2 Reyes

Resumen

Resumen del Libro de 2 Reyes

Este resumen del libro de 2 Reyes proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de 2 Reyes.

Esquema

Debajo hay un esquema para 2 Reyes. Para un esquema de ambos 1, 2 Reyes ver Introducción a 1 Reyes: Esquema

  1. ver Esquema de 1 Reyes
  2. ver Esquema de 1 Reyes
  3. ver Esquema de 1 Reyes
  4. Los Ministerios de Elías y Eliseo durante los periodos de los reinados de Ocozías y Joram (2 Reyes 1:1; 8:15)
    1. Elías en el reino de Ocozías (cap. 1)
    2. La traducción de Elías; La inauguración de Elías (2:1-18)
    3. Eliseo en el reino de Joram (2:19; 8:15)
      1. Los signos milagrosos iniciales de Eliseo (2:19-25)
      2. Eliseo durante la campaña contra Moab (cap. 3)
      3. El ministerio de Eliseo a los necesitados en Israel (cap. 4)
      4. Eliseo sana a Naamán (cap. 5)
      5. La Liberación de Eliseo de uno de los profetas (6:1-7)
      6. Eliseo libera a Joram de invasores sirios (6:8-23)
      7. La Cosecha de Samaria se Libera, como profetizó Elías (6:24;7:20)
      8. Los bienes de los sunamita devueltos (8:1-6)
      9. Eliseo profetiza la opresión de Hazael de Israel (8:7-15)
  5. Israel y Judá de Joram al exilio de Israel (8:16; 17:41)
    1. Joram de Judá (8:16-24)
    2. Acab de Judá (8:25-29)
    3. La revuelta y el reinado de Jehú en Israel (cap. 9-10)
      1. Eliseo ordena a Jehú a consagrarse (9:1-13)
      2. Jehú asesina a Joram y a Acab (9:14-29)
      3. Jehú ejecuta a Jezabel (9:30-37)
      4. Jehú extermina la casa de Acab (10:1-17)
      5. Jehú extermina el culto de Baal (10:18-36)
    4. Atalía y and Joás en Judá; Reparación del Templo (cap. 11-12)
    5. Joacaz de Israel (13:1-9)
    6. Joás de Israel; La Última Profecía de Eliseo (13:10-25)
    7. Amasías de Judá (14:1-22)
    8. Jeroboam II de Israel (14:23-29)
    9. Azarías de Judá (15:1-7)
    10. Zacarías de Israel (15:8-12)
    11. Salum de Israel (15:13-16)
    12. Manahem de Israel (15:17-22)
    13. Pekaía de Israel (15:23-26)
    14. Peka de Israel (15:27-31)
    15. Jotam de Judá (15:32-38)
    16. Acaz de Judá (cap. 16)
    17. Oseas de Israel (17:1-6)
    18. Exilio de Israel; Reasentamiento de la Tierra (17:7-41)
  6. Judá de Ezequías al exilio babilónico (cap. 18-25)
    1. Ezequías (cap. 18-20)
      1. El Buen Reino de Ezequías (18:1-8)
      2. La amenaza Samaria y la liberación (18:9; 19:37)
      3. La Enfermedad de Ezequías y La Alianza con Babilonia (cap. 20)
    2. Manasés (21:1-18)
    3. Amón (21:19-26)
    4. Josías (22:1; 23:30)
      1. Reparación del Templo; descubrimiento del Libro de la Ley (cap. 22)
      2. Renovación del Pacto; fin del reino de Josías (23:1-30)
    5. Joacaz exiliado a Egipto (23:31-35)
    6. Joaquín: Primera Deportación Babilónica (23:36; 24:7)
    7. Joaquín: Segunda Deportación Babilónica (24:8-17)
    8. Sedequías: Tercera Deportación Babilónica (24:18; 25:21)
    9. Retiro del remanente a Egipto (25:22-26)
    10. Ascensión de Joaquín en Babilonia (25:27-30)




1 Crónicas

Resumen

Resumen del libro de 1 Crónicas

Este resumen del libro de 1 Crónicas proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de 1 Crónicas.

Título

El título hebreo (dibre hayyamim) puede traducirse como “los eventos (o anales) de los días (o años).” La misma frase es una referencia a fuentes usadas por el autor o compilador de Reyes (traducción de “anales” en, por ejemplo, 1 Reyes 14:19,29; 15:7). la Septuaginta (la traducción griega previa al cristianismo del AT) se refiere al libro como “las cosas omitidas,” indicando que sus traductores lo consideraban un complemento a Samuel y Reyes. Jerome (347-420 D.C.), traductor de la Vulgata Latina, sugirió que un título más apropiado sería “crónicas de la historia sagrada.” Luther tomó esta sugerencia en su versión alemana, y otros lo siguieron. Crónicas fue dividida inicialmente en dos libros por los traductores de la Septuaginta.

Autor, Fecha y Fuentes

De acuerdo a la tradición antigua judía, Esdras escribió Crónicas, Esdras y Nehemías (ver introducción a Esdras: Forma literaria y Autoría), pero esto no puede establecerse con certeza. Un consenso en aumento ubica Crónicas en la mitad del quinto siglo A.C., siendo quizás posible dentro del periodo de vida de Esdras. Debe reconocerse que el autor, si no fue Esdras, al menos compartía las preocupaciones básicas de un sacerdote – aunque Crónicas no es tan “sacerdotal” en su perspectiva como se afirmó hace un tiempo.

Algunos creen que el texto contiene evidencia aquí y allá de expansiones realizadas luego de que el trabajo básico había sido compuesto. Al no ser probables las revisiones editoriales, todas las propuestas específicas de acuerdo a ellas son tentativas.

En su recuento de la historia pasada, el cronista se apoyó en muchas fuentes escritas. Casi la mitad de su trabajo fue tomado de Samuel y Reyes; él también se guió por el Pentateuco, Jueces, Rut, Salmos, Isaías, Jeremías, Lamentaciones y Zacarías (aunque usó textos de estos libros que de alguna forma varían de aquellos que habían sido preservados en los últimos textos hebreos estandarizados). Y hay referencias frecuentes a otras fuentes: “el libro de los reyes de Israel” (9:1; 2 Crónicas 20:34; 2 Crónicas 33:18), “el libro de los anales del rey David” (27:24), “el libro de los reyes de Judá e Israel” o “…de Israel y Judá” (2 Crónicas 16:11; 25:26; 27:7; 28:26; 32:32; 35:27; 36:8), “las anotaciones en el libro de los reyes” (2 Crónicas 24:27). No queda claro si todos estos se refieren a la misma fuente o a diferentes, y la relación que tiene con Samuel y reyes o con los anales reales a los cuales se refiere Reyes. Adicionalmente, el autor cita un número de escrituras proféticas: aquellas de “Samuel el vidente” (29:29), “Natán el profeta” (29:29; 2 Crónicas 9:29), “Gad el vidente” (29:29), “Ahías Silonita” (2 Crónicas 9:29), “Iddo el vidente” (2 Crónicas 9:29; 12:15; 13:22), “Semaías el profeta” (2 Crónicas 12:15), “el profeta Isaías” (2 Crónicas 26:22), “los videntes” (2 Crónicas 33:19). Él usó todas estas, a menudo con cambios menores solamente, para contar su propia historia del pasado. Él no inventó, pero sí seleccionó, arregló e integró sus fuentes para componer un “sermón” narrativo para el Israel post-exílico mientras lucho por reorientarse a sí mismo como el pueblo de Dios en una nueva situación.

Propósito y Tema

Así como el autor de Reyes había organizado e interpretado los datos de la historia de Israel para señalar las necesidades de la comunidad exiliada, el cronista escribió para la comunidad restaurada. El problema fue la pregunta de la continuidad con el pasado: ¿Está Dios aún interesado en nosotros? ¿Están sus pactos aún vigentes? ¿Ahora que no tenemos a un rey davídico y estamos sometidos a Persia, tienen las promesas de Dios hacia David significado para nosotros? Luego del gran juicio (el destronamiento de la casa de David, la destrucción de la nación, de Jerusalén y del templo, y el exilio a Babilonia), ¿cuál es nuestra relación con el antiguo Israel? Varios elementos van en la respuesta del cronista:

  1. La continuidad con el pasado estaba señalada por el templo en Jerusalén, reconstruido por la influencia del Señor soberano sobre un edicto imperial persa (2 Crónicas 36:22-23). Para una generación que no tenía estatus político independiente y no tenía rey davídico, el autor muestra dolor al mostrar que el templo del Señor y su servicio (incluyendo su libro de oración y alabanza, una edición antigua de los Salmos) son regalos supremos que Dios dio a Israel a través de la dinastía davídica. Por esa razón, su relato del reino de David y Salomón está ampliamente dedicado a la preparación de David, a la edificación del templo por parte de Salomón y a las instrucciones de David para el servicio del templo (con el consejo de Gad el vidente y Natán el profeta, 2 Crónicas 29:25, y también los levitas Asaf, Hemán y Jedutún, 2 Crónicas 35:15). Ver también los relatos del cronista de los reinos de Asa, Josafat, Joás, Ezequías y Josías. El templo del Señor en la ciudad santa antigua y su servicio (incluyendo los Salmos) eran los jefes del legado que quedaba para la comunidad restaurada por la casa de David.
  1. El valor de este legado es resaltado por el énfasis del autor en el fomento de Dios de sus propósitos agraciados hacia Israel a través de sus actos soberanos de elección: (1) de la tribu de Leví para servir antes del arca del pacto (15:2; ver 23:24-32), (2) de David para ser el rey de Israel (28:4, 2 Crónicas 6:6), (3) de Salomón su hijo para ser rey y edificar el templo (28:5-6,10, 29:1), (4) de Jerusalén (2 Crónicas 6:6,34,38; 12:13; 33:7) y (5) del templo (2 Crónicas 7:12,16; 33:7) para ser el lugar en donde el nombre de Dios será presentado entre su pueblo. Estos actos divinos dan confianza al Israel post-exílico de la reconstrucción de su templo en Jerusalén y su servicio continuo que la señala como el pueblo de Dios, cuya elección no ha sido anulada.
  1. Adicional al templo, Israel tiene la ley y los profetas como un enfoque mayor de su pacto bajo el liderazgo de la casa de David. Ni los reyes davídicos ni el templo tenían en sí mismos asegurados la seguridad y bendición de Israel. Todo en Israel había sido condicional y la lealtad del rey hacia la ley (2 Cronicas 6:16; 7:17; 12:1; 33:8). En el relato del cronista, una característica principal del reino de cada rey davídico fiel fue su intento de estar de acuerdo con la ley: David (6:49; 15:13,15; 16:40; 22:11-13; 29:19), Asa (2 Crónicas 14:4; 15:12-14), Josafat (2 Crónicas 17:3-9; 19:8-10), Joás (2 Crónicas 24:6,9), Ezequías (2 Crónicas 29:10,31; 30:15-16; 31:3-4,21), Josías (2 Crónicas 34:19-21, 29-33; 35:6,12,26). Y atender a la palabra profética de Dios no era menos crucial. Los reyes leales como David, Asa, Josafat, Ezequías y Josías – e incluso Roboam (2 Crónicas 11:4; 12:6) y Amasías (2 Crónicas 25:7-10) – la honraron; los reyes poco leales la degradaron hasta su destrucción. De hecho, Crónicas, nota los ministerios de más profetas de lo que lo hacen Samuel y Reyes. La palabra de Josafat a Israel expresa la perspectiva del cronista sucintamente: “Creed en el Señor, vuestro Dios y estaréis seguros, creed a sus profetas y seréis prosperados” (2 Crónicas 20:20). En el relato del cronista de Israel, años antes de los reyes, la respuesta de Israel a la ley y a los profetas fue más decisiva para su destino que los reinos de los reyes.

Por lo tanto, la ley y los profetas, como el templo, son más cruciales para la relación continua de Israel con el Señor que la presencia o ausencia de un rey, el reino de los reyes davídicos por sí mismo da testimonio.

  1. El cronista más adelante descubre la importancia de la obediencia a la ley y a los profetas al enfatizar el tema de la retribución inmediata. Mira los estatutos expresos de David (28:9), del Señor (2 Crónicas 7:14) y de los profetas (2 Crónicas 12:5; 15:2,7; 16:7,19:2-3; 21:14-15; 24:20; 25:15-16; 28:9). Al escribir sus relatos de reinos individuales, él nunca se cansa de demostrar cómo el pecado siempre trae juicios en la forma de desastres (usualmente enfermedad o derrotas en las guerras), mientras que el arrepentimiento, obediencia y confianza traen paz, victoria y prosperidad.
  1. Claramente el autor de Crónicas deseó sustentar la esperanza de Israel del mesías prometido, hijo de David, de acuerdo con el pacto davídico (2 Samuel 7) y la seguridad de sus profetas, incluyendo a aquellos cercanos a él (Hageo, Zacarías y Malaquías). Él fue cuidadoso al citar la plegaria de Dios a David (1 Crónicas 17) y al seguir esto con muchas referencias atrás (ver especialmente su relato sobre el reino de Salomón y 2 Crónicas 13:5; 21:7; 23:3). Pero quizás sean más indicativas sus ilustraciones idealizadas de David, Salomón, Asa, Josafat, Ezequías y Josías. Incluso, sin mostrarlos perfectos, estos reyes davídicos son presentados como ejemplos primarios del ideal Mesiánico, por ejemplo, como siervos leales del Señor, cuyos reinos promovieron la santidad y la lealtad al pacto en Israel. Ellos fueron coronados con el favor de Dios hacia su gente en la forma concreta de victorias, liberaciones y prosperidad. Además, ellos se sentaron en el “trono del Señor” (29:23; 2 Crónicas 9:8) y gobernaron el reino del Señor (17:14; 2 Crónicas 13:8). Ellos también sirvieron como tipos de presagios del “David” por venir del cual los profetas habían hablado, y su recuerdo nutrió la esperanza en la cara del desánimo (ver el libro de Malaquías). Ver más adelante en la sección “Retrato de David y Salomón”
  1. Otro tema importante en la historia del cronista es su preocupación por “todo Israel” (ver, ejemplo, 9:1; 11:1-4; 12:38-40; 16:1-3; 18:14; 21:1-5; 28:1-8; 29:21-26; 2 Crónicas 1:1-3; 7:8-10; 9:30; 10:1-3,12:1; 18:16; 29:24; 23-27; 34:6-9,33). Como asunto de importancia, él vio la comunidad restaurada como el remanente de todo Israel, ambos al norte y al sur (9:2-3). Esto fue más que una presunción teológica. Su narración señala frecuentemente los movimientos del pueblo santo de Israel a Judá por razones específicamente religiosas. Los primeros fueron los levitas en los tiempos de Roboam (2 Crónicas 11:14). En el reinado de Aca otros lo siguieron desde Efraín y Manasés (2 Crónicas 15:9). Un poco después de la destrucción asiria en el reino del norte, muchos de esa tierra devastada se establecieron en Judá por la invitación de Ezequías (2 Crónicas 30). Presuntamente, no todos los que vinieron lo hicieron por la invitación de Ezequías, la arqueología ha mostrado un ascenso repentino en la población en la región alrededor de Jerusalén en ese momento y el cronista menciona específicamente “hombres de Israel… quienes viven en las ciudades de Judá” (2 Crónicas 31:6). Él también habla de “el pueblo de Manasés, Efraín y el remanente completo de Israel” quienes se unieron con “el pueblo de Judá y Benjamín y los habitantes de Jerusalén” a restaurar los templos en los días de Josías (2 Crónicas 34:9). Estos también estaban presentes en la pascua de Josías (2 Crónicas 35:17-18). El reino de “Judá” había absorbido muchos del reino del norte con el pasar de los años, y el cronista lo vio como el remanente de todo Israel desde el momento de la caída de Samaria.
  1. Las genealogías también demuestran continuidad con el pasado. A la pregunta “¿Aún está Dios interesado en nosotros?” el cronista responde, “Él siempre lo ha estado”. La gracia y amor de Dios por la comunidad restaurada no comenzó con David o con la conquista o el éxodo –sino con la creación (1:1). Para las genealogías, ver debajo.
  1. El cronista a menudo introduce discursos que no se encuentran en Samuel y Reyes, usándolos para transmitir algún énfasis. De los 165 discursos en Crónicas de diferentes longitudes, solo 95 son encontrados en los textos paralelos de Samuel y Reyes, por ejemplo, el discurso de Abías (2 Crónicas 13:4-12), Asa (2 Crónicas 14:11) y Josafat (2 Crónicas 20:5-12).

 

Retrato de David y Salomón

El bulto de la historia del Cronista está dedicado a los reinos de David (cap. 11-29) y Salomón (2 Crónicas 1-9). Su retrato de estos dos reyes es un poco distintivo y provee una clave a sus preocupaciones:

  1. El cronista había idealizado a David y a Salomón. Cualquier cosa en su material de origen (principalmente Samuel y Reyes) que pudiera deslustrar su imagen de ellos era omitido. Él no hace referencia a las guerras entre la casa de Saúl y David, las negociaciones con Abner, o los asesinos de Abner e Isboset (2 Samuel 1-4). El cronista presenta a David como rey inmediato que ascendió al trono luego de la muerte de Saúl (cap. 11) y disfrutó del apoyo total del pueblo (11:10 – 12:40, ver nota en 3:1-9). Las dificultades subsecuentes para David no son mencionadas. No se hace mención del pecado de David con Betsabé, el crimen y la muerte de Amnón, el fratricidio de Absalón y su complot en contra de su padre, la huida de David de Jerusalén, las rebeliones de Seba y Simei, y otros incidentes que podrían disminuir la gloria del reino de David (2 Samuel 11-20). David es presentado sin defectos aparte del incidente del censo (el cronista tenía un propósito especial para incluirlo. Ver cap. 21 y su respectiva nota).

    El cronista maneja a Salomón de forma similar. Salomón es nombrado específicamente en un oráculo divino como el sucesor de David (22:7-10) Su ascenso al trono es anunciado públicamente por David y es saludado con el apoyo unánime de todo Israel (cap. 28-29). No se hace mención de que el comandante militar Joab y el sacerdote Abiatar apoyaba el atentado de Adonías. La ejecución de Salomón hacia todos aquellos que habían hecho mal a David también es omitida (1 Reyes 2). El ascenso de Salomón se da sin competencias ni incidentes. El relato de su reino es dedicado casi por completo a la edificación del templo (2 Crónicas 2-8), y ninguna referencia con respecto a sus fallas está incluida. No se hace mención de su idolatría, sus esposas foráneas o la rebelión en contra de su mandato (1 Reyes 11). Incluso la culpa por el cisma es removida de Salomón (1 Reyes 11:26-40; 12:1-4) y colocada en la intriga de Jeroboam. La imagen de Salomón en Crónicas es tal que puede ser emparejado con David en la luz más favorable (2 Crónicas 11:17).

    El David y el Salomón del cronista no sólo deben ser vistos como la historia de David y Salomón, sino también como la tipificación del rey mesiánico de la expectativa del cronista.
  1. No solo hay idealización de David y Salomón, el autor parece estar adoptando el relato de la sucesión de Moisés y Josué como modelo para la sucesión de David y Salomón
    1. Ambos David y Moisés fallan al cumplir sus metas – uno de construir el templo y el otro de entrar a la tierra prometida. En ambos casos la prohibición divina está relacionada con escoger un sucesor (Deuteronomio 1:37-38).
    2. Ambos Salomón y Josué traen al pueblo de Dios a descansar (Josué 11:23; 21:44).
    3. Hay un número de paralelismo verbal en las citas de Salomón y Josué (compara 22:11-13,16; 28:7-10,20; 2 Crónicas 1:1 con Deuteronomio 31:5-8,23; Josué 1:5,7-9).
    4. Hay anuncios, tanto privados como públicos, de la elección del sucesor: privado (Deuteronomio 31:23); público (Deuteronomio 31:7 – ambos en “la mira de todo Israel”)
    5. Ambos disfrutan el apoyo inmediato y de corazón del pueblo (Deuteronomio 34:9; Josué 1:16-18).
    6. Se reporta dos veces que Dios “exaltó” e “hizo grade” a Salomón y a Josué (2 Crónicas 1:1; Josué 3:7; 4:14).

El cronista también usa otros modelos de la historia del Pentateuco en su retrato de David y Salomón. Así como Moisés, David recibió los planos para el templo de Dios (Éxodo 25:9) y llamaron a las personas a traer ofrendas voluntarias para su construcción (Éxodo 25:1-7). La relación de Salomón con Hiram Abif, el artesano de Tiro (2 Crónicas 2:13-14), hace eco del rol de Bezaleel y Aholiab en la construcción del Tabernáculo (Éxodo 35:3036:7). Ver nota en 2 Crónicas 1:5.

Genealogías

El análisis de las genealogías, tanto dentro como fuera de la biblia, han concluído que sirven para una variedad de funciones (con principios diferentes gobernando las listas), que varían en forma (algunos están segmentados, otros lineales) y profundos (números de generaciones enlistadas) y que ellas a menudo son fluidas (sujetas al cambio).

Hay tres áreas generales en las cuales las genealogías funcionan: la familiar o doméstica, la legal-política y la religiosa. En el área doméstica el estatus social de un individuo, privilegios y obligaciones pueden reflejarse en su ubicación en el linaje (ver 7:14-19); los derechos del hijo primogénito y el estatus secundario de los hijos de concubinas son ejemplos de la biblia. En la esfera política las genealogías sustentan aclamaciones a heredar oficios o ajustar clamores competentes cuando el oficio sea sorteado. Organización de tierras y grupos de unidades sociales territoriales también pueden ser determinados por el reconocimiento genealógico –por ejemplo, la división de la tierra en las 12 tribus. En Israel las captaciones militares también proceden según las líneas genealógicas; varias de las genealogías en Crónicas reflejan la conscripción militar (5:1-26; 7:1-12, 8:1-40). La función de las genealogías en la esfera religiosa es, principalmente, establecer miembros entre los sacerdotes y levitas (6:1-30; 9:10-34; Nehemías 7:61-65).

En cuanto a la forma, algunas listas genealógicas trazan líneas de descendientes (genealogías segmentadas) mientras que otras se dedican a una simple línea (genealogías lineales).

Comparar las listas genealógicas de la misma tribu o línea familiar a menudo saca a la luz diferencias sorprendentes. Esta fluidez de las listas puede reflejar una variación en la función. Pero, a menudo, cambios en los estatus o relaciones de estructuras sociales son reflejados en las genealogías por cambios en la relación de nombres de la misma (ver notas en 1:35-42; 6:22,27) o por agregar nombres o segmentos a un linaje (ver notas en 5:11-22; 6:27; 7:6-12). El tipo más común de fluidez en materiales bíblicos es el telescópico, la omisión de nombres de la lista. Nombres poco importantes se dejan fuera para relacionar un individuo a un ancestro prominente, o posiblemente para archivar el número deseado de nombres en la genealogía. Algunas genealogías bíblicas, por ejemplo, omiten nombres para lograr múltiplos de 7: Del periodo de David al exilio, Mateo da 14 generaciones (2 veces 7), mientras que Lucas da 21 (3 veces 7), y el mismo autor da múltiples similares de 7 desde el periodo del exilio hasta Jesús (Mateo 1:1-17; Lucas 3:23-38).

Las genealogías de Crónicas muestran variaciones en todas estas propiedades, los arreglos a menudo reflejan el propósito por el cual las genealogías fueron compuestas antes de que fueran adoptadas por el cronista como parte de su registro.

Esquema

  1. Genealogías: Creación de la Restauración (1 Cronicas 1-9)
    1. Los Patriarcas (Cap. 1)
    2. Los 12 Hijos de Jacob/Israel (2:1-2)
    3. La Familia de Judá (2:3; 4:23)
    4. Los Hijos de Simeón (4:24-43)
    5. Rubén, Gad y la Tribu de Manasés (Cap. 5)
    6. Descendientes de Levi (Cap. 6)
    7. Isacar, Benjamín, Neftalí, Manasés, Efraín y Aser (Cap. 7-9)
  2. El Reino de David (1 Cronicas 10-29)
    1. Muerte Saul (Cap. 10)
    2. Captura de Jerusalén; La Fortaleza de David (Cap. 11-12)
    3. Regreso del Arca: El Establecimiento del Reino de David (Cap. 13-16)
    4. Promesa de Dinastía (Cap. 17)
    5. Conquistas de David (Cap. 18-20)
    6. El Censo (Cap. 21)
    7. Preparaciones para el Templo (Cap. 22)
    8. Organización del Servicio del Templo (Cap. 23-26)
    9. Estructuras Administrativas del Reino (Cap. 27)
    10. Las Preparaciones Finales de David para la Sucesión y el Templo (28:1; 29:20)
    11. Sucesión de Salomón: Muerte de David (29:21-30)
  3. El Reino del Salomón (2 Cronicas 1-9)
    1. El Don de la Sabiduría (Cap. 1)
    2. Edificando el Templo (2:1; 5:1)
    3. Dedicación del Templo (5:2; 7:22)
    4. Otras Actividades de Salomón (Cap. 8)
    5. La Sabiduría, el Esplendor y la Muerte de Salomón (Cap. 9)
  4. La Cisma y la Historia de los Reyes de Judá (2 Crónicas 10-36)
    1. Roboam (Cap. 10-12)
    2. Abías (13:1; 14:1)
    3. Asa (14:2; 16:14)
    4. Josafat (17:1; 21:3)
    5. Joram y Ocozías (21:4; 22:9)
    6. Joás (22:10; 24:27)
    7. Amasías (Cap. 25)
    8. Uzías (Cap. 26)
    9. Jotam (Cap. 27)
    10. Acaz (Cap. 28)
    11. Ezequías (Cap. 29-32)
    12. Manasés (33:1-20)
    13. Amón (33:21-25)
    14. Josías (34:1; 36:1)
    15. Sucesores de Josías (36:2-14)
    16. Exilio y Restauración (36:15-23)

Versículos Claves

  • 2 Reyes 17:7-8 "Esto sucedió porque los hijos de Israel habían pec..."
  • 2 Reyes 22:1-2 "Josías tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y ..."
  • 2 Reyes 24:2-0 "Y el SEÑOR envió contra Joacim bandas de caldeos, ..."
  • 2 Reyes 8:19-0 "Sin embargo, el SEÑOR no quiso destruir a Judá por..."

Versículos Populares

  • 2 Reyes 6:25-0 "Y hubo gran hambre en Samaria; y he aquí, la sitia..."
  • 2 Reyes 7:3-0 "Y había cuatro leprosos a la entrada de la puerta,..."
  • 2 Reyes 2:20-0 "Y él dijo: Traedme una vasija nueva, y poned sal e..."
  • 2 Reyes 19:29-0 ""Esto te será por señal: Este año comeréis lo que ..."
  • 2 Reyes 6:29-0 "Así que cocimos a mi hijo y nos lo comimos; y al d..."