Escrito por Dawn Wilson

¡La frustración por no conocer la voluntad de Dios hace que muchos cristianos pierdan el sueño! Ciertamente, algunas cosas están claras en la Biblia. Sabemos que es la voluntad de Dios que seamos conformados a la imagen de Su Hijo. Sabemos que debemos dejar el viejo yo y ponernos el nuevo yo. Sabemos que debemos caminar por el Espíritu para no complacer los deseos de la carne.

Pero, ¿qué pasa si queremos conocer la voluntad de Dios acerca de decidir una carrera, un lugar para la escuela, si deberíamos tener más hijos, qué deberíamos vestir, etc.? ¿Podríamos desear que Dios nos hablara de manera audible o incluso que escribiera Su voluntad en una pared de nuestra casa? ¿Cómo podemos discernir la voluntad de Dios para nuestras vidas?

Recuerda, Dios siempre tiene un propósito soberano, incluso si Su voluntad nos hace esperar un momento, buscar pistas o simplemente adorarlo con fe hasta que la respuesta sea clara, es decir, si Él elige revelar Su voluntad en este lado de la eternidad

Debajo hay siete oraciones efectivas que podríamos hacer mientras buscamos la voluntad de Dios para nuestras vidas:

1. La oración prioritaria

El autor Jon Bloom dice que no necesitamos conocer la voluntad de Dios si confiamos en la Palabra de Dios. Eso puede parecer simple cuando estamos desesperados por obtener respuestas; pero primero debemos abordar nuestra “necesidad fundamental” de confiar en Él, dice Bloom, sobre nuestra comprensión finita de nuestras circunstancias. Cuanto más conozcamos a Dios a través de Su Palabra, más fácil será confiar en Sus promesas y descansar en Su soberanía cuando no sepamos qué camino tomar. 

El proceso de buscar al Señor es tan importante como cualquier respuesta que Él pueda dar. Pablo oró para que Dios les diera a los colosenses el conocimiento de su voluntad y al mismo tiempo los ayude a crecer en su conocimiento de Dios.

Nuestra oración prioritaria debe consistir en buscar a Dios (Mateo 6:33; Jeremías 29:13) y conocer su revelación acerca de sí mismo para que podamos sentir cuando nuestros deseos no se alinean con los suyos.

Padre Dios, por mucho que quiera conocer Tu voluntad para mi vida y que Tú guíes mis elecciones, lo que más quiero es conocerte. Esa es mi mayor prioridad y objetivo. Prometes que te encontraré cuando te busque con todo mi corazón.

Si te busco primero, quizás me aclares mis opciones, pero a pesar de todo, ayúdame a anhelar por ti y tu justicia por encima de todo.

Muéstrame cómo sumergir mi vida en quién eres y confiar en que cubrirás mi necesidad de comprensión. Quiero que mi vida te agrade, Padre.

Gracias por Jesús que hace posible acudir a Ti con todas mis preguntas. Amén.

2. La oración de entrega

Podemos hacer planes, pero el propósito soberano de Dios prevalecerá (Proverbios 19:21). Dios quiere que sus hijos cultiven un fuerte deseo de someterse a su voluntad, cualquiera que sea. Prov. 3: 6 nos dice que nos sometamos al Señor, y Él nos mostrará el camino recto, el camino que debemos tomar. A veces, nuestros propios deseos se interponen en el camino de ver ese camino con claridad.

Rachel-Claire Cockrell ora sabiamente para que Dios levante un “muro de ladrillos”, un obstáculo que no pueda ser superado, si los deseos la ciegan a la voluntad de Dios. 

La palabra "rendición" nos recuerda que hay una batalla furiosa por nuestra voluntad. Rendirse significa que dejamos de lado nuestros propios deseos y planes para abrazar los suyos — planes que son para bien, no para mal — y reconocemos la autoridad de Jesús (Mateo 28:18).

No hay una rendición a mitad de camino. La entrega total permite que el Espíritu Santo nos guíe e informe nuestras decisiones. Así podemos discernir la voluntad de Dios. 

Señor, muchas veces digo que quiero hacer Tu voluntad, pero luego me aferro obstinadamente a mis propios planes, y esos planes a veces van en contra de Tus propósitos en mi vida y ministerio. Hay una batalla en curso y debo decidir si elegiré entregarme a Ti o seguir mis propias inclinaciones.

Señor, conquista mi corazón para que puedas bendecirme y guiarme. Mientras me entrego a Ti, lléname del Espíritu Santo para que Él pueda guiarme y enseñarme más acerca de Tu voluntad. En el nombre de Jesús, Amén.

3. La oración de la sensibilidad

Jesús enseñó a sus discípulos: "Mis ovejas escuchan mi voz ..." Luego, después de ascender al cielo, envió al Espíritu Santo, y el deseo de todo seguidor de Cristo debería ser escuchar al Espíritu de Dios (Juan 16:13).  

Pablo dijo: “Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos el paso del Espíritu”, y caminamos por el Espíritu con conciencia y sensibilidad. Aprendemos lo que le aflige y nos sintonizamos con cómo se mueve y dirige. Podemos estar contentos y agradecidos de que cuando somos débiles de entendimiento, sabemos que el Espíritu ora por nosotros. Su deseo es hacernos más sintonizados con la Palabra de Dios, que nos santificará y nos ayudará a discernir la voluntad de Dios sobre cómo vivir (Juan 17:17; 2 Timoteo 3:16). La Palabra de Dios es verdaderamente una " luz " en nuestro camino.

Padre Celestial, tantas voces claman por mi atención. Es fácil distraerse. Quiero ser más sensible a Tu voz para poder sentir Tu voluntad.

Ayúdame a sintonizarme con la voz tranquila del Espíritu. Hazme más cuidadoso con las voces que permito hablar en mi vida. Llena mis pensamientos e ilumina mi camino con tu verdad.

Hazme más consciente de la guía sutil del Espíritu que podría perder si estoy demasiado preocupado por las cosas de este mundo. Tranquiliza mi corazón, Padre, para que pueda escuchar Tus palabras de amor mientras espero una dirección. Amén.

4. La oración en perspectiva

Proverbios 3:5 dice que no debemos tratar de resolver todo por nuestra cuenta, sino que debemos buscar al Señor para que nos dirija. Los caminos y pensamientos de Dios no son como nuestros caminos y pensamientos (Isaías 55:8-9).

Entonces no queremos ser tontos; queremos entender y discernir cuál es la voluntad de Dios. Si lo tememos y veneramos adecuadamente, Él nos dará la sabiduría que necesitamos. Él nos instruirá, nos enseñará sus caminos y nos guiará a la verdad. Podemos confiar en Él, porque Él hará que todas las cosas funcionen juntas para nuestro bien porque somos llamados de acuerdo con Su propósito.

Otra forma de buscar la perspectiva de Dios es poner nuestros pensamientos en "las cosas de arriba" y no en las cosas de esta tierra. Necesitamos enfocarnos en la eternidad si queremos tener una visión más clara de la voluntad de Dios. Si bien podemos ganar perspectiva al buscar el consejo de cristianos piadosos (Proverbios 11:14), el Señor debe ser nuestro consejero principal (Juan 16:13; Isaías 9: 6; Isaías 28:29).

Amado Señor, a veces siento que nunca entenderé Tus pensamientos y formas. Estás más allá de mí. Tú eres Dios y yo no. Y, sin embargo, estás cerca de aquellos que te temen y confían en ti. Oh, cómo necesito tu incomparable sabiduría.

Dame tu perspectiva, Señor. Quiero entender tu voluntad. Algunas cosas están claramente expresadas en Tu Palabra, nada complicadas. Pero con otras cosas, lucho.

Necesito una dirección clara que solo Tú puedes dar. Por favor, endereza mi camino y aclara mis elecciones. Amén.

5. La oración de obediencia

Dios obra en nuestros pensamientos y vidas para desear hacer su voluntad y actuar en obediencia para agradarle (Filipenses 2:13). Así como Jesús obedeció la voluntad de su Padre celestial, dándonos un ejemplo, también somos llamados a la obediencia.

Dios no quiere que caigamos en el pecado. Cada elección que hagamos debería ser para glorificarlo. Dios quiere que apliquemos la verdad de las Escrituras a nuestras decisiones diarias. Nuestra obediencia revela nuestro amor por él.   

Al presentar nuestros cuerpos como sacrificios vivos a Dios, santos y agradables a Él (Romanos 12:1), nos posicionamos para clamar por Su voluntad. Dios quiere que seamos transformados en nuestro pensamiento de manera que podamos, en tiempos de prueba, discernir lo que es la voluntad de Dios, su “buena, agradable y perfecta voluntad.” 

Padre, mi espíritu está dispuesto, pero mi carne es débil. Digo que quiero que me guíes, pero a menudo en el pasado, cuando Tú revelaste Tu voluntad, avancé en obediencia a medias o en desobediencia. Sé que esto no te agradó, Padre.

Por favor, continúa transformando mi pensamiento mientras dedico tiempo a Tu Palabra y aplico su verdad a mi vida. Muéstrame cómo puedo obedecerte para alabanza de tu gloria. Dame un mayor discernimiento y un deseo más fuerte de comprometerme con Tus planes. Hazme más como Jesús al obedecerte. Oro esto en Su nombre. Amén.

6. La oración del seguidor

Jesús nos manda seguirlo, sin importar el costo (Mateo 10: 34-39). Aceptar la voluntad de Dios puede ser difícil e incluso aterrador. A veces Él permite que el sufrimiento en nuestras vidas nos prepare para un nivel más profundo de obediencia y, posiblemente, un ministerio ampliado.

Cuando conozcamos el carácter del Señor, entenderemos que Su voluntad para con nosotros nos ayudará a crecer, ser buenos para los demás y traerle gloria. Cuando lo seguimos de cerca, mostramos que Él significa todo para nosotros. No queremos seguir a nada más ni a ningún otro Maestro además de Él, porque Él es el camino, la verdad y la vida (Juan 14: 6). 

No hay "seguidores a medio camino" ni "ovejas a tiempo parcial". Como ovejas del Señor, sabemos que Él es nuestro Buen Pastor y lo seguimos de buena gana (Juan 10:27), confiando en que el Espíritu Santo nos ayudará. No podemos seguir el paso del Señor con nuestras propias fuerzas.  

Señor de mi vida, sabes que soy un seguidor imperfecto, pero quiero hacer tu voluntad. A veces retrocedo por miedo a lo que puedas pedirme que haga. Otras veces me abruma la llamada. Pero eres bueno y amable, y sé que me amas. Tu eres mi Buen Pastor. Enséñame, tu cordero a veces errante, cómo seguirte más de cerca para que no pierda tus propósitos en y a lo largo de mi vida. Tú eres mi Señor y yo soy Tu siervo. Enséñame a seguir tu dirección con gratitud y gozo, y a no retroceder nunca ante Tu santa voluntad. Amén.

7. La oración de equipamiento

Mientras oramos por la voluntad de Dios, es posible que tengamos preocupaciones de que no seremos "suficientes". Podemos sentir que no tenemos habilidades, dones sin importancia, poca fuerza, sabiduría insuficiente, etc. ¡El enemigo quiere hacernos desesperar antes de que tengamos la oportunidad de discernir y obedecer la voluntad de Dios!

Podemos descansar en esta verdad: Dios nos equipará con todo lo que necesitamos para cumplir Su voluntad y hacer lo que agrada a Sus ojos (Hebreos 13:21). Él usa nuestros dones espirituales y transforma nuestras experiencias en actos de amor, servicio y ministerio: buenas obras a las que nos ha llamado.  

¡La gracia de Dios es nuestra suficiencia cuando Él nos llama para Sus propósitos! Todas estas oraciones nos ayudan a discernir la voluntad de Dios para nuestras vidas. 

Dios de gracia, gracias por proporcionar todo lo que necesitaré para seguirte y obedecerte plenamente mientras revelas tus maravillosos planes. Me alivia no tener que confiar en mis propias fortalezas, pero puedo apoyarme en tu suficiencia. Me prepararás para toda buena obra y me proporcionarás todo lo que necesito para cumplir tu voluntad.

Tu gracia es tan completa: llamas, proporcionas y bendices. Todo se trata de ti, padre. Puedo relajarme y simplemente responder al poder del Espíritu Santo.

Estoy muy agradecido por todo lo que me brindas en Cristo; y oro estas cosas en su nombre. Amén.

------------------------------------------------

Dawn Wilson y su esposo Bob viven en el sur de California. Tienen dos hijos casados y tres nietas. Dawn ayuda a la autora y presentadora de radio Nancy DeMoss Wolgemuth con la investigación y trabaja con varios departamentos de Revive Nuestros Corazones. Es la fundadora y directora de Elecciones Diarias del Corazón, publica Actualizate con Dawn y escribe para Crosswalk.com y Christianity.com. Dawn también viaja con su esposo en el ministerio con Pacesetter Global Outreach.  


Dawn Wilson and her husband Bob live in Southern California. They have two married sons and three granddaughters. Dawn assists author and radio host Nancy DeMoss Wolgemuth with research and works with various departments at Revive Our Hearts. She is the founder and director of Heart Choices Today, publishes Upgrade with Dawn, and writes for Crosswalk.com and Christianity.com. Dawn also travels with her husband in ministry with Pacesetter Global Outreach.