Escrito por Meg Bucher

Cada vida empieza y termina bajo la mano soberana de Dios. En nuestras vidas, uno de los honores más grandes que podemos tener es poder cuidar, nutrir y guiar los corazones de nuestros hijos a los pies de Cristo. Muchas veces como madres, nosotras aprendemos mucho más sobre nosotras mismas, nuestro propósito y el amor de Dios a través de los hijos e hijas que nos ha encomendado a nuestro cuidado. Cada vida es preciosa y cada vida le pertenece a Dios. Cada onza de talento, cada personalidad, cada sonrisa son notas que nos demuestran el gran amor y compasión de Dios. 

Fuimos creados a su imagen y puede que no haya nada que solidifique esa realidad más que nuestra habilidad, dada por Él para dar y cuidar de la vida de nuestros hijos e hijas. Ser madre es un privilegio lleno de propósitos que serían imposibles o muy dolorosos de manejar lejos del cuidado, protección y guía de Dios. Oramos por cada mamá (presente, pasada y futura) en este día de las madres. Oramos por fortaleza para poder enfrentar los momentos difíciles. Oramos por paciencia mientras que las cosas parecen nunca tener llegar a un fin. Oramos por valor para amar, cuidar y educar a nuestros hijos de la manera justa y sabia, como Dios lo ha hecho y lo hace con todos sus hijos e hijas. 


Una oración del día de las madres

Querido Dios y Padre Celestial, 

Nada te toma por sorpresa, pero nosotros sí somos desbalanceados fácilmente por las cosas que a veces no esperábamos en este viaje de maternidad. Cada etapa viene con sus propios retos, cons sus emociones encontradas, y con los pequeñitas personas que van creciendo desde nuestro interior y que después podemos ver crecer en frente a nuestros propios ojos. Podemos ver como ellos también tienen sus batallas y como intentan reconciliar todas las cosas mientras nosotras intentamos estar presentes a cada paso para ayudar, aconsejar y cuidar. Celebramos cada una de las victorias de nuestros hijos e hijas como si fueran nuestras propias victorias. Gracias por las victorias. 

La maternidad es un increíble regalo por el cual te damos muchas gracias el día de hoy. Por todas lo que la maternidad conlleva, las partes difíciles, las cansadas, las hermosas, las dulces, por todas ellas te damos gracias. Nos das la oportunidad de aprender más sobre nosotras como personas, como hijas y como madres gracias a las oportunidades que nos das. Nos has llamado a ser madres y así podemos aprender más sobre quien eres tu y sobre cómo nos ves, como nos tratas como padre y como estas con nosotros a cada instante. 

Padre, tu bondad y compasión hacia nosotras es inmensurable. Por favor, continúa guiando nuestros pasos como madres. Dejanos saber a que punto terminan nuestras manos y en que punto empiezan las tuyas. Enséñanos a guiar a nuestros hijos e hijas en tus caminos para que ellos puedan descubrir que no importa en donde esten, lejos o cerca de sus madres o de sus padres, tu como padre celestial siempre estarás a su lado. 

Por favor danos fuerzas cuando flaqueamos, en nuestra debilidad, tu eres fuerte. 

 Cuando pasemos por situaciones sin precedentes, ayudanos a confiar en ti aun mas que antes. Sabemos que tu mandaste a tu hijo Jesucristo por nosotros, para nuestra salvación; al hacerlo demostraste el mayor acto de amor hacia la humanidad. Recuerdanos de ese amor cada vez que veamos nuestro reflejo en el espejo y cada vez que veamos a nuestros hijos e hijas.Gracias por tu sacrificio, Señor Jesús. Ayudanos a conocer el valor que tienen nuestras vidas como personas y como madres, para que nuestros hijos e hijas puedan conocer el suyo como hijos del Dios viviente. Gracias por permitirnos vivir en los brazos de amor, paz, libertad y gracia del Dios viviente. Gracias por amarnos tal y como somos. Padre, por favor recuerdanos todas estas verdades a través de tu Santo Espíritu dado a nosotros por tu hijo Jesucristo, nuestro Señor y Salvador en quien encontramos toda esperanza de vida. Padre, bendícenos con paciencia, con paz interior y la eterna satisfacción que tenemos en ti. Oramos que nuestros hijos e hijas esten siempre en tus caminos, que te conozcan y que vivan para la honra y gloria de tu Santo nombre. 

 En nombre de nuestros Señor Jesús. Amén. 

 

Una oración por las madres que se sienten cansadas 

Padre,

Hay momentos en la vida de toda madre cuando solo queremos cerrar la puerta y quedarnos del otro lado sin interrupción alguna, necesitamos de un momento de paz. Esos momentos donde las lágrimas no dejan de caer y cuando ya no podemos encontrar fuerzas para contenerlas. Cuando estamos abrumadas y cansadas, recuérdanos que no hay mejor lugar para descansar que en tus brazos de amor y de paz. Tu estas cerca del corazón quebrantado y tu amor es incondicional. Señor Jesús tu conoces el tipo de dolor por el que la humanidad pasa, tu lo sentiste en carne propia. Señor Jesús tu nos dijiste que en este mundo tendríamos aflicciones, problemas, dolores, pero también nos dijiste que estuviéramos tranquilos y confiados en ti, puesto que tu has vencido los dolores, las aflicciones y hasta a la muerte misma. Gracias por tu sustento. Gracias por limpiar nuestras lágrimas con tu cariñosa paz. Gracias por renovar nuestras fuerzas. Gracias por tu presencia en nuestras vidas. Cuida nuestros corazones y danos sabiduría para ser madres que puedan cuidar y guiar a nuestros hijos de una manera que te agrade. No somos perfectas, pero estamos conscientes que en ti podremos con todo, tu eres nuestra esperanza, nuestro refugio, nuestra victoria. Muchas gracias por tu fidelidad, por tu perdón, y por tu amor. 

En el nombre de Jesús. Amén. 

 

Una oración por las madres solteras

Señor Dios, 

Por aquellas madres que lo hacen todo por sí mismas, que sobresalen solas a pesar de todas las adversidades, que proveen para su familia, que cuidan a su familia, que nutren a su familia, por todas aquellas madres solteras que siguen adelante con su llamado de madres, por ellas te pedimos fuerza, paciencia, sustento, cuidado, paz, sabiduría y fe para seguir adelante. Que nunca se sientan solas y sin esperanza, sino que al contrario, puedan encontrar la mejor de las ayudas, el sustento que nunca se acaba, la esperanza viva en Cristo Jesús. Dales el valor para seguir adelante. Dales paz, y déjales saber que en todo tu estas con ellas. Que sus hijos e hijas puedan ver y estar conscientes de las luchas y del sacrificio que su madre pone a cada día. Que sus hijos te puedan ver a ti Señor Jesús a través de las acciones, de las palabras, de los esfuerzos, de la fe y de la esperanza de su madre, y que puedan ayudar, y ser hijos ejemplares como tu lo fuiste aquí en la tierra Señor Jesús. Señor tu eres nuestro sanador y nuestra provisión. Por favor, Padre, te pedimos por todas las madres solteras, no solamente en este dia de las madres, sino en cada día del año, ellas son madres todos los días y cuidan de sus hijos a cada instante, por favor, se con todas ellas, dales paz, dales fuerza, dales fe. Se tu su provisión y sobre se su guardian. 

Que el amor y la paz de Dios este con ellas y sus familias cada día.

En el nombre de Cristo Jesús. Amén. 

 

Una oración por los que han perdido a su mamá

Querido Dios, 

El día d hoy recordamos y celebramos a las madres que ya no están presentes con nosotras, o por aquella que nunca tuvimos el privilegio de conocer. Te pedimos por ellas, y te pedimos que sanes y llenes el vacío que dejaron en nuestros corazones con su partida. Porque no importa que ya seamos mayores y tengamos nuestras propias familias, siempre tenemos ese anhelo del seno maternal. Recordamos y te damos gracias por sus acciones, por sus cuidados, por sus abrazos y sus enseñanzas, te doy gracias por la vida que nos diste a través de nuestras madres. Te damos gracias por todos los hermosos recuerdos que atesoramos en nuestros corazones que nos recuerdan que uno de los mejores regalos, es el poder haber tenido a una madre o a una figura materna que nos diera atención, cuidado y amor. Te pedimos que consueles nuestros corazones este día y que podamos seguir adelante gracias a tu amor y gracia así como también gracias a las madres que nos dieron un camino para seguir adelante aferrados de tu mano, Señor Jesús. Te damos gracias por todas la mamás que hoy recordamos con mucho amor y nostalgia. 

En el nombre de nuestro Señor Jesús. Amén. 


Versículos bíblicos para las madres            

“Nosotros amamos, porque Él nos amó primero” - 1 Juan 4:19

“Y descendió con ellos y vino a Nazaret, y continuó sujeto a ellos. Y su madre atesoraba todas estas cosas en su corazón” - Lucas 2:51

“Como uno a quien consuela su madre, así os consolaré yo; en Jerusalén seréis consolados” - Isaías 66:13

“Muchas mujeres han obrado con nobleza, pero tú las superas a todas” - Proverbios 31:29

“Entonces el SEÑOR visitó a Sara como había dicho, e hizo el SEÑOR por Sara como había prometido. Y Sara concibió y dio a luz un hijo a Abraham en su vejez, en el tiempo señalado que Dios le había dicho. Y Abraham le puso el nombre de Isaac al hijo que le nació, que le dio a luz Sara” - Génesis 21:1-3

“También se levanta cuando aún es de noche, y da alimento a los de su casa, y tarea a sus doncellas” - Proverbios 31:15

“Entonces María dijo: Mi alma engrandece al Señor, 47 y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. 48 Porque ha mirado la humilde condición de esta su sierva; pues he aquí, desde ahora en adelante todas las generaciones me tendrán por bienaventurada” - Lucas 1:46-48

“Soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” - Colosenses 3:13

“Por eso los soldados hicieron esto. Y junto a la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de su madre, María, la mujer de Cleofás, y María Magdalena. 26 Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien Él amaba que estaba allí cerca, dijo a su madre: ¡Mujer, he ahí tu hijo! 27 Después dijo al discípulo: ¡He ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa” - Juan 19:25-27

“Enseña al niño el camino en que debe andar, y aún cuando sea viejo no se apartará de él” - Proverbios 22:6

“Y el hombre le puso por nombre Eva a su mujer, porque ella era la madre de todos los vivientes” - Génesis 3:20

“Sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios” - 1 Pedro 3:4 

“No tengo mayor gozo que éste: oír que mis hijos andan en la verdad” - 3 Juan 1:4    

 

Frases de inspiración - Tributo para las madres   

“De todas las personas que he conocido, ella tuvo la mejor influencia en mi vida. Estoy seguro que una de las razones por la cual el Señor me ha dirigido y guardado, así como a Ruth y a los muchachos a través de los años fue gracias a las lágrimas y oraciones de mi madre y de mi padre”. - Billy Graham 

“La impresión que las oraciones de una madre dejan en sus hijos, son impresiones que quedan marcadas por toda sus vidas”. - D.L. Moody 

“Los niños son distracciones de otros trabajos más importantes, los niños son el trabajo más importante”. - C.S. Lewis 

“Las madres pueden perdonar lo que sea. Cuéntamelo todo, y ten por seguro que jamás te dejaré por lo que me digas, aunque el mundo te de la espalda”. - Louisa May Alcott

“Describir a mi madre sería describir la fuerza de un huracán y su fuerza perfecta. O describir los colores que suben y bajan de un arcoiris”. - Maya Angelou 

“No puedo comenzar a decirte cuánto le debo a las solemnes palabras de mi madre buena”. - Charles S. Spurgeon

-------------------------------------------------------------------------------------

Meg escribe sobre las situaciones del cotidiano en el amor de Cristo. Meg es autora, escritora y blogger en Sunny&80. Su primer libro Friends with Everyone puede ser encontrado en Amazon.com. Meg recibió su diplomado en Mercadotecnia y relaciones públicas de Ashland University. Meg vive en Ohio del Norte con su esposo, Jim y sus dos hijas.                     

Meg writes about everyday life within the love of Christ as an author, freelance writer and blogger at Sunny&80. Her first book, “Friends with Everyone,”  is available on amazon.com. She earned a Marketing/PR degree from Ashland University, but stepped out of the business world to stay at home and raise her two daughters. Besides writing, she leads a Bible Study for Women and serves as a Youth Ministry leader in her community. She lives in Northern Ohio with her husband, Jim, and two daughters.