Una oración por los perdidos

Escrito por Debbie McDaniel

“Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido”. Lucas 19:10

Querido Dios,

Conoces nuestros corazones, escuchas nuestras oraciones y te preocupas por todo lo que nos concierne. Entiendes la carga que llevamos y cómo queremos, más que nada, que nuestros seres queridos se acerquen a ti. Ayúdanos a recordar que los amas más que a nosotros. Y deseas extender tu gran amor y perdón, tu misericordia y esperanza.

Gracias porque nada es demasiado difícil para ti. Gracias porque tu poder es ilimitado y viniste a liberar a los cautivos. Gracias porque esperas con los brazos abiertos a que regrese el hijo pródigo, que esperas su llegada para celebrar generosamente que ha vuelto a casa.

Te alabamos porque eres Redentor y Salvador, Salvador y Señor. Sabemos y creemos que no hay un pozo tan profundo que tu amor no pueda alcanzarnos todavía. Entendemos que tus misericordias son nuevas cada mañana y tu fidelidad es grande.

Señor, te pedimos que detengas los planes del enemigo sobre estos que amamos mientras los presentamos ante ti ahora mismo. Oramos para que sus planes sean demolidos y para que prevalezcan sus planes para el bien, el futuro y la esperanza. ¿Abrirías los ojos ciegos para que puedan ver tu Verdad? ¿Rescatarías a los que caminan en la oscuridad y sanarías las heridas profundas de los que han sido heridos?

Oramos por la intervención milagrosa de tu Espíritu para atraerlos hacia ti, para trabajar fuerte a favor de nuestros seres queridos que están perdidos y vagabundos.

Porque has venido con buenas noticias, para sanar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los presos.

Aunque merecíamos un castigo por nuestro error, usted estuvo en nuestro lugar y recibió los golpes en nuestro nombre. Eliges morir para que podamos vivir. Siempre y gratis.

Señor, perdona nuestra incredulidad. Perdona las veces que dudamos de que pudieras cambiar un corazón distante. Perdona nuestra dureza de corazón, nuestro cansancio o nuestro olvido de “orar continuamente”.

Gracias porque nunca te rindes con nosotros.

Recuérdanos cómo has cambiado nuestros propios corazones. Cómo tu milagro de vida y esperanza ha brotado en lo profundo de nuestras almas.

Te amamos Señor, te necesitamos y te agradecemos que escuches nuestras oraciones y estés trabajando incluso ahora.

Poderosamente. Fielmente. Milagrosamente.

Gracias por el regalo de nuestro Salvador, Dios con nosotros. Gracias por tu bondad y amor...

En el nombre de Jesus. Amén.

-----------------------------------------------------------------------------

Nota del editor: contenido tomado del artículo, Una oración por los perdidos y el hijo pródigo, escrito por Debbie McDaniel. Puedes leer este artículo completo aquí.  Reservados todos los derechos.

Debbie's HeadshotDebbie McDaniel is a writer, pastor's wife, mom to three amazing kids (and a lot of pets). Join her each morning on Fresh Day Ahead's Facebook page, for daily encouragement in living strong, free, hope-filled lives. Find her also on Twitter and at her blog debbiemcdaniel.com.