Gálatas

El libro identifica claramente a Pablo como su autor. Las iglesia de Galacia estaban conformadas por gentiles y judíos que se habían convertido ya al cristianismo y en esta carta Pablo vuelve a reafirmar lo que antes compartió en el libro de Romanos, la justificación por medio de la fe, afirmando esta vez que la justificación es solamente por la fe sin las obras de la ley de Moisés. Además, Pablo vuelve a advertir que los falsos profetas intentaran corromper la sana doctrina guiando a la gente en malas creencias.