Escrito por: Danielle Bernock

¿A quién debemos orar como cristianos? ¿Se supone que debemos orar a Jesús? ¿O se supone que debemos orar al Padre? ¿Qué hay del Espíritu Santo? ¿Podemos orar al Espíritu Santo?

Estas preguntas afectan a muchos creyentes, impidiendoles orar en absoluto, debido al temor de orar de manera incorrecta.

Si eres tú, déjame calmar tus miedos con una pregunta, y luego daré más detalles. Primero la pregunta: ¿El Espíritu Santo es Dios? Si respondiste que sí, entonces sí, puedes orar al Espíritu Santo, que es Dios. Entiendo que se siente mucho más complicado que eso, así que daré más detalles.

¿Por qué la confusión?

El patrón de oración más prominente en el Nuevo Testamento es al Padre, en el nombre de Jesús.

“En aquel día ya no me preguntarán nada. Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.” (Juan 16: 23-24).

Pero cuando Jesús les enseñó a sus discípulos a orar, les indicó que se dirigieran al Padre, pero no mencionó el uso de su nombre.

“Ustedes deben orar así: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre,  venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno” (Mateo 6: 9-13).

Sin embargo, también encontramos oraciones dirigidas a Jesús.

“Mientras lo apedreaban, Esteban oraba. —Señor Jesús —decía—, recibe mi espíritu. Luego cayó de rodillas y gritó: —¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado! Cuando hubo dicho esto, murió.” (Hechos 7: 59-60).

Pero luego este pasaje ilustra la necesidad de algún tipo de comunicación con el Espíritu Santo también.

“Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá solo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes. Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.” (Juan 16: 13-15).

¿Qué se nos dice sobre el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo es mucho más prominente en las escrituras de lo que algunos creen. Participó en la creación.

“Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.” (Génesis 1:1-2).

Ayudó a Gedeón a derrotar a los enemigos de Israel.

“Entonces Gedeón, poseído por el Espíritu del SEÑOR, tocó la trompeta, y todos los del clan de Abiezer fueron convocados a seguirlo.” (Jueces 6:34).

Habló profecía a través del profeta Isaías.

“El Espíritu del SEÑOR omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros,” (Isaías 61: 1).

Jesús le prometió que vendría a ayudarnos.

“Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.” (Juan 16: 7).

Llena a los creyentes como lo prometió Jesús.

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban reunidos. Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.” (Hechos 2: 1-4).

Desarrolla fruto en nosotros.

“En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.” (Gálatas 5: 22-23, 25).

Y nos habla a nosotros.

“El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.” (Apocalipsis 2: 7).

Estas son solo algunas cosas que hace el Espíritu Santo. Claramente, él tiene un papel que desempeñar en nuestras vidas.

Aunque en las Escrituras nunca se nos dice que le oremos, nunca se nos dice que no lo hagamos. Una cosa que puede ayudarnos a desenredar y simplificar a quién orar es hablar de la trinidad.

¿Qué es la trinidad?

El término “trinidad” no está en la Biblia. La palabra no se usó hasta finales del siglo II. Sin profundizar demasiado en la historia, la Trinidad es la unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, o como algunos dicen, la Deidad.

La Trinidad es un Dios que se encuentra en tres personas distintas. No tres dioses, solo uno. A lo largo de la Biblia, encontramos evidencia de la naturaleza trina de Dios. Aquí están algunos ejemplos.

En la creación, está escrito, “Hagamos al hombre a nuestra imagen ... (Génesis 1:26), no es,” déjenme hacer al hombre a mi imagen “.

En el bautismo de Jesús, está escrito, “Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él.” (Mateo 3:16).

Y en el sermón de Pedro después de Pentecostés, está escrito: “Exaltado por el poder de Dios, y habiendo recibido del Padre el Espíritu Santo prometido, ha derramado esto que ustedes ahora ven y oyen.” (Hechos 2:33).

La Trinidad nos muestra que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son todos Dios juntos como uno. Cuando rezamos a cualquiera de ellos, rezamos a Dios.

Lo más importante para recordar es que Dios desea estar en relación con nosotros y eso requiere oración.

Importa menos a quién te diriges cuando estés orando, si al Padre o al hijo o al Espíritu Santo, lo que más importa es la disposición de tu corazón y tu deseo de entrar en la presencia de Dios.  

________________________________________

Danielle Bernock escribe sobre cómo superar los efectos de la infancia y el trauma emocional a través del poder del amor de Dios. Su primer libro Emergiendo con Alas: Una verdadera historia de mentiras y dolor y Amor que Cura ha llevado a muchos a la libertad emocional y espiritual. Otros libros incluyen Un Pájaro Llamado Payn y el Manifiesto de Amor. Para obtener más información o para conectarte con Danielle, entra aquí: https://www.daniellebernock.com/


Danielle Bernock is an international, award-winning author, speaker, and coach who helps people embrace their value and heal their soul through the power of the love of God. She’s written Emerging With Wings, A Bird Named Payn (now available in audio), Love’s Manifesto and Because You Matter. A long time follower of Christ, Danielle lives with her husband in Michigan near her adult children and grandchildren. For more information or to connect with Danielle https://www.daniellebernock.com/