Números

Resumen

Resumen del Libro de Números

Este resumen del libro de Números proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de Números.

Título

El nombre inglés del libro viene de la Septuaginta (la traducción griega previa al cristianismo del AT) y está basado en las listas de censos encontradas en los cap. 1; 26. El título hebreo del libro (bemidbar, “En el desierto”) describe más su contenido. Números presenta un relato del periodo de 38 años de la divagación de Israel por el desierto siguiendo lo establecido en el pacto de Sinaí (compara 1:1 con Deuteronomio 1:1).

Autor y Fecha

El libro ha sido tradicionalmente adscrito a Moisés. La conclusión se basa en (1) estatutos relacionados a la actividad de escritura de Moisés (por ejemplo, 33:1-2; Éxodo 17:14; 24:4; 34:27) y (2) la suposición de que los primeros cinco libros de la biblia, el Pentateuco, son una unidad y provienen de un mismo autor. Ver la Introducción a Génesis: Autor y Fecha de Escritura.

Sin embargo, no es necesario decir que Números fue escrito por Moisés completamente y en su forma final. Algunas porciones del libro probablemente fueron agregadas por escribas o editores de periodos posteriores en la historia de Israel. Por ejemplo, la protesta de la humildad de Moisés (12:3) sería difícilmente convincente si viniera de su propia boca. Pero parece razonable asumir que Moisés escribió el contenido esencial del libro.

Contenido

Números relata la historia del viaje de Israel desde el Monte Sinaí a las planicies de Moab en la frontera con Canaán. Mucha de la legislación mencionada para el pueblo y los sacerdotes es similar a la de Éxodos, Levítico y Deuteronomio. El libro cuenta los murmullos y la rebelión del pueblo de Dios y su juicio consecuente. Aquellos a los que Dios había redimido de la esclavitud en Egipto y con los que había hecho un pacto en el Monte Sinaí no respondieron con fe, gratitud y obediencia sino con pocas creencias, ingratitud y actos repetidos de rebelión, la cual llegó a la máxima expresión en su negación de llevar a cabo la conquista de Canaán (cap. 14). La comunidad de los redimidos perdió el derecho a su parte en la tierra prometida. Fueron condenados a vivir en el desierto; solo sus hijos disfrutarían del cumplimiento de la promesa que había sido originalmente suya. (Hebreos 3:7 - 4:11)

Enseñanzas Teológicas

Al contar la historia de la divagación en el desierto de Israel, Números ofrece mucho material significativo en el ámbito teológico. Durante el primer año luego de la liberación de Israel en Egipto, la nación conformó un pacto con el Señor en Sinaí para ser el pueblo de su reino, entre los cuales él escogió su templo real (el tabernáculo) - esta es la historia de Éxodo. Cuando el relato de Números comienza, el Señor organiza Israel como un campo militar, con el Señor de cabecilla, para establecer su reino en la tierra prometida entre todas las naciones. El libro muestra gráficamente la identidad de Israel como el pueblo liberado y en pacto con el Señor y su vocación como el pueblo sirviente del Señor, a cargo de establecer su reino en la tierra. El propósito de Dios en la historia está implícitamente revelado: invadir la arena de la humanidad caída y llevar a cabo la redención de su creación - la misión con la cual su pueblo debe estar totalmente comprometido.

Números también presenta la ira disciplinaria de Dios en contra del pueblo desobediente. A pesar de su rebelión (y especialmente la negación de la nación de llevar a cabo la conquista de Canaán), Israel estaba en cumplimiento del pacto. El cuarto libro del Pentateuco presenta una realidad sobria: El Dios que había realizado un pacto con Abraham (Génesis 15; 17), quien había sacado a su pueblo del cautiverio en el éxodo (Éxodo 14-15), quien había traído a Israel a un pacto consigo mismo como su “posesión más preciada” (Éxodo 19; ver especialmente Éxodo 19:5) y quien había revelado su santidad y las formas agraciadas de llegar a él (Levítico 1-7) era también un Dios de ira. Su ira se extendió a sus hijos erráticos, así como también a las naciones enemigas de Egipto y Canaán.

Incluso Moisés, el gran profeta y siervo del Señor, no estuvo exento de la ira de Dios cuando él lo desobedeció. El capítulo 20, el cual graba su error, comienza con la noticia de la muerte de María (20:1) y finaliza con la noticia de la muerte de Aarón (20:22-29). Aquí fallece el viejo guardia. Aquellos a quienes Dios usó para establecer la nación están muriendo antes de que la nación se establezca por sí misma.

Surge la pregunta: ¿Finaliza Dios con la nación como un todo? (Romanos 11:1) ¿Son sus promesas algo del pasado? En una de las secciones más remarcables de la biblia -el relato de Balaam, el adivino pagano (cap. 22 - 24) la respuesta es dada. El Señor, orando de formas directas y providenciales proclama su lealtad continua a su propósito y a su pueblo a pesar de la deslealtad de ellos.

Balaam es la respuesta de Moab a Moisés, el hombre de Dios. Él es un profeta conocido internacionalmente que comparte la creencia pagana de que el Dios de Israel es como cualquier otra deidad que podría estar manipulada por actos de magia o brujería. Pero desde la parte temprana de la narración, cuando Balaam se encuentra primero al único Dios verdadero en visiones, y en la narración del viaje del burro (cap. 22), él comienza a aprender que lidiar con el Dios verdadero es fundamentalmente diferente de todo lo que él había conocido. Cuando él intenta maldecir a Israel siguiendo las instigaciones de Balac, el rey de Moab, Balaam descubre que su boca es incapaz de expresar la maldición que desea pronunciar. Por el contrario, de sus labios salen bendiciones hacia Israel y maldiciones hacia sus enemigos (cap. 23 - 24).

En sus siete oráculos proféticos, Balaam proclama la gran bendición de Dios por su pueblo (ver 23:20). Aunque el disfrute inmediato de esta bendición siempre dependerá de la lealtad de su pueblo, la realización de la bendición de Dios es segura -debido al carácter de Dios (ver 23:19). Por lo tanto, Números reafirma los propósitos de Dios. A pesar de su juicio en el pueblo rebelde, Dios aún se encuentra determinado a hacer de Israel la tierra prometida. Su bendición a Israel yace en su poder soberano.

La enseñanza del libro tiene un significado duradero para Israel y para la iglesia (Romanos 15:4; 1 Corintios 10:6,11). Dios muestra su ira incluso en contra de su pueblo errático, pero tan segura es su gracia renovada como el amanecer y su propósito de redención no será frustrado.

Problema Social

El amplio número de hombres reclutados en el ejército de Israel han confundido a muchos intérpretes. El número de hombres reunidos para la guerra parece demandar una población total excesiva de 2,000,000. Estos números parecen ser muy grandes para la época, para los locales, para deambular en el desierto y en comparación con los habitantes de Canaán.

Varias posibilidades han sugerido resolver este problema. Algunos han pensado que el número pudo haber sido afectado en la transmisión. Sin embargo, el texto presente no traiciona las dificultades textuales con los números.

Otros han pensado que la palabra hebrea para “mil” podría haber tenido un significado diferente de la connotación numérica usual. Por ejemplo, en algunos pasajes la palabra es un término técnico para una compañía de hombres que podrían o no igualar a los 1,000 (ejemplo, Josué 22:14, “división familiar”; 1 Samuel 23:23, “clanes”) Además, algunos han postulado que esta palabra hebrea significa “jefe” (así como en Génesis 36:15). En este sentido la figura 53,400 (26:47) significaría “53 jefes más 400 hombres”. Con este procedimiento el total estaría reducido enormemente, pero sería una variación con el hecho de que el texto hebreo añade el “mil” en la misma forma que añade los “cien” para un total amplio. También, esto haría que la proporción de jefes y hombres luchadores sea mayor. (59 jefes para 200 hombres en Simeón.)

Otra opción es leer la palabra hebrea para “mil” con un sentido dual de “jefe” y “1,000” con los jefes enumerando uno menos que la figura mostrada. Por ejemplo, los 46,500 de Rubén (1:20) son leídos como 45 jefes y 1,500 hombres luchadores, los 59,300 de Simeón (1:23) se lee cómo 58 jefes y 1,300 hombres luchadores, entre otros. Pero en este caso, como en el anterior, el total de 1:46 y 2:32 deben ser considerados errores de entendimiento (quizás por escribanos posteriores a la fecha).

Aun así, otro enfoque es considerar los números como figuras simbólicas en vez de figuras estrictamente matemáticas. El valor numérico de las letras hebreas en la expresión bene yisra'el (“la comunidad israelita,” 1:2) iguala los 603 (el número de los mil hombres luchadores, 1:46); los 550 remanentes (más uno por Moisés) podrían venir del equivalente numérico de las letras hebreas en la expresión “todos los hombres… que sean capaces de servir en el ejército” (1:3). Este uso simbólico de números (llamado “gematría”) no es desconocido en la biblia (ver Apocalipsis 13:18), pero no es probable en Números, donde no hay pistas literarias apuntando a esa dirección. (Para una opción más [hipérbola] ver la nota en 1 Crónicas 12:23-27.)

Mientras que el problema de los números grandes no sea resuelto de forma satisfactoria, la biblia no apunta a un incremento remarcable de los descendientes de Jacob durante los cuatro siglos de su estadía en Egipto (ver Éxodo 1:7-12). Con todas sus dificultades, estos números también apuntan al gran rol de la providencia y los milagros con los que Dios lidió con su gente durante su vida en el desierto.

Estructura y Esquema

El libro tiene tres divisiones mayores, basadas en las localidades geográficas de Israel. Cada una de las tres divisiones tiene dos partes, como demuestra el siguiente desglose: (1) Israel en Sinaí, preparando para salir hacia la tierra prometida (1:1 - 10:10), seguido por viaje de Sinaí a Kadesh (10:11 - 12:16); (2) Israel en Kadesh, atrasado como resultado de una rebelión (13:1 - 20:13), seguido por el viaje de Kadesh hacia las planicies de Moab (20:14 - 22:1); (3) Israel en las planicies de Moab, anticipando la conquista de la tierra prometida (22:2 - 32:42), seguido por apéndices lidiando con varios asuntos (cap. 33 - 36).

  1. Israel en Sinaí, Preparándose para salir a la Tierra Prometida (1:1;10:10)
    1. Los Mandamientos para el Censo de la Gente (cap. 1-4)
      1. El número de hombres de cada tribu enlistados para la guerra (cap. 1)
      2. La ubicación de las tribus alrededor del tabernáculo y su orden para marchar (cap. 2)
      3. La ubicación de los Levitas alrededor del tabernáculo, y los números de Levitas y los primogénitos de Israel (cap. 3)
      4. El número de los Levitas en servicio para el Señor en el tabernáculo (cap. 4)
    2. Los mandamientos para la castidad del pueblo (5:1; 10:10)
      1. La prueba de castidad con la ley sobre los celos (cap. 5)
      2. El voto de los Nazareos y la bendición sacerdotal (cap. 6)
      3. Las ofrendas de los doce líderes a la dedicación del tabernáculo (cap. 7)
      4. El arreglo de las lámparas y la separación de los Levitas (cap. 8)
      5. La observación de la Pascua (9:1-14)
      6. La nube sobre el tabernáculo y las trompetas de plata (9:15; 10:10)
  2. El viaje de Sinaí a Kadesh (10:11; 12:16)
    1. El principio del viaje (10:11-36)
    2. El principio de las penas: fuego y codornices (cap. 11)
    3. La Oposición de María y Aarón (cap. 12)
  3. Israel en Kadesh, el retraso como resultado de la Rebelión (13:1;20:13)
    1. Los 12 Espías y su reporte acerca de la tierra buena (cap. 13)
    2. La rebelión del pueblo en contra de la comisión de Dios, y su derrota (cap. 14)
    3. Una colección de leyes y ofrendas, el Sabbath y las borlas de vestimentas (cap. 15)
    4. La Rebelión de Korah y sus aliados (cap. 16)
    5. El desarrollo del personal de Aarón: Una señal para los rebeldes (cap. 17)
    6. Sacerdotes Preocupados, Sus Deberes y Su Apoyo (cap. 18)
    7. La novilla roja y el agua de la roca (cap. 19)
    8. El pecado de Moisés (20:1-13)
  4. El Viaje de Kadesh hacia las planicies de Moab (20:14; 22:1)
    1. La Resistencia de Edom (20:14-21)
    2. La Muerte de Aarón (20:22-29)
    3. La Destrucción de Arad (21:1-3)
    4. La Serpiente de Bronce (21:4-9)
    5. La Canción del Bien y el Viaje a Moab (21:10-20)
    6. La Derrota de Sehón y Og (21:21-35)
    7. Israel Regresa a Moab (22:1)
  5. Israel en las Planicies de Moab, en Anticipación de Tomar la Tierra Prometida (22:2;32:42)
    1. Balac de Moab Contrata a Balaam para Maldecir Israel (22:2-41)
    2. Balaam Bendice a Israel con Siete Oráculos (cap. 23-24)
    3. Baal-Peor y la Apostasía de Israel (cap. 25)
    4. El Segundo Censo (cap. 26)
    5. Instrucciones para la Nueva Generación (cap. 27-30)
      1. La herencia para las mujeres (27:1-11)
      2. El Sucesor de Moisés (27:12-23)
      3. Mandamientos relacionados a las ofrendas (28:1-15)
      4. Mandamientos relacionados a los festivales (28:16; 29:40)
      5. Mandamientos relacionados a los votos (cap. 30)
    6. La Guerra contra Madián (cap. 31)
    7. El establecimiento de las tribus al oriente de Jordán (cap. 32)
  6. Apéndices que tratan con asuntos varios (cap. 33-36)
    1. Las Etapas del Viaje (cap. 33)
    2. La Tierra de la Herencia (cap. 34-35)
    3. La Herencia para las Mujeres (cap. 36)

Artículo editado con la herramienta HTML gratuita. Utilice este editor de contenido web para asegurarse de que su marcado esté libre de errores.

Versículos Claves

Versículos Populares