Proverbios

Resumen

Resumen del libro de Proverbios

Este resumen del libro de Proverbios proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de Proverbios.

Autores

Aunque el libro comienza con un título que atribuye Proverbios a Salomón, queda claro en los próximos capítulos que él no fue el único autor del libro. Proverbios 22:17 se refiere a los “dichos de los sabios” y Proverbios 24:33 menciona algunos “dichos de los sabios” adicionales. La presencia de una introducción en 22:17-21 más adelante indica que estas secciones surgen de un círculo de hombres sabios, no del mismo Salomón. El Cap. 30 se le atribuye a Agur hijo de Jaqué y el 31:1-9 al Rey Lemuel, los cuales no se mencionan en ninguna otra parte. Los dichos de Lemuel contienen varias pronunciaciones arameas que pueden apuntar a un trasfondo no israelita.

Sin embargo, la mayor parte del libro está vinculada con Salomón. Los encabezados en 10:1 y 25:1 incluyen su nombre, aunque el 25:1 dice que estos proverbios fueron “copiados por los hombres de Ezequías, rey de Judá”. Esto indica que un grupo de hombres sabios o escribas compilaron estos proverbios como editores y agregaron los capítulos 25-29 a las colecciones más tempranas. La habilidad de Salomón de producir proverbios se especifica en 1 Reyes 4:32, en donde se le atribuyen 3,000 proverbios. Junto con declaraciones sobre su sabiduría no paralela (1 Reyes 4:29-31,34), es muy probable que él fuera la fuente de la mayoría de los proverbios. El libro contiene un prólogo corto (1:1-7) y un epílogo más largo (31:10-31), los cuales pudieron haber sido agregados a los otros materiales. Es posible que los discursos en la sección de apertura amplia (1:8 – 9:18) fueran el trabajo de un compilador o editor, pero las similitudes del cap. 6 en esta sección con otros capítulos (compara 6:1 con 11:15; 17:18; 20:16; 27:13, compara 6:14,19 con 10:12; 15:18; 16:28; 28:25; 29:22; compara 6:19 con 14:5, 25; 19:5) también encajan con un origen Salomónico. El énfasis en el “miedo al Señor” (1:7) a través del libro une los segmentos.

Fecha

Si a Salomón se le otorga un rol prominente en el libro, la mayoría de los proverbios datarían del décimo siglo a. C. durante el tiempo del reino unido de Israel. La paz y prosperidad que caracterizaron la época van acorde al desarrollo de una sabiduría reflectiva y la producción de trabajos literarios. Además, varios intérpretes han notado que los 30 dichos del sabio en 22:17 – 24:22 (especialmente los primeros diez) contienen similitudes con las 30 secciones de la “Instrucciones de Amenemope” egipcia, una pieza instruccional que es difícilmente contemporánea con el tiempo de Salomón. De igual manera, la personificación de la sabiduría tan prominente como aparece en los cap. 1-9 (ver 1:20 y su respectiva nota; 3:15-18; 8:1-36; 9:1-12) puede ser comparada con la personificación de ideas abstractas tanto en las escrituras egipcias y mesopotámicas del segundo milenio a. C.

El rol de los hombres de Ezequías (ver 25:1) indica que las secciones importantes de proverbios fueron compiladas y editadas durante los años 715-686 a. C. Este fue el momento de la renovación espiritual guiada por el rey, quien también mostró un gran interés en las escrituras de David y Asaf (ver 2 Crónicas 29:30). Quizás fue también en este momento que los dichos de Agur (cap. 30), Lemuel (31:1-9) y los “dichos de los sabios” adicionales (22:17 -- 24:22; 24:23 - 34) fueron agregados a las colecciones Salomónicas, aunque es posible que la tarea de compilar no se hubiera completado hasta después del reino de Ezequías.

La Naturaleza de un Proverbio

Los proverbios contenidos en este libro no son interpretados como profecías o declaraciones acerca de efectos y resultados como promesas. Para esta instancia, Proverbios 10:27 dice que el año de los malvados se está terminando, mientras que los justos tienen vidas largas y prósperas (ver 3:2 y su respectiva nota). Los justos tienen abundante comida (10:3), pero los malvados van hambrientos (13:25). Mientras que algunas declaraciones son generalmente ciertas, hay suficientes excepciones que indican que a veces los justos sufren y los malvados prosperan (ver nota en 3:2). Normalmente los justos y malvados “reciben su merecido en la tierra” (11:31), pero otras veces son recompensados y castigados hasta la tumba.

La palabra hebrea traducida “proverbio” también se traduce como “oráculo” (Números 23:7,18), “dichos” (Isaías 14:4) y “parábolas” (Ezequiel 17:2), así que su significado es mucho más amplio que el término en español. Esto puede explicar la presencia de las secciones de discursos más largas en los capítulos 1-9. La mayoría de los proverbios son cortos, con la forma de dichos compactos que expresan verdades sobre el comportamiento humano. A menudo hay una repetición de una palabra o sonido que requiere de memorizar. En 30:33, por ejemplo, el mismo verbo hebreo se traduce como “revolver”, “girar” y “mover”.

En la sección más larga del libro (10:1 – 22:16) la mayoría de los proverbios tienen dos líneas de longitud, y los de los capítulos 10-15 casi siempre expresan un contraste. A veces el escritor simplemente hace una observación general, así como “piedra preciosa es el soborno para el que lo practica” (17:8; cf. 14:20), pero usualmente él evalúa la conducta: “Más el que aborrece el soborno vivirá” (15:27). De hecho, muchos proverbios describen las consecuencias de una acción particular o tipo de carácter: “El hijo sabio alegra al padre” (10:1). Al haber sido escritos los proverbios principalmente como instrucciones, a menudo están dados en la forma de mandamientos: “No ames dormir, para que no te empobrezcas” (20:13). Incluso en donde la forma imperativa no es usada, la acción deseada está completamente clara (ver 14:5).

Una característica común de los proverbios es el uso del lenguaje figurativo: “Como el agua fría al alma sedienta, así son las buenas nuevas de tierras lejanas” (25:25). Solo en el capítulo 25 hay 11 versos que comienzan con “cómo”. Esas similitudes hacen que los proverbios sean más vívidos y poderosos. Ocasionalmente la similitud es usada de una forma sarcástica o humorística: “Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo, es la mujer hermosa y apartada de la razón” (11:22; cf. 26:9), o, “Como la puerta gira sobre sus quicios, así el perezoso se vuelve en su cama” (26:14). El uso de metáforas es igual de efectivo: “La ley del sabio es manantial de vida” (13:14), y “la lengua apacible es árbol de vida” (15:4). De acuerdo al 16:24 “panal de miel son los dichos suaves”. La figura de sembrar y cosechar es usada tanto de forma positiva como negativa (cf. 11:18; 22:8).

Para poder desarrollar un juego apropiado de valores, un número de proverbios usan comparaciones directas: “mejor es el pobre que camina en su integridad, que el de perversos caminos y ríos” (28:6). Este patrón “mejor… que” puede verse también en 15:16-17; 16:19,32; 17:1,12; una forma modificada ocurre en 22:1. Otro patrón encontrado en el libro es el tan llamado proverbio numérico. Usado por primera vez en 6:16 (ver nota allí), este tipo de dicho tiene normalmente el número tres en la primera línea y cuatro en la segunda. (30:15,18,21,29).

La repetición de proverbios completos (compara 6:10-11 con 24:33-34; 14:12 con 16:25; 18:8 con 26:22; 20:16 con 27:13; 21:19 con 25:24) o partes de proverbios pueden servir para propósitos poéticos. Una ligera variación permite al escritor usar la misma imagen para señalar una relación (como en 17:3; 27:21) o para sustituir una palabra o dos para lograr una gran claridad o un énfasis diferente (19:1; 28:6). En Proverbios 26:4-5 la misma línea se repite de forma contradictoria, pero esta fue diseñada para señalar dos puntos diferentes (ver notas ahí).

A menudo el libro de Proverbios es muy directo (6:6; 21:9; 25:16; 26:3). Esta es la naturaleza de la literatura sabia ya que busca formas pedagógicas efectivas para iluminar las situaciones de la vida y para guiar a quienes no son sabios (o no son sabios aún) hacia elecciones sabías acerca de cómo moldear sus vidas como miembros de la comunidad humana que vive bajo el escrutinio y las reglas y cuidados providenciales del Creador.

Propósito y Enseñanza

De acuerdo al prólogo (1:1-7), Proverbios fue escrito para dar “sagacidad a los simples, y a los jóvenes inteligencia y cordura” (1:4), y para hacer al sabio incluso más sabio (1:5). Las referencias frecuentes a “mis hijos” (1:8,10; 2:1; 3:1; 4:1; 5:1) enfatizan el instruir a los jóvenes y orientarlos hacia una forma de vida que produzca remuneraciones. Adquirir sabiduría y saber cómo evadir las trampas de plomo hacia el bienestar personal, relaciones familiares felices, labores fructuosas y un buen lugar en la comunidad. Aunque proverbios es un libro práctico que trata sobre el arte de vivir, este libro basa su sabiduría práctica sólidamente en el temor al Señor (1:7; ver Salmos 34:8-14 y su respectiva nota). A través del libro, la reverencia y confianza a Dios son puestas en marcha en el camino hacia la vida, prosperidad y seguridad (3:5-10; 9:10-12; 14:26-27; 16:3,6-7; 18:10; 19:23; 20:22; 22:4; 28:25; 29:25). Esta sabiduría santa es un “árbol de la vida” virtual (3:18; 11:30; 13:12; 15:4) que produce la vida feliz que Dios amoldó a la creación para producir.

En el ciclo inicial de la instrucción (1:8 – 9:18) el escritor urge al joven a elegir el camino de la sabiduría (que lo lleva a la vida) y alejarse de los caminos locos (que a pesar de lo tentadores que puedan ser, estos llevan a la muerte). El autor escoge dos ejemplos primarios de locura para hacer más concretas sus exhortaciones. (1) avanzar en el mundo mediante la explotación (u opresión) de otros en vez de hacerlo con el trabajo honesto, y (2) encontrar placer sexual fuera de los lazos y responsabilidades del matrimonio. La tentación a una viene de los amigos masculinos del joven (1:10-19); la tentación hacia la otra viene de mujeres adulteras (cap. 5; 6:20-35; cap. 7). Esas dos tentaciones juntas ilustran la perversión y el poder de seducción de las locuras que el joven enfrentará en la vida y por las cuales debe estar preparado para resistir (ver también, Estructura Literaria).

La colección más grande de proverbios que siguen ampliamente el extenso espectro de las situaciones humanas, relaciones y responsabilidades, ofreciendo puntos de vista, advertencias, instrucciones y consejos con motivaciones frecuentes para ayudarles. El rango y la variedad de estos, representan una sumatoria desafiante. Sin embargo, una sección ilustrativa puede transmitir el carácter general, moral, el tono y el alcance de la colección. En una variedad de situaciones y relaciones, el lector es exhortado a la honestidad, integridad, diligencia, amabilidad, generosidad, perdón, confianza, paciencia, humildad, alegría, lealtad, templanza, autocontrol y la consideración prudente de las consecuencias que siguen actitudes, elecciones y acciones. La rabia debe ser contenida, la violencia y las disputas alejadas, el chisme debe ser evitado y la arrogancia repudiada. Debe renunciarse al alcoholismo, gula, envidia y avaricia. Los pobres no existen para ser explotados, las cortes no existen para ser manipuladas injustamente, las autoridades existen para ser honradas. Los padres deberían preocuparse por la instrucción y disciplina apropiada para sus hijos, y los hijos deberían honrar a sus padres y no traerles desgracia. La observancia y experiencia humana le ha enseñado al sabio que un cierto orden toma lugar en la creación de Dios. Honrarlo nos lleva a conocer los efectos positivos; desafiarlo nos lleva solo a consecuencias infelices. Todas las vidas deberían ser vividas con consciencia del escrutinio infalible del Señor de la creación y en confianza con su providencia generosa.

Aunque Proverbios es más práctico que teológico, el trabajo de Dios como creador es especialmente resaltado. El rol de la sabiduría en la creación es el sujeto de 8:22-31 (ver notas allí), donde la sabiduría como atributo de Dios es personificada. Dios es llamado el Hacedor de los pobres (14:31; 17:5; 22:2). Él dirige de forma soberana los pasos de las personas (16:9; 20:24) – incluso las acciones de los reyes (21:1) – y sus ojos observan lo que todos los humanos hacen (5:21; 15:3). Toda la historia se mueve hacia adelante bajo su control (ver 16:4,33 y sus respectivas notas).

En resumen, Proverbios provee instrucciones acerca de cómo vivir de una forma sabia y exitosa en el “temor al Señor” (1:7, 9:10) dentro del arreglo teocrático. El miedo al Señor incluye, reverenciar, confiar y comprometerse con el Señor y su voluntad como se desglosa en su creación y como se revela en su palabra. La Sabiduría en este contexto, es básicamente seguir el diseño del Rey benevolente para la felicidad humana dentro del orden de la creación – resultando en calidad mental (1:2) y calidad de vida (1:3).

Estructura Literaria

Los encabezados seccionales encontrados en el texto del NVI mismo, dividen el libro en unidades bien definidas. Un prólogo corto (mencionando el propósito y tema, 1:1-7) abre el libro, y un epílogo más largo (identificado por su asunto principal y su forma alfabética, 31:10-31) lo cierra. Los primeros nueve capítulos contienen una serie de discursos que contrastan las maneras y los beneficios de la sabiduría con las maneras de la locura. Excepto las secciones en las que la sabiduría personificada habla (1:20, 8:1; 9:1), cada discurso comienza con “mi hijo” o “mis hijos”.

Una característica clave en los discursos introductorios de Proverbios es la personificación tanto de la sabiduría y la locura como mujeres, cada una de las cuales (por apelaciones y advertencias en la parte de la Señora Sabiduría, por tentaciones en la parte de la Señora Locura) busca persuadir jóvenes “simples” a seguir sus maneras. Estos discursos están muy organizados. Comienzo (1:8-33) y final (cap. 8-9) con tentaciones y apelaciones, el cuerpo principal de los discursos está hecho de dos secciones balanceadas entre sí, una dedicada a la recomendación de la sabiduría (cap. 2-4) y la otra a advertir contra la locura (cap. 5-7). En estos discursos el hombre joven se muestra como tentado a la locura por hombres que tratan de abrirse camino en el mundo explotando a otros (1:10-19) y por mujeres que buscan placer sexual fuera de los lazos del matrimonio (cap. 5; 6:20-35; cap. 7). En las estructuras sociales de esa época, estas eran las dos grandes tentaciones para los hombres jóvenes. El segundo funciona aquí como una ilustración emblemática de la atractiva Señora Locura.

La principal colección de los proverbios de Salomón en 10:1 – 22:16 consisten en pareados individuales, muchos de los cuales expresan contraste. En la superficie, no parece ser ningún arreglo discernible, aunque ocasionalmente dos o tres proverbios tratan con el mismo asunto. Por ejemplo, 11:24-25 trata con la generosidad, 16:12-15 menciona a los reyes y 19:4,6-7 habla sobre la amistad. Sin embargo, hay una alta evidencia de que los arreglos de las unidades más largas fueron deliberados. Estudios avanzados de esta posibilidad resultan necesarios. La segunda colección Salomónica (cap. 25-29) continúa el patrón de los versos de dos líneas, pero también hay ejemplos de proverbios con tres (25:13; 27:10,22,27) o cuatro (25:13; 27:10,22,27) líneas. Los últimos cinco versos del capítulo presentan un discurso corto acerca de los beneficios de criar rebaños y manadas.

En los “treinta dichos” de los sabios (22:17 – 24:22) y los “discursos siguientes” de 24:23-34, hay una prevalencia de unidades de dos o tres versos y algo referente al estilo de los cap. 1-9 (ver especialmente 23:29-35). Estas secciones han sido anexadas a los anteriores y contienen algunos proverbios similares a aquellos incluidos en las colecciones anteriores (compara 24:6 con 11:14; 24:16 con 11:5). Uno encuentra vínculos más fuertes en los cap.1-9 (compara 23:27 con 2:16; 24.33-34 con 6:10-11).

Al final del libro los editores han adjuntado tres piezas adicionales, diversas en forma y contenido: los “dichos de Agur”, “los dichos del Rey Lemuel” y una descripción de “una esposa con carácter noble”. El primero de estos (cap. 30) es dominado por los proverbios numéricos (30:15,18,21,24,29; ver nota en 6:16). El segundo (31:1-9) es dedicado exclusivamente a la instrucción para los reyes. El tercero (31:10-31), efectivamente, un epílogo para todos, es un poema acróstico impresionante honrando a la esposa de carácter noble (ver Rut 3:11 y su respectiva nota). Ella demuestra y, por lo tanto, personifica muchas de las cualidades y valores identificados con la sabiduría a través del libro. En vista del hecho de que Proverbios es principalmente dirigido a hombres jóvenes en el límite de la vida madura, este enfoque de la esposa ideal parece sorprendente. Pero su propósito puede tener dos sentidos: (1) ofrecer consejos acerca del tipo de esposa que un hombre debe buscar y, (2) de una forma sutil aconsejar al joven (una vez más) a casarse con la Señora Sabiduría, regresando al tema de los cap. 1-9 (como se climatizó en el cap. 9, compara la descripción de la Señora Sabiduría en 9:1-2 con las virtudes de la esposa en 31:10-31). En cualquier evento, la personificación concluyente de la sabiduría en la esposa de carácter noble forma un marco literario con discursos abiertos, en donde la sabiduría es personificada como una mujer.

Esquema

  1. Prólogo: Propósito y Tema (1:1-7)
  2. La Superioridad de las Maneras de la Sabiduría (1:8; 9:18)
    1. Apelaciones y Advertencias Confrontando a la Juventud (1:8-33)
      1. Tentaciones para asegurar la felicidad por medio de la violencia (1:8-19)
      2. Advertencias contra el rechazo de la sabiduría (1:20-33)
    2. Recomendación de la Sabiduría (cap. 2-4)
      1. Beneficios de aceptar las instrucciones de la sabiduría (cap. 2)
      2. La sabiduría otorga bienestar (3:1-20)
      3. Beneficios e instrucciones de la sabiduría (3:21-35)
      4. Desafío para esperar por la sabiduría (cap. 4)
    3. Advertencias contra la locura (cap. 5-7)
      1. Advertencias contra el adulterio (cap. 5)
      2. Advertencias contra la perversión (6:1-19)
      3. El costo de cometer adulterio (6:20-35)
      4. Advertencias contra las tentaciones de un adúltero (cap. 7)
    4. Apelaciones dirigidas a la juventud (cap. 8-9)
      1. Apelaciones de la Sabiduría (cap. 8)
      2. Invitaciones de la sabiduría y la locura (cap. 9)
  3. La Colección Principal de Los Proverbios de Salomón (10:1; 22:16)
  4. Los Treinta Dichos de los Sabios (22:17; 24:22)
  5. Dichos Adicionales de los Sabios (24:23-34)
  6. Colección de Ezequías de los Proverbios de Salomón (cap. 25-29)
  7. Los Dichos de Agur (cap. 30)
  8. Los Dichos del Rey Lemuel (31:1-9)
  9. Epílogo: La Esposa Ideal (31:10-31)

El hombre sabio de acuerdo a Proverbios: Un Esquema

  1. Su Carácter
    1. A él se le enseña, no es rebelde
      1. Él recibe amor e instrucción (18:15; 19:20)
      2. Él se hace sabio (1:5; 9:9; 10:14)
    2. Él es justo, no malvado
      1. Él teme al Señor (1:7; 14:16; ver debajo en relación con el Señor)
      2. Él odia lo falso (13:5)
      3. Él se aleja del mal (3:7; 14:16; 16:6)
      4. Él hace lo justo (2:20)
      5. Él dice la verdad (22:21)
    3. Él es humilde, no orgulloso (15:33)
    4. Él tiene autocontrol, no es impulsivo
      1. Su temperamento
        1. Él tiene autocontrol (29:11)
        2. Él tiene un espíritu calmado (17:27)
        3. Él es tardío en enfadarse (29:8,11)
      2. Sus Acciones
        1. Él es precavido, no apresurado (19:2)
        2. Él piensa antes de actuar (13:16; 14:8)
        3. Él piensa antes de hablar (12:23; 15:2)
    5. Él perdona, no es vengativo
      1. Él es paciente (19:11)
      2. Él se preocupa por la buena voluntad/paz (14:9)
      3. Él perdona a aquellos que le hacen daño (10:12; 17:9)
      4. Él no es vengativo (20:22; 24:29)
  2. Sus Relaciones
    1. Con El Señor
      1. Él teme al Señor (9:10; 14:16; 15:33)
      2. Él confía en el Señor (3:5; 16:3,20)
      3. Él siempre está consciente del Señor (3:6)
      4. Él escoge las maneras del Señor/sabiduría (8:10-11; 17:24)
      5. Él se somete a la disciplina del Señor (1:2-3; 3:11)
      6. Él confiesa su pecado (28:13)
    2. A Su Familia
      1. A Sus Padres
        1. Los Respeta (17:6; contrasta 30:17)
        2. Los escucha (23:22; cf. 1:8; 4:1)
        3. Busca honrarlos y alegrarlos
          1. Siendo Sabio (10:1; 15:20; 29:3)
          2. Siendo Justo (23:24)
          3. Siendo Diligente (10:5)
      2. A Su Esposa
        1. Él la aprecia
          1. Como un regalo del Señor (18:22; 19:14)
          2. Como su corona de gloria (12:4; 31:10-31)
        2. Él la alaba (31:28)
        3. Él confía en ella (31:11)
        4. Él es leal a ella (5:15-20)
      3. A Sus Hijos
        1. Él los ama (3:12; 13:24)
        2. Él está preocupado por ellos (1:8-9
        3. Él los entrena (22:6)
          1. Razones para entrenarlos
            1. Por la propia alegría y paz mental (29:17)
            2. Por el honor y bienestar de los hijos (1:8-9; 4:9; 19:18; 23:13-14)
          2. Al enseñarlos/instruirlos (1:10; cap. 5-7; 28:7; 4:1-9)
          3. Al disciplinarlos
            1. Por corrección verbal (13:1)
            2. Por disciplina física (13:24; 23:13-14)
        4. Él les provee
          1. Necesidades Físicas (21:20;27:23-27)
          2. Herencia Espiritual (14:26; 20:7)
      4. A Sus Amigos y vecinos
        1. A Sus Amigos
          1. Él los valora (27:10)
          2. Él es constante con ellos (17:17; 18:24)
          3. Él los orienta (27:9,17; cf. 27:6; 28:23)
        2. A Sus Vecinos
          1. Él cumple con sus obligaciones (3:27-28)
          2. Él busca la paz (3:29-30)
          3. Él no retarda su bienvenida (25:17)
          4. Él no los engaña (16:29; 26:18-19)
  3. Sus Palabras
    1. El Poder de Sus Palabras
      1. Su Poder
        1. El Poder de la Vida y la Muerte (12:6; 13:14; 15:4; 18:21)
        2. El Poder de Curar o Herir (11:9,11;12:18;15:4,30;16:24)
      2. Su Limitación
        1. No sustituyen los frutos (14:23)
        2. No pueden alterar los hechos (26:23-26)
        3. No pueden imponer una respuesta (29:19)
    2. El Carácter de sus Palabras
      1. Son honestas, no falsas (12:22;16:13)
      2. Son pocas, no muchas (10:19)
        1. No son jactanciosas (27:2)
        2. No son argumentativas (17:14)
        3. No son contenciosas (29:9)
        4. No son un chisme
          1. Revelando Secretos (11:13; 20:19)
          2. Esparciendo difamaciones (10:18; 26:20-22)
      3. Son calmadas, no emocionales
        1. Racionales (15:28; 17:27)
        2. Gentiles y apacibles (15:1,18)
        3. Persuasivas (25:15)
      4. Son propicias (15:23; 25:11)
    3. La Fuente de Sus Palabras
      1. Su Corazón/Carácter (compara 4:23 con Mateo 12:33-35)
        1. Positivas, él es justo (10:11;13:14)
        2. Negativas, él no lo es
          1. Orgullosas (13:10; 6:16-19)
          2. Llenas de odio (26:24,28)
      2. Sus compañeras (13:20; 27:17)
      3. Reflejos (15:28)

Versículos Claves

Versículos Populares