1 Samuel

Resumen

Resumen del Libro de 1 Samuel

Este resumen del libro de 1 Samuel proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de 1 Samuel.

Título

1 y 2 Samuel llevan por título el nombre de la persona que Dios usó para establecer la monarquía en Israel. Samuel no solo eligió a Saúl y David, los dos primeros reyes de Israel, sino que también definió el nuevo orden del mandato de Dios sobre Israel. El rol de Samuel como representante de Dios en este periodo de la historia de Israel es cercano al de Moisés (ver Salmos 99:6, Jeremías 15:1), después de él, más que cualquier otra persona, proveyó la continuidad para el pacto en la transición desde el mandato de los jueces hasta la monarquía.

1 y 2 Samuel eran originalmente un libro. Fue dividido en dos partes por los traductores de la Septuaginta (la traducción griega previa al cristianismo del AT) - una división, consecuentemente seguida por Jerome (en la Vulgata Latina, 400 A.C.) y por versiones modernas. El título del libro ha cambiado varias veces, habiendo sido designado “El primer y segundo libro de los Reinos” (Septuaginta). “Primer y Segundo Rey” (Vulgata) y “Primera y Segunda de Samuel” (Tradición hebrea y versiones más modernas).

Características literarias, Autoría y Fecha

Han surgido muchas preguntas concernientes al personaje, autoría y fecha de 1, 2 Samuel. Ciertas características del libro sugieren que fue compilado con el uso de un número de fuentes independientes de recursos, las cuales el autor pudo haber incorporado a su propia composición, en tanto haya sido posible, en su forma original sin edición.

Quién fue el autor, no puede saberse ya que el mismo libro no indica su identidad. Quien quiera que fuera, tenía acceso sin duda alguna a información relacionada a la vida y la época de Samuel, Saúl y David. El libro hace referencia explícita a una sola fuente (El libro de Jaser, 2 Samuel 1:18), pero el escritor de Crónicas se refiere a otras cuatro referencias que corresponden a este período (El libro de los Annales del Rey David, 1 Crónicas 27:24; el historial de Samuel el vidente, el historial de Natán el Profeta, el historial de Gad el vidente, 1 Crónicas 29:29).

Contenido y Tema: Reinado y Pacto

1 Samuel relata el establecimiento de un sistema político en Israel encabezado por un rey humano. Antes el autor describe este cambio momentáneo en la estructura de la teocracia (Dios como rey gobernando sobre su pueblo), él describe la complejidad de este contexto. Los eventos siguientes proporcionan tanto historia como teología desde el principio de la monarquía:

  1. El nacimiento, juventud y llamado de Samuel (cap. 1-3). En un libro, cuya mayor parte trata acerca de los dos primeros reyes de Israel, Saúl y David, es significativo que el autor no escogiera incluir una narración del nacimiento de ninguno de estos hombres, sino descubrir el nacimiento de quien los presentó, el profeta Samuel. Esto por sí solo acentúa la importancia que el autor le adjunta al rol de Samuel en los eventos siguientes. Él parece estar diciendo de forma sutil que la carne y sangre están subordinadas a la palabra y al Espíritu en el proceso del establecimiento del reinado. Por esta razón los cap. 1-3 deben ser vistos como una relación integral con lo que sigue, no como un libro parecido al libro de Jueces o como un perfil con final suelto con respecto al resto de 1, 2 Samuel. El reinado es dado por nacimiento y luego es nutrido por la palabra profética y trabajo del profeta Samuel. Además, los eventos de la natividad temática de Samuel anticipan la historia del trabajo de Dios que está narrado en el resto del libro.
  1. Los “relatos del arca” (cap. 4-6). Esta sección describe cómo el arca de Dios fue capturada por los filisteos y como luego, después que Dios hizo estragos en varias ciudades Filisteas, esta fue devuelta a Israel. Estas narraciones revelan la noción de Israel de que la posesión del arca automáticamente garantizaba la victoria sobre sus enemigos. Ellos también mostraron el asombroso poder del Señor (Jehová, el Dios de Israel) y su superioridad en contra del dios filisteo Dagón. Los filisteos fueron forzados a confesar abiertamente su inutilidad en contra del poder de Dios mediante el regreso del arca de Israel. El episodio completo del arca juega un papel fundamental al ubicar el deseo libre de pecado de Israel de tener un rey humano con la perspectiva apropiada.
  1. Samuel como líder y proveedor (cap. 7). Cuando Samuel llamó a Israel al arrepentimiento y a la dedicación renovada hacia el Señor, el Señor intervino poderosamente en representación de Israel y los hizo victoriosos contra los filisteos. Esta narración reafirma la autoridad de Samuel como un líder divino ordenado; al mismo tiempo esto proporciona evidencias acerca de la protección divina y las bendiciones para el pueblo de Dios cuando este pone su confianza en el Señor y vive en obediencia a sus obligaciones según el pacto.

Todo el material en los cap. 1-7 sirve como un prefacio necesario para las narraciones de los capítulos 8-12, los cuales describen el ascenso y establecimiento del reinado en Israel. El autor arregló de forma majestuosa las historias en los capítulos 8-12 para acentuar el conflicto teológico que rodeaba los eventos históricos. En el estudio de esos capítulos, estudiosos han notado a menudo la presencia de una tensión o ambivalencia en la actitud hacia la monarquía: por un lado, Samuel es comandado por el señor a darle al pueblo un rey 8:7,9,22; 9:16-17; 10:24; 12:13); por el otro, el requerimiento del pueblo de un rey se considera un rechazo pecaminoso hacia el Señor (8:7,9,22; 9:16-17; 10:24; 12:13). Estas actitudes aparentemente conflictivas hacia la monarquía deben ser entendidas en el contexto de las relaciones del pacto de Israel con el Señor.

Moisés había anticipado el deseo de Israel de un rey humano (Deuteronomio 17:14-20), pero el reinado israelí tenía que ser compatible con el gobierno continuo del Señor sobre su gente y el gran rey. En cambio, cuando los ancianos pidieron a Samuel que les diera un rey (8:5, 19-20), ellos rechazaron al Señor. Su deseo no era un rey como el que las naciones a su alrededor tenían -que los guiará en las batallas y les diera un sentido de seguridad y unidad nacional. El requerimiento de un rey constituía una negación de la relación pactada con el Señor, quien era su rey. Además, el Señor no solo había prometido ser su protector, sino que recientemente había demostrado su poder en su representación, más reciente aún, en las narraciones del arca (cap. 4-6), así como también en la gran victoria lograda sobre los filisteos bajo el liderazgo de Samuel. (cap. 7).

Sin embargo, el Señor instruyó a Samuel para darle al pueblo un rey. Por cita divina, Saúl entró en contacto con Samuel, y Samuel fue dirigido a contarlo de forma privada como rey (9:1 -10:6). Consecuentemente, Samuel reunió al pueblo de Mizpa, donde luego de amonestarlos debido a su pecado de desear un rey (10:18-19), él les presentó la selección de un rey por suerte. La Suerte cayó en Saúl y públicamente lo designó como el único que Dios había escogido (10:24). Saúl no asumió inmediatamente su oficio real, sino que regresó a su casa a trabajar en el campo (11:5,7). Cuando los habitantes de Jabes de Galaad fueron amenazados por Nahas el amonita, Saúl tomó el desafío, reunió un ejército y llevó a Israel a la victoria. Su éxito colocó un sello de aprobación divina en la elección de Saúl para ser rey (10:24; 11:12-13) y ocasionó la inauguración de su reino en Gilgal (11:14 - 12:25).

La pregunta que aún necesitaba respuesta era, si Israel debería tener un rey (la voluntad del Señor de darles un Rey era clara), pero cómo podrían mantener el pacto con Dios (por ejemplo, preservar la teocracia) ahora que tenían un rey humano. El problema fue resuelto cuando Samuel llamó al pueblo a arrepentirse y a renovar su alianza con el Señor en el mismo momento que se daba la instauración de Saúl como rey. Al establecer el reinado en el contexto de la renovación del pacto, Samuel instauró la monarquía en Israel de una forma radicalmente diferente que la de las naciones a su alrededor. El rey en Israel no estaba allí para ser autónomo en su poder, sino que tenía que estar sujeto a la ley del Señor y a la palabra del profeta (10:25; 12:23). Esto no era cierto solo para Saúl, sino para todos los reyes quienes ocuparían el trono de Israel en un futuro. El rey era un instrumento del gobierno del Señor sobre su pueblo, y tanto la gente como el rey seguirían reconociendo al Señor como su primer soberano (12:14-15).

Saúl pronto demostró que no tenía la voluntad de sumarse a los requerimientos de su oficio teocrático (cap. 13-15). Cuando desobedeció las instrucciones del profeta Samuel en la preparación en contra de los Filisteos (13:13), y cuando se negó a destruir completamente a los amalecitas según había sido comandado a hacer por la palabra del Señor a través de Samuel (cap. 15), dejó de ser un instrumento del Señor para gobernar a su pueblo. Estas abrogaciones de los requerimientos de su oficio teocrático llevaron a su rechazo como rey (15:23).

El recordatorio de 1 Samuel (cap. 16-31) muestra la elección del Señor por David, para que fuese el sucesor de Saúl, y luego describe el largo camino mediante el cual David es preparado para ascender al trono. Aunque el gobierno de Saúl se convirtió en un gobierno anti-teocrático por naturaleza, David se negó a usurpar el trono por medio de la fuerza y, por el contrario, dejó su ascenso en las manos del Señor. Eventualmente, Saúl fue herido en una batalla con los filisteos, y por temor a la captura, se quitó su propia vida en la misma batalla (cap. 31).

Cronología

A pesar de que las narraciones de 1, 2 Samuel contienen estatutos de importancia cronológica (ver, por ejemplo, 1 Samuel 6:1; 7:2; 8:1,5; 13:1; 25:1; 2 Samuel 2:10-11; 5:4-5; 14:28; 15:7), los datos son insuficientes para establecer una cronología precisa de los eventos mayores ocurridos en este período de la historia de Israel. Excepto las fechas de nacimiento de David y la duración de su reinado, las cuales son firmes (ver 2 Samuel 5:4-5), otras fechas pueden ser solo aproximadas. El problema textual con los datos cronológicos en la era de Saúl cuando se convirtió en rey y la duración de su reinado (ver las notas textuales del NIV en 1 Samuel 13:1) contribuyen a la incertidumbre cuando se trata del momento del nacimiento de Samuel (1 Salmos 1:20) o su muerte (25:1). Su período de vida probablemente superó la de Sansón o la de Obed, hijo de Rut y Booz y abuelo de David. Se indica que estaba bien a lo largo de los años en los cuales los ancianos de Israel le pidieron que les diera un rey (ver 8:15). Otro factor importante para la incertidumbre cronológica es que el autor no siempre arregló su material en secuencia cronológica estricta. Parece estar claro, por ejemplo, que 2 Samuel 7 es para ubicarse cronológicamente luego de las conquistas de David descritas en 2 Samuel 8:1-14 (ver notas en 2 Samuel 7:1; 8:1). La historia de la hambruna enviada por Dios sobre Israel durante el reinado de David debido a la violación de un trato con los gabaonitas por parte de Saúl se encuentra en 2 Samuel 21:1-14, aunque cronológicamente ocurre antes del tiempo de la rebelión de Absalón en 2 Samuel 15-18 (ver notas en 2 Samuel 21:1-4) Sin embargo, las siguientes fechas proveen un marco cronológico aproximado para los tiempos de Samuel, Saúl y David.

Esquema

  1. Arreglo histórico para el comienzo del reinado en Israel (cap. 1-7)
    1. Nacimiento de Samuel, juventud y llamado a ser profeta (cap. 1-3)
    2. Israel derrotado por los filisteos; el arca de Dios es tomada y restaurada (cap. 4-7)
  2. El comienzo del reinado en Israel bajo la orientación de Samuel (8:1; 16:13)
    1. El Ascenso de Saúl (cap. 8-12)
      1. El requerimiento pecaminoso del pueblo por un rey (cap. 8)
      2. Samuel anota a Saúl en privado (9:1;10:16)
      3. Saúl escoge ser rey en público (10:17-27)
      4. La elección de Saúl de ser rey es confirmada (11:1-13)
      5. El Reino de Saúl es inaugurado en una ceremonia de renovación del pacto (11:14; 12:25)
    2. El reinado de Saúl fracasa (13:1; 16:13)
  3. El Establecimiento del Reinado en Israel (16:14; 31:13)
    1. El ascenso de David (16:14; 27:12)
      1. David entra al servicio de Saúl (16:14; 17:58)
      2. David tiene temor de Saúl (cap. 18-19)
      3. Jonatán protege a David de Saul (cap. 20)
      4. David sigue eludiendo a Saúl (21:1; 22:5)
      5. Saul asesina a los sacerdotes en Nob (22:6-23)
      6. David rescata el pueblo de Keila (23:1-6)
      7. Saúl sigue persiguiendo a David (23:7-29)
      8. David perdona la vida a Saúl (cap. 24)
      9. David amenaza la vida de Nabal (cap. 25)
      10. David perdona la vida a Saúl nuevamente (cap. 26)
      11. David entra al servicio de Aquís (cap. 27)
    2. El Fin del Reinado de Saúl (cap. 28-31)
  4. La Consolidación del Reinado en Israel (2Sa 1-20)
    1. El Lamento de David por Saúl y Jonatán (cap. 1)
    2. David se convierte en el Rey de Judá (cap. 2-4)
    3. David se convierte en el Rey de todo Israel (5:1-5)
    4. David conquista Jerusalén (5:6-25)
    5. David trae el arca a Jerusalén (cap. 6)
    6. Dios promete a David una dinastía duradera (cap. 7)
    7. La extensión del reino de David (cap. 8)
    8. La lealtad de David a su pacto con Jonatán (cap. 9)
    9. David comete adulterio y asesinato (cap. 10-12)
    10. David pierde a su hijo Amnón (cap. 13-14)
    11. David pierde a su hijo Absalón (cap. 15-20)
  5. Reflexiones Finales acerca del Reinado de David (2 Samuel 21-24)

Versículos Claves

Versículos Populares