write. She has led a Bible Study for Women and serves as a Youth Ministry leader in her community. Meg, a Cleveland native and lifelong Browns fan, lives by the shore of Lake Erie in Northern Ohio with her husband, two daughters, and golden doodle.

No Venda Mi Información Personal (CA Solamente)   California - Aviso de la CCPA