“Las madres pueden perdonar cualquier cosa. Cuéntenme todo, y estarán seguros de que nunca los dejaré ir, aunque el mundo entero les dé la espalda” -Louisa MayAlcott

Nada alejará la motivación de ser mejor cada día como el cargo y el reto de la maternidad. Nuestro entusiasmo es hacerlo bien porque nuestros hijos tienen sus ojos puestos en nosotros. El amor de una madre refleja el amor de Dios –generoso, duradero e incondicional. Aparte de la tardea de guiarlos hacia los pies de Dios, a las madres se les llama a vivir la compasión del Señor en la vida de sus hijos.

“Siempre serás perdonado” Le recuerdo a mis hijos, “y nunca serás menos amado”.

Esta es la promesa que experimentamos a través de Jesucristo. Cada historia del nacimiento de una madre es tan única como las dos personas atadas en el momento. Dios no llama a las madres a una vida de sacrificio perfecto, sino a una de humildad y sabiduría. Mientras menos nos enfoquemos en nosotros, nos convertiremos en nuestra mejor versión.

Una Hermosa Oración por tus Hijos

Padre,

Te alabamos por nuestros hijos. Ningún hijo es colocado en el vientre de una madre por coincidencia. Conoces cada vida, y tu de forma estratégica nos entretejes en los hilos únicos de la humanidad que llevamos por propósito para estar con tu gran amor antes de tener nuestro primer respiro de aire terrenal. Padre, haznos ser madres que reflejen el amor de 1 Corintios 13:4-7. Queremos honrarte en la forma que amamos a nuestros hijos. Ayúdanos a ser pacientes, cuando las horas son largas, la espera parece ser imposible y nuestra fortaleza nos falla. Llénanos con amabilidad, cuando nuestra urgencia de criticar nos supere.

Padre, crea en nosotros una delicia para tu confianza, y una voluntad de adorarte en Temporadas de sufrimiento y momentos de logros triunfantes. Mientras nos proteges, permítenos proteger a nuestros hijos, Padre. Ayúdanos a construir un puente de confianza con nuestros hijos, y a pavimentar un camino de esperanza para que puedan encontrarte y aferrarse a ti, Su Padre y Creador. Padre, la maternidad es tan dura. Ayúdanos a perseverar en las cosas que no tengamos fortaleza de hacer por nosotras mismas, para que de esta manera nuestros hijos puedan ver Tu amor reflejado en nuestras vidas.  Oramos hoy, Padre, para que mantengas a nuestros hijos sanos físicamente, y guardes sus corazones y mentes. Que sus amistades sean santas y centradas en Ti, sus relaciones y matrimonios estén basados en la amabilidad y en tu búsqueda, ante todo.

Bendícelos para que escuchen tu voz antes que las de los demás, y que las pasiones ganadas en la vida. Que nunca dejen de perseguirte y los talentos y dones que les has dado. Ven ante nosotros y perdona nuestras equivocaciones ya que hacemos lo mejor que podemos para educar a nuestros hijos, Padre. Gracias por bendecirnos con el privilegio de ser una parte tan intrincada de tu creación. Ayúdanos a estar en paz con lo que no podemos entender, y condúcenos a trabajar con lo que conocemos.

En el nombre de Jesús,

Amén.

1 Corintios 13:4-7, “El amor es paciente, el amor es amable. No envidia, no se jacta, no es orgulloso. No deshonra a los demás, no es egoísta, no es fácil enojarse" "No guarda registro de errores. El amor no se deleita con el mal, sino que se regocija con la verdad. Siempre protege, siempre confía, siempre espera, siempre persevera

Una oración de lealtad para tu hogar

Padre,

Hoy te alabamos desde casa. Bendice este espacio que compartimos con las personas que has colocado a nuestro lado. Padre, siempre nos perdonas, y nunca nos amas menos. Ayúdanos a aferrarnos a eso mentalmente cuando atravesemos las puertas diarias hacia nuestro hogar. Como no recuerda Colosenses 3:13, ayúdanos a “…”. Las familias comparten cuatro paredes que presencian a cada uno de nosotros de una forma que el resto del mundo no hace. Crea un refugio sano para nosotros en casa, Padre. Crea en nosotros la habilidad de abrazar y motivar a cada uno de nosotros, tanto defectos como cualidades. Que reconozcamos las fortalezas de cada uno más de lo que nos molesta la debilidad.

Padre, pedimos tu perdón hoy por los momentos que hemos perdido nuestra paciencia en el pasado y los momentos que han devenir en el futuro. Haz que crezcamos en sabiduría para ser conscientes con nuestras palabras. Haz que sirvamos a otros y pongamos los propósitos de nuestras agendas egoístas de lado. Nos has perdonado, así que también podemos perdonarnos unos a otros cada día.

Gracias por darnos un sistema de apoyo, y un pequeño ejercito para perseguir tu rectitud. Bendice nuestro hogar para que sea un ejemplo de bienvenida a tu amor. Bendice a todo el que pase por estas puertas, y a nosotros mientras los acompañamos a la salida hacia el mundo cada día. Que el amor que absorbemos en casa nos sustente mientras caminamos y permanecemos en la escuela, el trabajo y hacia el propósito de nuestras pasiones y pasatiempos. Ayúdanos a ser personas que notan con facilidad a aquellos que has colocado en nuestros caminos y ayúdanos a buscar formas de amarlos.

Mantén nuestro hogar a salvo. Protégelo de los intrusos e invasores que desean dañarnos. Bendice nuestro hogar con tu presencia, Señor Jesús. Guarda nuestro hogar en contra del mal que conspira para confundirnos. Danos el discernimiento para ver y reconocer ataques por lo que son, y la fortaleza de la fe para alejarnos de la tentación cuando esta se avecina. Mantennos puros de mente, cuerpo y espíritu, Padre. Deja que nuestro hogar sea un refugio de paz para quienes visitan.

En el nombre de Jesús.

Amén.

“Recuerdo las oraciones de mi madre como siempre me han acompañado. Ellas se han aferrado a mi vida” -Abraham Lincoln

Colosenses 3:13, “Córtense unos con otros y perdónense unos a otros si alguno de ustedes tiene una queja contra alguien. Perdone como el Señor lo perdonó”

Una oración poderosa para tu propósito como madre

Padre,

Hoy venimos a ti con corazones agradecidos. El don de la maternidad es una gran bendición, y te agradecemos el privilegio y honor de llevar el titulo “mamá”. Y muchas de las grandes madres bíblicas se nos vienen a la mente, se nos recuerda el legado que se nos ha otorgado. Los sacrificios hechos desde el amor por Ti y sus hijos pavimentaron un camino lleno de ejemplos y motivación que seguir. Ayúdanos a recordar ir hacia esos lugares en las Escrituras donde anhelamos un sentido de camadería, y cuando nos sintamos solas en nuestras luchas como mamás.

Ayúdanos a luchar contra el miedo a la insolación que puede ocurrirnos a las madres. Recuérdanos que fuimos ubicadas con un propósito en las vidas de nuestros hijos, familiares y comunidades. Fortalécenos para alcanzar a las personas que has puesto en nuestras vidas, en tiempos de necesidad y de motivar a aquellos que están educando niños a nuestro lado. Danos un claro entendimiento de Tu propósito de la maternidad.

Padre, no siempre lo entendemos. Muchos días luchamos para permanecer sanas y perdemos la paciencia justo antes de que el día comience. Ven a nuestros corazones con la fuerza de Tu amor y la convicción de mantenernos prosperando hacia ti. No hacia la perfección y no hacia la comparación, sino directo hacia ti. Oramos con Proverbios 31:15-17 sobre nuestras vidas, hoy y cada día.

Padre, queremos que nuestros planes estén alineados con tu voluntad. Haznos ser madres trabajadoras, confiadas y fuertes para completar todas las tareas. No somos todas esas cosas cuando nuestro bebe llora, pero eres fiel. Un día, comenzaremos a mirar hacia a tras y veremos las huellas de tu amor en los momentos en los que nos sentimos abrumadas y descalificadas. Bendícenos para ser reflejos humildes de tu gracia, brillantemente imperfectas y dependientes de ti. Muy fervientemente, oramos para llevar a nuestros hijos a Cristo, Para disciplinarlos de la forma en que vivimos nuestras vidas y con las palabras inspiradas por tu sabiduría. Bendice y guía cada palabra y nota de disciplina para honrarte y servir a tus propósitos.

A través de la tarea de la maternidad, deja que nunca perdamos la vista de quienes somos en Cristo. Mantén nuestros pies en el camino de la rectitud y nuestros corazones en la búsqueda de la sabiduría. Bendice nuestras vidas con amigos santos y amistades centradas en Dios. Bendice y protege nuestros matrimonios a pesar de los retos de ser padre. Padre Dios, moldéanos en las madres que ya sabes que somos.

En el nombre de Jesús,

Amén.

"Aprendí más sobre el cristianismo de mi madre que de todos los teólogos en Inglaterra".  -John Wesley

Proverbios 31: 15-17, "Ella se levanta cuando aún es de noche; provee comida para su familia y porciones para sus sirvientas. Ella considera un campo y lo compra; de sus ingresos ella planta un viñedo. Ella establece que su trabajo vigoroso, sus brazos son fuertes para sus tareas ".

¿Qué dice la Biblia acerca de las madres?

Hay más de 300 versos que contienen la palabra "madre" en la Biblia. Las Escrituras están llenas de mujeres que confían en la fuerza de Dios para criar a sus hijos.

"Solo Dios mismo aprecia la influencia de una madre cristiana en el carácter de sus hijos". -Billy Graham

La maternidad puede sentirse similar a un equipo de boxes de un solo hombre. El trabajo nos sobrecargará y nos distraerá de las alegrías y bendiciones de la maternidad si nos centramos en la perfección perpetua de la recuperación. Caroline Albanese lo dice maravillosamente en su artículo titulado “Madres, abrace el desorden”.  Alienta a las mamás a que adviertan: “Si quieres la abundancia, debes abrazar el desorden”. Y Carolyn Mahaney refleja su sabiduría a través de un verso preciado que recuerda Ella y anima a las madres a confiar más en Dios. “Confía en el Señor, y haz el bien” (Salmos 37: 3).

Haz una pausa antes de que entres en pánico en un día lleno de tareas interminables y mentes jóvenes que no cumplen. Las mejores madres están centradas en Cristo. Se dan cuenta del valor de la perspectiva apropiada y la sabiduría divina. El Salmo 127:3 dice: “Los niños son un regalo del Señor; son una recompensa de Él. "La maternidad no es la carga temerosa que nuestro enemigo quiere que creamos, sino una bendición y un privilegio únicos para acercarnos más a Él. La maternidad no debe ser una carga para ser temida, sino una bendición y una aventura para abrazar. No podemos controlar las elecciones de nuestros hijos, pero podemos influir en ellos por la vida que vivimos. Para liderar bien, debemos estar inmersos en su Palabra, diariamente. Toda sabiduría fluye de las ricas páginas de las Escrituras.

“Debe ser respetada por todos por el bien que ha hecho. ¿Ha criado bien a sus hijos? ¿Ha sido amable con los extraños y ha servido a otros creyentes humildemente? ¿Ha ayudado ella a los que están en problemas? ¿Siempre ha estado lista para hacer el bien?” - 1 Timoteo 5:10 NTV

Timoteo vivió una gran vida de fe. Muchos creyeron en Cristo por su trabajo de compartir el Evangelio. Trillia Newbell observa brillantemente en su artículo, "El asombroso llamado de ser 'mamá'".  Aunque no sabemos mucho sobre el padre de Timothy, la fe de su madre fue suficiente para establecer el tono de su vida. Si nuestro objetivo es ser madres de 1 Timoteo 5:10, debemos orar esta nota de las Escrituras en nuestras vidas.

11 versículos de la Biblia sobre las madres y la familia

  • Éxodo 2:8 - "Honra a tu padre ya tu madre, para que puedas vivir mucho tiempo en la tierra que el Señor tu Dios te está dando".

  • Josué 24:15b - "Pero en cuanto a mí y a mi familia, serviremos al Señor".

  • Proverbios 22:6 - "Comience a sus hijos en el camino que deben seguir, e incluso cuando sean viejos, no lo abandonarán".

  • Proverbios 29:17 - "Disciplina a tus hijos, y ellos te darán paz; te traerán las delicias que deseas".

  • Proverbios 31:15-17 - "Ella se levanta cuando aún es de noche; provee comida para su familia y porciones para sus sirvientas. Ella considera un campo y lo compra; de sus ganancias ella planta un viñedo. Ella establece que su trabajo vigoroso, sus brazos son fuertes para sus tareas ".

  • Salmo 127:3 - "Los hijos son herencia del SEÑOR, descendencia es recompensa de él".

  • Lucas 1:46-48 - "Y María dijo: 'Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se regocija en mi Dios, mi Salvador, porque él ha sido consciente del estado humilde de su siervo. De ahora en adelante todas las generaciones me llamarán bienaventurado, ''

  • 1 corintios 13:4-7 “El amor es paciente, el amor es amable. No envidia, no se jacta, no es orgulloso. No deshonra a los demás, no es egoísta, no es fácil enojarse, no guarda registro de errores. El amor no se deleita con el mal, sino que se regocija con la verdad. Siempre protege, siempre confía, siempre espera, siempre persevera ".

  • Efesios 6:1-3: "Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor, porque esto es correcto. 'Honren a su padre y a su madre', que es el primer mandamiento con una promesa, 'para que le vaya bien a usted y para que disfrutes de una larga vida en la tierra ".

  • 1 Pedro 5:2-3: "Sean pastores del rebaño de Dios que está bajo su cuidado, cuidándolos, no porque deban hacerlo, sino porque están dispuestos, como Dios quiere que esté, no buscando ganancias deshonestas, sino ansiosos por Servir, no ponerlo sobre los que te han sido confiados, sino ser ejemplos para el rebaño ".

  • 1 Juan 4:19 - "Amamos porque él nos amó primero".

La maternidad es una vocación. Muchas mamás también equilibran otros llamamientos. Nuestros niños tienen un asiento de primera fila en todas las ocasiones en que lo hacemos bien y las muchas veces que nos presenciamos nos quedamos cortos. Disculparse en esos momentos les enseña humildad piadosa. Renunciar a la gloria cuando triunfamos les muestra cómo honrar a Dios con sus dones y talentos. La oración a lo largo del día les permite darse cuenta de nuestra dependencia de la fuerza de Dios, sobre la nuestra. La vida que vivimos es nuestro mayor testimonio. Y quizás la audiencia más importante sean nuestros hijos.

"Megs" escribe sobre la vida cotidiana en el amor de Cristo. Salió de su zona de confort y de su carrera en mercadotecnia para obedecer el llamado de Dios de quedarse en casa y ser "mamá" en 2011. De ese paso de obediencia nació su blog, Sunny & 80, una forma de retener los divertidos momentos cotidianos de maternidad. (https://sunnyand80.org) Meg también es escritora independiente y autora de "Amiga de Todos". Le encanta dirigir su estudio bíblico de los lunes por la mañana, ser una madre de baile, correr a distancia y hacer fotografías. Meg reside en el norte de Ohio con su esposo, dos hijas y Golden-Doodle ... todos los fanáticos ávidos de los Cleveland Browns.

Meg writes about everyday life within the love of Christ as an author, freelance writer, and blogger at Sunny&80. Her first book, “Friends with Everyone,”  is available on amazon.com. She earned a Marketing/PR degree from Ashland University but stepped out of the business world to stay at home and raise her two daughters. Besides writing, she leads a Bible Study for Women and serves as a Youth Ministry leader in her community. She lives in Northern Ohio with her husband, Jim, and two daughters.