Cómo ayudar a tu cónyuge durante el duelo

Escrito por Beth Ann Baus

En nuestros 23 años de matrimonio, mi esposo y yo hemos tenido muchas oportunidades para celebrar. También hemos tenido muchas oportunidades de caminar juntos a través del dolor.

Nos hemos lamentado por la muerte de seres queridos, la pérdida de trabajos, los diagnósticos médicos no deseados, los efectos de nuestro propio pecado y los efectos del pecado de los demás. La lista podría continuar.

Ayudar a tu cónyuge en el duelo es un privilegio porque es una oportunidad para amar, apoyar, consolar y confiar en el Señor de una manera muy específica.

Pero también diría que ayudar a tu cónyuge a llorar es una carga de amor, porque el dolor es duro, agotador, lleva tiempo y puede cambiar a una persona para siempre. Personalmente, no siempre me he sentido bien o de una manera que glorificaba a mi Padre Celestial, pero se han aprendido lecciones y espero poder compartir un poco de esa percepción con ustedes.

Aquí hay 10 formas de ayudar a su cónyuge durante el duelo

1. Demuestra el amor de Cristo

En las primeras etapas del dolor, algunas personas inmediatamente corren a la Palabra y encuentran un consuelo extremo en el amor de Dios. Otros, llenos de ira, decepción o entumecimiento, dicen que no encuentran consuelo en Dios y que su Palabra casi parece ofensiva.

Si aquí es donde está tu cónyuge, no te desanimes. Esto no es raro y, con el tiempo, su gozo en el Señor regresará. Mientras tanto, recuerda que puedes demostrar el amor de Cristo a través de tus acciones.

Los detalles de esto pueden verse diferentes en diferentes matrimonios, porque todos sentimos el duelo de manera diferente. Pero el objetivo es crear una atmósfera en la que tu cónyuge se sienta lo suficientemente seguro como para pedirle lo que necesita en el momento.

Dependiendo de la profundidad de su dolor, es posible que ellos mismos no sepan lo que necesitan o cómo pedirlo. 1 Corintios 16:14 nos dice que hagamos todo lo que hacemos con amor. Si entras en el dolor de tu cónyuge con amor, no solo glorificarás a Dios, sino que bendecirás a tu cónyuge sin medida. Al leer los siguientes puntos, recuerde que son ejemplos de cómo demostrar el amor de Dios.

2. Permanece a su lado

A veces no entendemos el dolor de otras personas. Si la pérdida no es una muerte, es posible que no entendamos por qué nuestro cónyuge está sufriendo tan profundamente, pero debemos recordar esto: Romanos 12:15 no dice "llora con los que lloran si crees que su dolor es justificado". Simplemente dice "llora con los que lloran".

Reconoce el dolor que siente tu cónyuge y deja que te guíe sobre cómo necesita que estés ahí para él.

Para algunos, el dolor les da una sensación de vulnerabilidad y no pueden soportar la idea de estar solos. Esto podría significar que necesites tomarte unos días libres del trabajo, si es posible, simplemente para estar con tu cónyuge.

Si no es posible tomarse un descanso, busca un amigo o familiar de confianza que pueda quedarse con tu cónyuge durante las horas que no estés en casa. Algunos necesitan una persona a su lado para sentir que no se están desmoronando. Otros quieren a alguien en la casa, pero sin la presión de comprometerse con ellos.

Algunos quieren que los dejen completamente solos, pero incluso si ese es el caso, también necesitan saber que está disponible cuando estén listos.

3. Prepárate para el sacrificio

Cuando tu cónyuge está de duelo, es probable que no sea él mismo y necesitará más de todo. Esto significa que debes estar preparado no solo para tomar el relevo en tu unidad familiar, sino también para sacrificar tu propia comodidad, tiempo, horario, preferencias, expectativas, etc.

Puede haber momentos durante el proceso de duelo en que tu cónyuge parezca normal por fuera, lo que significa que no está llorando, alejándose o descuidando a sí mismo, pero por dentro, no puede pensar con claridad.

Las habilidades para tomar decisiones se ven afectadas y el obstáculo más pequeño puede parecer la prueba más grande. Esto podría significar relevar a tu cónyuge de tantas responsabilidades como sea posible y agregar lo que puedas a tu propio plato. Si no estás preparado para esto, es fácil, con el tiempo, sentirse resentido y frustrado.

Podría ser útil recordar Filipenses 2: 4 , que nos dice que antepongamos el interés de los demás al nuestro.

4. Prepárate para que tu cónyuge cambie

Si nunca has experimentado un dolor profundo, es posible que no esperes los cambios que este puede traer, especialmente en el caso de perder a un ser querido o recibir un diagnóstico que le cambiará la vida.

Los cambios pueden parecer sutiles al principio, pero pueden resultar sorprendentes a medida que pasa el tiempo. Si tienes hijos, es posible que veas una diferencia en la forma en que tu cónyuge se relaciona con ellos. Si tu cónyuge tiene pasatiempos, es posible que notes que no le brinda el mismo disfrute que antes. Es posible que veas cambios en su vida sexual.

Puedes notar que tu cónyuge se vuelve más serio y menos amante de la diversión.

Se esperan algunos cambios e incluso se consideran normales. Pero si notas cambios preocupantes en tu cónyuge, no los ignores. Por ejemplo, si puede ver que el dolor se ha convertido en una depresión profunda, debe buscar ayuda.

O si ve cambios que son tan extremos que se siente inseguro, o que su cónyuge podría verse tentado a autolesionarse, nuevamente, ¡busca ayuda!

5. Sé amable y gentil

Todos decimos cosas que no queremos decir de vez en cuando, pero el dolor puede sacar lo peor de nosotros. A menudo decimos y hacemos cosas que normalmente no diríamos o haríamos cuando estamos sufriendo.

Está preparado para que tu cónyuge hiera tus sentimientos, sea insensible o simplemente haga la vida sobre ellos por un tiempo. Tendrás que evaluar por ti mismo cuándo es el momento adecuado para abordar estos comportamientos, pero particularmente en las primeras etapas, sé amable y cortés. Debes saber que el juicio de su cónyuge está nublado, su proceso de pensamiento no es normal y es posible que deje de usar su filtro cuando habla.

No estoy sugiriendo, bajo ninguna circunstancia, que te permitas ser víctima de abuso verbal o violencia física. Si tu cónyuge se vuelve agresivo, debes buscar ayuda de inmediato.

Debes asegurarte de que tú y los niños en el hogar estén seguros y luego traer a otro adulto al cuadro que pueda ayudar a asegurarse de que tu cónyuge no sea una amenaza para ti o para ellos mismos.

6. Sé un amortiguador

Ya sea que tu cónyuge tenga un círculo íntimo de amigos grande o pequeño, es probable que haya personas que quieran estar allí para él durante su duelo. ¡Esto puede ser una gran bendición! Si sabes que tu cónyuge agradecería la visita de un amigo u otro miembro de la familia, hazlo realidad. No esperes a que tu cónyuge tenga la energía para hacerlo por sí mismo.

Por otro lado, si sabes que tu cónyuge no puede atender las visitas en este momento, sé el que explique esto a todos, no obligues a tu cónyuge a hacer eso por sí mismo.

Explícales a sus amigos y familiares que en este momento, su cónyuge desea llorar en privado. Anímalos a que envíen tarjetas, mensajes de texto o que traigan las comidas o la golosina favorita de su cónyuge.

Fomente los actos de bondad que ayudarían a tu cónyuge a saber que es amado y que se piensa en él, pero sin el papel abrumador de ser el anfitrión.

7. Sé paciente y perseverante

Algo extraño sucede a raíz del dolor ... la vida continúa. Los amigos y la familia suelen estar en alerta máxima y listos para ayudar de cualquier manera posible al principio, pero luego vuelven a sus rutinas normales y el afligido se siente solo y desamparado.

Aquí es cuando necesitas revitalizarte y prepararte para el largo plazo. Gálatas 6: 2 nos dice que llevemos las cargas unos de otros y así cumplamos la ley de Cristo. Es un espectáculo hermoso para la vista cuando uno de los cónyuges es paciente por el otro, así como Dios es paciente por nosotros.

Hace unos años me dieron un diagnóstico que cambió la forma en que vivo mi vida y, como resultado, también ha cambiado la forma en que mi esposo vive su vida. No puedo hacer las cosas que hice una vez y él tiene que llenar el vacío. Pero es más que eso.

A menudo paso por episodios de tristeza y frustración, en otras palabras, mi dolor resurge de vez en cuando. Sé el cónyuge que siempre está listo para animar y animar. Sé el cónyuge paciente y comprometido a perseverar.

No seas el cónyuge que se cansa del dolor, la tristeza y la frustración de tu pareja.

8. Cuida de ti mismo

No puedes cuidar de tu cónyuge en su momento de duelo si no te estás cuidando a ti mismo. No descuides tu tiempo en la Palabra, el tiempo en oración y el tiempo en adoración colectiva y comunión con otros creyentes. No puedes cuidar la salud espiritual de tu cónyuge si estás descuidando la suya propia. Del mismo modo, no puedes cuidar la salud física y mental de tu cónyuge si estás descuidando la suya.

Todos tenemos un nivel diferente de "necesidad", y cuando llega el dolor, incluso podemos sorprendernos de lo necesitados que podemos ser. Es fácil permitir que tu cónyuge en duelo, especialmente si está muy necesitado, se vuelva absorbente.

Esto no es saludable para ti ni para ellos. Cuídate, asegúrate de que tu taza se esté llenando, para que el desbordamiento de tu taza pueda llenar la taza de tu cónyuge.

9. Ora

Esto puede parecer obvio, pero a veces la oración es lo primero que queda en el camino en tiempos de crisis. Tu cónyuge afligido puede estar en una postura constante de clamar a Dios, pero también puede sentirse tan desesperado que la oración parece no tener sentido. Ora por tu cónyuge, incluso si eso no es tu práctica normal y significa pisar camino fuera de tu zona de confort. Ora por consuelo, descanso, sanación y que el gozo del Señor supere la tristeza.

Recuerda a tu cónyuge Romanos 8:26, que el Espíritu ora por nosotros cuando no tenemos las palabras. Ore para que el Espíritu ministre a tu cónyuge y le recuerde que lloramos con esperanza. Que este mundo no es nuestro hogar y que tenemos un hogar esperándonos donde no hay más lágrimas ni más tristeza. Ora para que esas palabras no sean vacías, sino que atraigan a tu cónyuge a una mentalidad de adoración.

10. Sé una fuente de animación

Nuestras palabras pueden usarse para construir o derribar, y algunas veces derribamos a otros sin siquiera darnos cuenta, porque simplemente no pensamos mucho en lo que estábamos diciendo. Ahora no es momento de ser frívolo con tus palabras. Tu cónyuge afligido necesita que sus palabras le den vida, no que se utilicen como un arma.

Por ejemplo, no le digas a tu cónyuge: "Pensé que ya habrías superado esto", ni le preguntes "¿Cuándo seguirás adelante?". Lo que tu cónyuge necesita escuchar es: "Te amo", "Estoy aquí para ti", "Estoy orando por ti". Si su cónyuge expresa el deseo de hablar con alguien, un amigo, pastor o consejero, anímalo y ayúdalo a que esto suceda.

No le digas que crees que les va bien por sí mismos. Cuando los veas haciendo un esfuerzo y teniendo un “buen día”, diles que estás orgulloso de lo fuertes que son en tiempos difíciles. Edifícalos, anímalos. Sé intencional para no hacerlos sentir como una carga, sino hacerlos sentir como una prioridad y un privilegio para servir.

El dolor es duro, no te equivoques al respecto. Recuerda que, al igual que tu cónyuge no está solo, tú tampoco lo estás. Dios está con ustedes dos. Él está con tu cónyuge mientras está de duelo y está contigo cuando ama, apoya y sirve.

Dios te dará la fuerza que necesitas para caminar por este camino con tu cónyuge. Él es fiel, amoroso y misericordioso. No se cansa de oírnos gritar. Entonces, mientras guías a tu cónyuge a través de su dolor, deja que el Señor te guíe a ti.

---------------------------------------------------------------------

Beth Ann Baus es esposa y madre de dos niños que educan en el hogar. Es escritora independiente y autora de las novelas Hermanas Dominicales y Mi mucho más. En sus escritos, Beth a menudo se inspira en sus propias experiencias de abuso, ansiedad, depresión y TOC. Beth tiene un corazón para el ministerio de mujeres y está en proceso de convertirse en Consejera Bíblica certificada. Le encanta servir junto a su esposo y señalar a las parejas la Palabra para fortalecer sus matrimonios y su vida hogareña. Puedes encontrar más de ella en www.bethannbaus.com

Beth Ann Baus is a wife and homeschooling mom of two boys. She is a freelance writer and author of novels, Sister Sunday and My So Much More. In her writing, Beth often pulls from her own experiences of abuse, anxiety, depression and OCD. Beth has a heart for homeschooling, women’s ministry, and is an ACBC-certified Biblical Counselor. She loves serving alongside her husband and pointing couples to the Word for strengthening their marriages and home life. You can find more from her at www.bethannbaus.com.