Una oración por la fe de tu hijo adolescente a mantener la fe

Escrito por Kristine Brown 

“Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos! Pero la gente de este mundo no reconoce que somos hijos de Dios, porque no lo conocen a él.” (1 Juan 3:1)

Es la preocupación de todos los padres. ¿Cómo sigue confiando mi hijo en Dios cuando la cultura actual le enseña a cuestionar su fe? Hablé de este tema con mi adolescente. Su nueva perspectiva me dio nuevas esperanzas.

Nuestra conversación abierta reveló tres cosas prácticas que los padres pueden hacer para ayudar a nuestros adolescentes a mantener la fe en un mundo cada vez más infiel. Aprendamos juntos cómo ayudar a nuestros adolescentes a mantenerse cimentados en una fe inquebrantable, incluso en medio de la locura.

No se trata de controlar lo que ven, sino de controlar lo que ven en ti.

Es posible que nuestros adolescentes no siempre escuchen lo que decimos, pero absorberán cada detalle de nuestras acciones. ¿Estamos mostrando un carácter como el de Cristo en casa? ¿Estamos tratando a los demás con amor y bondad incondicional? ¿Confiamos en la Palabra de Dios en tiempos de problemas?

Dios nos diseñó para hacer brillar Su luz. Nuestros hijos aprenderán más sobre lo que significa ser un seguidor de Cristo al ver nuestro ejemplo.

Escucha, incluso cuando temas lo que puedan decir.

Quiero que mis hijos se sientan cómodos viniendo a mí con sus pensamientos más profundos y sus mayores temores, pero no siempre actúo así. Necesito crear una atmósfera de confianza, un lugar seguro para compartir cargas.

Cuando les enseñamos acerca de Dios en el hogar, su paz reconfortante permanecerá con ellos a medida que avanzan en su vida diaria. Oremos para que nuestro hogar sea un lugar para alabar a Dios y recibir su paz. Cada día, invitemos al Espíritu Santo a permanecer allí. Su presencia les proporcionará ese lugar seguro para que ellos hablen y la fuerza para que nosotros los escuchemos.

Recuérdale a menudo quién dice Dios que es.

La Palabra de Dios es viva, poderosa y verdadera. El solo hecho de escuchar la Escritura puede revivir corazones heridos y refrescar cuerpos cansados. Nunca privaríamos intencionalmente a nuestros hijos de los beneficios de escuchar lo que Dios dice sobre ellos. Sin embargo, a menudo dejamos que los horarios ocupados se interpongan en el camino de proclamar la bondad de Dios a nuestros adolescentes.

Si mi hijo tiene alguna pregunta sobre cómo lo ve Dios, este versículo lo aclara. Compartir esta promesa con mi hijo adolescente le dará confianza en quién es: un hijo del Creador del universo.

Por favor ora conmigo:

Querido Padre, gracias por nuestros hijos. Gracias por amarlos aún más que nosotros y por llamarlos a salir de la oscuridad a tu maravillosa luz. (1 Pedro 2:9) Ven un mundo de confusión. Escuchan mensajes que condenan sus creencias. Sin embargo, Tu Palabra es más poderosa que cualquier negatividad que se les presente. Ayúdalos a mantener su fe en Ti, Señor. Danos sabiduría para guiarlos a medida que se convierten en los hombres y mujeres poderosos que tú los creaste para ser. En el nombre de Jesús, Amén.

------------------------------------------------------------------------------

Nota del editor: contenido tomado de “Cómo ayudar a tu hijo adolescente a mantener la fe en un mundo infiel” por Kristine Brown. Puedes leer el artículo completo  aquí. Todos los derechos reservados.


Kristine Brown is the author of the book, Over It. Conquering Comparison to Live Out God’s Plan, and the companion devotional for teen girls. For more resources from author Kristine, including prayers and mini-studies to help you “become more than yourself” through God’s Word, visit her website, kristinebrown.net. You can also connect with her on Facebook.