Deuteronomio

Resumen

Deuteronomio

Resumen

Resumen del Libro de Deuteronomio

Este resumen del libro de Deuteronomio proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de Deuteronomio.

Título

El nombre hebreo del libro es elleh haddebarim (“Estas son las palabras”) o, más simple, debarim (“palabras”; ver 1:1). La palabra “Deuteronomio” (que significa “repetición de la ley”) surgió de una mala traducción de la Septuaginta (la traducción griega previa al cristianismo del Antiguo Testamento) y la Vulgata Latina, de una frase en Deuteronomio 17:18, la cual significa en hebreo “copia de esta ley”. El error no es serio, sin embargo, Deuteronomio es, en un sentido, una “repetición de la ley” (ver estructura y esquema).

Autor y Fecha de Escritura

El libro en sí mismo atribuye la mayor parte de su contenido a Moisés (ver 1:1,5; 31:24 y las notas). Por esa razón, el Antiguo Testamento atribuye Deuteronomio y otras legislaciones contenidas en el Pentateuco a Moisés (para ejemplos ver, Josué 1:7-8, 23:6, 1 Reyes 2:3, 8:53, Malaquías 4:4 y sus respectivas notas). De forma similar, Jesús atribuyó Deuteronomio 24:1 a Moisés (Mateo 19:7-8, Marcos 10:3-5), Pedro atribuyó Deuteronomio 18:15,18-19 a Moisés (Hechos 3:22-23) tal cual hizo Esteban (ver Hechos 7:37-38 y sus respectivas notas), y Pablo atribuyó Deuteronomio 32:21 a Moisés (Romanos 10:19). Ver también Mateo 22:24 y su nota; Marcos 12:18-19; Lucas 20:27-28. Al mismo tiempo, parece claro que el marco narrativo dentro del cual está ubicado el material mosaico (por ejemplo, el preámbulo [1:1-5] y la conclusión [cap. 34]; ver también 5:1; 27:1,9,11; 29:1-2; 31:1,7,9-10,14-25,30; 32:44-46,48-52; 33:1-2) viene de otra mano –desconocida. Ver la Introducción a Génesis: Autor y Fecha de Escritura.

Escenario Histórico

Deuteronomio ubica a Moisés y a los Israelitas en el territorio de Moab, en la zona donde el Jordán fluye hacia el Mar Muerto (1:5). Como acto final en este momento tan importante de entregar el liderazgo a Josué, Moisés dio sus consejos de despedida para preparar al pueblo sobre su entrada a Canaán. En estos consejos, Moisés hizo énfasis en las leyes que eran especialmente necesarias en ese momento, y las presentó de una forma apropiada para la situación. A diferencia de la narrativa que trataba de los hechos de Levítico y Números, aquí las palabras de Moisés nos llegan desde su corazón mientras este siervo del Señor da la aclamación de Dios a su pueblo de Israel.

 

Función Especial en la Biblia

La trayectoria de la historia que desencadena Génesis—Números parece pedir cuentas de la conquista de Canaán, según se encuentra en Josué, para concluir la movida desde la promesa hasta el cumplimiento (ver la Introducción a Josué: Título y Tema). Pero Deuteronomio interviene como una interrupción masiva. Aquí hay muy poco movimiento hacia adelante. Al final de Números, Israel está “en las planicies de Moab, por el Jordán de Jericó” (Números 36:3) y al final de Deuteronomio, la gente aún está allí (Deuteronomio 34:8) esperando cruzar el Jordán (ver Josué 1:2). Todo lo que ha ocurrido es la transición del ministerio de Moisés como el portavoz de Dios y representante oficial para dejar a Josué en su lugar (Deuteronomio 34:9; ver Josué 1:1-2). Pero los hechos finales de Moisés como el siervo elegido por el Señor para tratar con Israel son tan grandiosos que el relato de Deuteronomio acerca de ellos marca la conclusión al Pentateuco, mientras que el libro de Josué, el cual narra el cumplimiento inicial de las promesas hechas a los patriarcas y la conclusión a la misión en la cual Moisés había sido enviado (Números 17:15-23; Josué 21:43-45) sirve como introducción a los profetas antiguos.

Así que Deuteronomio crea una pausa larga en el avance de la historia de redención:

  1. de la liberación del cautiverio de un mundo poderoso (Egipto) hacia un lugar en la tierra donde Israel puede ser un pueblo libre bajo las reglas de Dios;
  2. de la liberación de la podredumbre de un mundo post babilónico (Abraham, Isaac y Jacob) hacia la seguridad y “descanso” (ver Deuteronomio 3:20 y la nota; 12:10, 25:29) en la tierra prometida;
  3. de la liberación de una vida de destierro del Jardín de Dios (Génesis 3) a una vida en la tierra propia del Señor y en donde él ha colocado su templo (Josué 22:19).

Pero en esa larga pausa en el umbral de la tierra prometida Moisés, en su renovación del pacto de Sinaí, le recordó al pueblo de Israel la medida de lo que el Señor requería de ellos como su gente si iban a cruzar el Jordán y a tomar posesión de la tierra prometida y allí, disfrutar el descanso prometido en compañía de él. Era una palabra que el pueblo de Israel necesitaba escuchar una y otra vez. Luego de leer el Pentateuco, Israel fue renovada aún más hacia el umbral de la tierra prometida y su “descanso” prometido para escuchar de nuevo la palabra final de Dios a través de su siervo Moisés (Salmos 95:7b-22). Por esta razón, toda la historia de Israel en Canaán, tal y como fue narrada por los primeros profetas es traída bajo el juicio de esta palabra.

Propósito y Enseñanza Teológica

El libro de Deuteronomio fue moldeado en la forma del tratado de vasallaje del cercano este del segundo milenio A.C. Este contiene la plegaria del Gran Rey para ser el Protector Soberano de Israel, si el pueblo fuera obediente a él, como su Señor pactado y obedientes a las estipulaciones del pacto como los vasallos de su reino. Habría bendiciones para tal obediencia, y también maldiciones para las desobediencias (cap. 27-30). El propósito de Deuteronomio era preparar a la nueva generación del pueblo elegido por el Señor para ser los representantes de su reino en la tierra que él había prometido de forma incondicional a ellos en el pacto de Abraham (ver Estructura y Esquema debajo, ver también notas en el 3:27; 17:14,18).

La relación amorosa del Señor con su pueblo, y la del pueblo con el Señor como su Dios soberano, prevalece en el libro completo. El énfasis espiritual de Deuteronomio y su llamado al compromiso total con el Señor en alabanza y obediencia inspiraron referencias a este mensaje a través de las escrituras. En particular, la división de la Biblia Hebrea llamada Los Profetas Antiguos (Josué, Jueces, Samuel, Reyes) está repleta del estilo, tema y motivos de Deuteronomio. Entre los últimos profetas, Jeremías también muestra influencia de este libro.

Estructura y Esquema

La estructura literaria de Deuteronomio apoya su escenario histórico. Por su estilo interpretativo, repetitivo, reminiscente y de algún modo irregular, muestra que es una serie de consejos extemporáneos, a menudo describiendo eventos sin orden cronológico (ver, por ejemplo, 10:3). Pero también soporta en su estructura reflexiones claras del tratado de vasallaje precedente y el actual, una estructura que se inclina al énfasis bíblico en el pacto entre el Señor y su pueblo. En este sentido, Deuteronomio es un documento de renovación del pacto, como muestra el siguiente esquema:

  1. Preámbulo (1:1-5)
  2. Prólogo Histórico (1:6; 4:43)
  3. Estipulaciones del Pacto (4:44; 26:19)
    1. El Gran Mandamiento: La Demanda de Lealtad Absoluta (4:44; 11:32)
      1. El Señorío del Pacto de Dios (4:44; 5:33)
      2. El Principio de la Consagración (cap. 6)
      3. El Programa para Conquistar Canaán (cap. 7)
      4. Un llamado a comprometerse en la nueva tierra (cap. 8)
      5. La lección de las tablas rotas (9:1; 10:11)
      6. Otro llamado al compromiso (10:12; 11:32)
    2. Requerimientos Suplementarios (cap. 12-26)
      1. Consagración Ceremonial (12:1;16:17)
      2. Líderes Humanos en el Reino de Dios (16:18; 21:21)
      3. Santidad del Reino de Dios (21:22; 25:19)
      4. Confesiones de Dios como el Rey que Redime (cap. 26)
  4. Ratificación; Maldiciones y Bendiciones (cap. 27-30)
  5. Sucesión del Liderazgo bajo el pacto (cap. 31-34)
    1. Cambio de Liderazgo (31:1-29)
    2. Canción de Moisés (31:30; 32:47)
    3. Las Bendiciones Testamentarias de Moisés hacia las Tribus (32:48; 33:29)
    4. Muerte de Moisés y Sucesión de Josué (cap. 34)

Versículos Claves

Versículos Populares